91°F
weather icon Clear

¿Qué hacer si su jefe no tiene seguro para accidentes?

[Contenido Patrocinado]

Si usted se lastima en el trabajo, tiene derecho a ciertos beneficios. Primeramente, usted tiene derecho a recibir atención médica, también recibirá parte de su sueldo durante el tiempo que no pueda trabajar, y por último, tiene derecho a una compensación si usted no se recupera al 100%. En algunos casos, también tiene derecho a un entrenamiento vocacional en otro oficio.

Pero muchas veces, los dueños de las empresas piden a sus trabajadores que no hagan un reclamo, incluso les dicen que no tienen seguro laboral o “workers comp”. El no abrir un reclamo es un error serio, ya que usted como trabajador está renunciando a todos los derechos ya mencionados.

Tenga en mente que su jefe no paga sus gastos médicos personalmente. Por ley la empresa donde usted trabaja, por más pequeña que sea, tiene que tener un seguro para proteger a sus empleados.

Si la empresa donde usted trabaja no tiene seguro, todavía debe reportar el accidente y buscar atención médica. El estado de Nevada tiene un fondo de dinero especialmente apartado para pagar a trabajadores lastimados cuando el lugar donde trabajan no tiene seguro para proteger a sus empleados.

Si usted se lastima en el trabajo es importante que tome los siguientes pasos: reporte el accidente de inmediato; busque atención médica rápidamente, informe al doctor que se lastimó en el trabajo y llene el formulario C-4, y busque la ayuda de un abogado de confianza lo antes posible.

Recuerde que usted tiene derechos y si deja pasar días o meses, los puede perder.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
EDITORIAL: Tras la caída de Roe, mantengan las protestas pacíficas

Aunque hay un fuerte desacuerdo sobre el aborto, debería haber un acuerdo sobre esto: Los disturbios, los saqueos, el vandalismo y la violencia son respuestas inapropiadas a la decisión del Tribunal Supremo de anular el caso Roe v. Wade.

Aléjese de las personas incongruentes

Mi mamá murió muy joven, pero aun así la escuchaba quejarse de lo supuestamente nuevo, ya fuera música, ideas políticas o revolucionarias, etcétera. Yo pensaba que haría lo mismo cuando empezara a envejecer.