82°F
weather icon Mostly Cloudy

Para los votantes de Trump, ahora no es momento de ser tímidos

Hace un cuarto de siglo, me convertí en ciudadana estadounidense. Fue un acto de amor, y no solo para mi esposo estadounidense. También estaba enamorada de los valores que hicieron que esta nación nuestra fuera tan grande.

El mayor de esos valores es la libertad. Y la forma más grande de libertad, es la libertad del miedo.

Esa libertad ha estimulado a generaciones de pioneros estadounidenses a explorar, ya sea el oeste sin trabas o el infinito del espacio, o los milagros no descubiertos de la ciencia. Ha inspirado a los visionarios de las libertades estadounidenses a probar y mejorar constantemente esta maravillosa democracia. Y ha inspirado a los presidentes y generales de Estados Unidos a enfrentar guerras y traer la paz que los líderes extranjeros podrían no haber logrado.

La elección del martes 3 debería ser la manifestación más pura de la libertad estadounidense, un día en el que los ciudadanos estadounidenses de todas las tendencias decidan sobre su futuro colectivo y, por extensión, el curso del mundo entero.

Pero esta elección se ha contaminado con la más anti-estadounidense de las emociones: el miedo.

Lo ves en los escaparates tapizados de Manhattan y Washington, D.C., y en los extraordinarios despliegues policiales, todo en anticipación de los disturbios del día después de los vejados votantes de Joe Biden y otros descontentos.

Peor aún, cuando se les pregunta por quién planean votar, muchos partidarios del presidente Donald Trump adoptan un tono silencioso y ansioso.

A los llamados “votantes tímidos de Trump” les preocupa ser excluidos, a costa de trabajos o amistades. Para algunos, es una cuestión de seguridad física. La vehemencia de la animadversión anti-Trump, como hemos presenciado, puede significar un asalto violento total.

Esta es una tragedia para todos los estadounidenses. Es tóxico para el gran experimento estadounidense.

Debe detenerse. Y no hay mejor momento para detenerlo que ahora mismo, en vísperas de unas elecciones que están demostrando ser un referéndum sobre la valentía que debería ser fundamental para el carácter estadounidense.

Nuestro sistema democrático nos permite mantener nuestros votos privados. Eso está bien, y tengo la ferviente esperanza y creencia de que el recuento final mostrará que la mayoría de nosotros estamos a favor de un segundo mandato para Trump.

Pero sea cual sea el resultado, no debemos permitir que el efecto secundario de esta elección sea el atemorizar un electorado estadounidense.

A mi esposo, Sheldon, le gusta decir que es importante defender lo que uno cree, con orgullo y en público, incluso si eso significa estar solo.

Los partidarios de Trump no están solos de ninguna manera. Pero ciertamente se verán disminuidos, como individuos, si se tragan su orgullo, desvían la mirada y se arrastran en silencio para emitir su voto antes de apresurarse a regresar a casa.

Las próximas horas serán un momento para reconocer la cordialidad que deberíamos brindar a nuestros compatriotas estadounidenses incluso si no estamos de políticamente. Los votantes de Trump, al igual que los votantes de Biden, deben hablar tan libremente como deseen y mantener la cabeza en alto. No debemos esperar menos del otro y darle la bienvenida.

El martes 3 de noviembre de 2020 puede decidirse la presidencia. Pero es cómo actuamos ahora lo que nos definirá como estadounidenses.

Unámonos, aunque podamos diferir. Reafirmemos los “unidos” en los Estados Unidos de América.

La familia de la Dra. Miriam Adelson es propietaria de Las Vegas Review-Journal. El Tiempo es una publicación en español de Las Vegas Review-Journal.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
CARICATURA: ¿Misión ampliada?

Con las nuevas amenazas planteadas por China y Rusia, tal vez el ejército de los EE.UU. debería centrarse e invertir más en la preparación militar y la paz, a través de la fuerza, en lugar del entrenamiento “despertado”.

CARICATURA: Estado profundo

Será mejor que el Departamento de Justicia tenga una buena causa para la redada -sin precedentes- en la casa de un expresidente.

EDITORIAL: La transparencia del FBI es vital respecto a la redada hacia Trump

En un movimiento extraordinario, el FBI realizó una redada el lunes por la noche -o, dependiendo de tu perspectiva, realizó una inspección sin previo aviso- en la finca de Donald Trump en Florida, aparentemente como parte de una investigación sobre su manejo de documentos presidenciales.

CARICATURA: ¿Soplando una mano ganadora?

Los conspiradores ungidos por Trump, y los negacionistas de las elecciones, amenazan con socavar las perspectivas electorales del Partido Republicano en noviembre.

Justicia en Kabul

La madrugada del 31 de julio, en Kabul (Afganistán), se levantó otra nube de humo más pequeña que se cobró una sola vida, la de Ayman al-Zawahiri, el antiguo líder de Al Qaeda.