92°F
weather icon Partly Cloudy

Romper los límites del tamaño de la piscina

Una de las razones por las que la gente tiende a votar en contra de sus intereses económicos es que un día aspiran a convertirse en miembros de una clase superior, una clase más rica, cuando su voto se ponga al día con su cuenta bancaria.

Así lo sentí recientemente cuando la Autoridad del Agua del Sur de Nevada decidió que era una buena idea limitar el tamaño de las nuevas piscinas a solo 600 pies cuadrados.

Ahora mismo no tengo una piscina. Ni siquiera tengo un patio lo suficientemente grande como para construir una piscina.

Pero, algún día, me gustaría tener una piscina.

Una piscina grande.

Algo del tamaño del lago Bellagio, solo que más profundo. Lake Las Vegas, solo que más grande. Un pequeño mar.

Entiendo las razones de la preocupación de la Autoridad del Agua. Cuanto más grande es la superficie de una piscina, más se evapora el agua. Y el agua evaporada es agua que se pierde en el valle de Las Vegas. La autoridad del agua calcula que una piscina de 600 pies cuadrados pierde 29,160 galones por evaporación cada año. Una piscina de tres mil pies cuadrados pierde 145,800 galones al año.

En cambio, el agua que usamos en el interior se recicla. Lo que devolvemos nos sirve para la asignación de agua del río Colorado.

Pero el agua evaporada se va para siempre.

También tengo entendido que nos encontramos en una supermagna-mega-sequía excepcional, que es un término científico que denota que no hay mucha agua. Y no parece que esas condiciones vayan a cambiar, especialmente con menos nevadas río arriba y los “NOMBFers” (Not On My Beachfront) de California rechazando las plantas desalinizadoras costeras.

Si las cosas no cambian, todos estaremos comprando ‘droides’ de segunda mano para que nos ayuden con el equipo de cultivo de la humedad mientras soñamos con salir de esta roca para luchar contra el malvado emperador Elon Musk en la ciudad de Tesla en Marte.

Pero a pesar de todo eso, sigo queriendo una gran piscina.

Una laguna. Un mini-lago. Lo suficientemente grande para que la gravedad lunar cree mareas. Lo suficientemente grande como para que la Guardia Costera de Estados Unidos tenga que rentar parte de mi patio trasero como lugar de trabajo.

Lo suficientemente grande como para que la Marina pueda usarla para la capacitación de marineros de combate litoral.

¿Seiscientos pies cuadrados? ¡Eso ni siquiera cubre mi jacuzzi! Y no me hagas hablar de las cascadas, el río lento y las grutas.

A modo de comparación, una piscina olímpica tiene unos 164 pies de largo y 82 pies de ancho, con una superficie de aproximadamente 13,454 pies cuadrados, lo que yo llamo “un buen comienzo”. ¡Olvídate de los 600 pies cuadrados! ¡Quiero 600 acres-pies!

Me doy cuenta de que esto es egoísta. Cuando hablamos de la capacidad de Las Vegas (por no hablar de los demás estados del río Colorado y de México) para obtener agua para beber, bañarse y cocinar, la idea de una enorme bahía en el patio trasero oscila entre lo leve y lo escandaloso. El hecho de que -en mi fantasía futura- tenga suficiente dinero para permitirme un enorme embalse urbano no cambia eso.

De hecho, el portavoz en jefe de la autoridad del agua, Bronson Mack, abordó este punto directamente, diciendo que independientemente del tamaño del terreno (y yo necesitaré un terreno realmente grande para acomodar mi piscina del tamaño Tahoe) las reglas serían las mismas. “Incluso si tienes un terreno muy pequeño o muy grande, las reglas para tu piscina serán las mismas en todos los casos”, dijo Mack.

Malditos socialistas.

Mientras que la parte racional de mi cerebro dice que, en un desierto con suministros de agua cada vez más escasos, un lago gigante es, en palabras de Colby Pellegrino, subdirector general de recursos de la autoridad, “un lujo que no podemos permitirnos”. Lo entiendo.

Pero sigo queriendo esa piscina. Y supongo que tampoco soy el único. Pienso que hay muchas otras personas que sueñan, algún día, con hacer sonrojar a los resorts del Strip con la opulencia de sus haciendas caseras.

Por supuesto, los constructores de piscinas están molestos y dicen que la autoridad del agua no se ha tomado en serio sus planes alternativos, que consisten en aumentar el tamaño de las piscinas en función del tamaño del terreno, con una tarifa por pie cuadrado que se destinaría a otros esfuerzos de conservación.

Pero la autoridad del agua no cedió. Están protegiendo un recurso escaso y limitado que no parece que vaya a ser más abundante en el futuro, al menos no hasta que el calentamiento global derrita todos los glaciares y acabemos viviendo en la película “Waterworld”.

Al menos entonces, no necesitaré una piscina.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Justicia en Kabul

La madrugada del 31 de julio, en Kabul (Afganistán), se levantó otra nube de humo más pequeña que se cobró una sola vida, la de Ayman al-Zawahiri, el antiguo líder de Al Qaeda.

Cortez Masto no es antipolicía

Es una regla en política: Ataca a tu oponente en sus fortalezas y desequilíbrala.

El Tribunal Supremo y el juego largo

Cada vez más, los dictámenes del Tribunal Supremo son la continuación de la legislación por otros medios.

La Corte Suprema legaliza “extorsión por iniciativa”

“Oye, esa es una buena industria de casinos la que tienes ahí. Sería una verdadera lástima que alguien viniera y agregara otro nivel al impuesto al juego, digamos algo alrededor del 9,75 por ciento. Una verdadera vergüenza”.

El sur de Nevada debería darle una oportunidad a Dale

Nevada ha visto muchos nombramientos de unción (dedazos, en términos coloquiales), muchos de los cuales son contrarios a las buenas políticas públicas. De hecho, es casi una tradición estatal.

Es un infierno en las carreteras

Los habitantes del sur de Nevada seguirán sufriendo en las carreteras, desde ahora hasta el final de los tiempos, según un informante con un conocimiento íntimo de la planificación del transporte en Las Vegas.

¡Es hora de votar!

¡Es hora de votar!