85°F
weather icon Clear

“No miren arriba”: una película para ver con nuestros hijos

Enferma, en plena Navidad, dediqué tiempo a Netflix. La película “No miren arriba” atrajo mi atención, sobre todo por sus actores: un Leonardo di Capio con 30 libras más, y mi preferida, Meryl Streep. No es común actualmente ver algo que te haga pensar, y que aporte a una sociedad que anda más loca cada día.

Empieza denunciando el caos de los políticos. Algo que ya estamos cansados de sufrir, quejarnos o contemplar, pero se deteriora ante nuestros ojos. Aquí llegan al colmo. Ante un descubrimiento, una estudiante de doctorado en Astronomía y su profesor llegan hasta la presidenta de EE.UU. A esta, para variar, solo le interesa el dinero, mantenerse en el puesto y cuidar su imagen, que, gracias a su conducta, está por el piso.

Según el descubrimiento, un asteroide impactará la Tierra y destruirá el planeta totalmente. Se comunican con los demás científicos y todos confirman que solo quedan seis meses para que la Tierra desaparezca. Sin embargo, para los políticos, lo único importante es no decir la verdad al público, que la situación no afecte al partido en las próximas elecciones.

La estudiante no puede entender que se engañe a la población y que, ante algo tan serio, se esté jugando con la vida de lo que habitamos el planeta. Con su política barata, la presidenta no dice la verdad a la población. Y lo peor, pide a los científicos no hablar del tema.

Muestran una sociedad hipersexualizada, rodeada de “artistas” groseros, sin educación, y obsesionados con la cantidad de seguidores en redes, dispuestos a lo que sea necesario para volverse viral.

Intentan entonces ir a la prensa. En un programa de televisión, los conductores se asombran de la claridad y sinceridad de los científicos, mientras tratan de que “suavizasen” la noticia. Aquí exponen el caos en las redes: lo importante son los seguidores, los supuestos “influencers” que muchas veces son unos ignorantes con muchos seguidores, quizás más ignorantes que ellos.

Realmente, la película es una crítica fuerte a nuestros políticos, y a algunos medios de comunicación e instituciones. Pero, también, a supuestos empresarios, por las barbaridades que hacen para ganar dinero, aunque ello signifique que desaparezca la Tierra.

Me reí mucho. Es realmente ingenioso burlarse de todos esos farsantes que supuestamente trabajan para el bien de la sociedad. Intente ver la película con sus hijos, y después pregúnteles lo que opinan.

Si los crió bien, disfrutará de la conversación, pero, si no los enseñó a pensar y a valorar lo que es fundamental para todos vivir en paz, puede que necesite algo para el dolor de cabeza. Aun así, no deje de verla, es una excelente forma de comprobar “por dónde vamos”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
CARICATURA: ¡No fui yo!

Con los demócratas a cargo de la Cámara, el Senado y la Oficina Oval, la última acusación del presidente Biden de culpar a los republicanos por los problemas económicos de nuestra nación no es convincente.

CARICATURA: Biden sigue perdiendo

Regulaciones onerosas, mala política comercial y un retiro del mercado contribuyen a la peor escasez, en décadas, de fórmula para bebés en Estados Unidos.

La Corte Suprema y el aborto

A pesar de odiar con todas mis fuerzas a los políticos, en su mayoría, tengo que escribir sobre los disparates que hacen y dicen, porque, se están metiendo en mi territorio con cada metida de pata que dan. Y últimamente lo hacen a diario.

Seis puntos sobre la opinión filtrada de Roe vs Wade

El presidente de la Corte Suprema de EE.UU., John Roberts, dijo durante su audiencia de confirmación en 2005 que su trabajo era similar a un ampayer que anuncia si los lanzamientos son bolas y strikes, pero no juega el juego.

CARICATURA: Juegos de divisas

Bitcoin cae más del 50% en valor desde su punto máximo, mientras que los críticos continúan cuestionando su valor intrínseco.

CARICATURA: El Desfile por la Victoria de Moscú

En vísperas de una modesta celebración por el “Día de la Victoria”, el desfile de ataúdes de soldados rusos que regresan de Ucrania, revela la verdadera escala y el costo de la ilegal “Operación Militar Especial” de Putin