89°F
weather icon Partly Cloudy

No matar bebés es ahora un problema partidista

Estados Unidos es uno de los siete países que permiten abortos electivos después de 20 semanas, pero eso no es suficiente para los demócratas.

En todo el país, están trabajando para eliminar las restricciones sobre los abortos en el tercer trimestre. Nueva York aprobó un proyecto de ley el mes pasado que permite los abortos en el noveno mes de embarazo.

La semana pasada, la delegada demócrata de Virginia, Kathy Tran, presentó su proyecto de ley para eliminar las restricciones a los abortos tardíos. El delegado Todd Gilbert le preguntó a Tran si su plan permitiría un aborto incluso si una mujer “tiene signos físicos de que está a punto de dar a luz”. ¿Se está dilatando?

“Mi cuenta lo permitiría, sí”, dijo Tran.

Ella está hablando de matar a un bebé. Viajar unos pocos centímetros por el canal del parto no transforma mágicamente a alguien en un humano. Después de nueve meses de embarazo, un bebé prematuro es biológicamente el mismo que estará fuera del útero.

Tran no está sola. En 2017, más de tres docenas de demócratas del Senado copatrocinaron un proyecto de ley para eliminar las restricciones estatales sobre los abortos tardíos. Los partidarios incluyeron cinco candidatos presidenciales demócratas anunciados o probables: Senadores Kamala Harris, Elizabeth Warren, Cory Booker, Kirsten Gillibrand y Bernie Sanders. La senadora por Nevada Catherine Cortez Masto también firmó el proyecto de ley.

Si asumirías que al menos habría un acuerdo unánime en que los médicos deberían preservar la vida de los bebés fuera del útero. Estarías equivocado.

“Los abortos en el tercer trimestre se realizan en los casos en que puede haber deformidades graves. Puede haber un feto que no sea viable”, dijo el gobernador demócrata de Virginia, Ralph Northam, cuando se le preguntó sobre el proyecto de ley de Tran. “Entonces, en este ejemplo en particular, si una madre está en trabajo de parto, puedo decirle exactamente lo que sucedería, el bebé sería entregado. El infante se mantendría cómodo. El bebé sería resucitado si eso es lo que deseaban la madre y la familia, y luego se produciría una discusión entre los médicos y la madre”.

El infanticidio no debería ser un punto de discusión. Si hay un recién nacido vivo, los médicos, las enfermeras y cualquier persona con conciencia deben tratar de salvar la vida de ese bebé.

Sorprendentemente, la inevitable declaración de regreso de Northam no lo hizo retroceder. “Los comentarios del gobernador se limitaron a las acciones que los médicos tomarían en caso de que una mujer tuviera un embarazo no viable o un niño con anomalías fetales graves”, dijo un portavoz de Northam.

El infanticidio no es moralmente justificable si está discutiendo matar solo a bebés con síndrome de Down.

Hace dos semanas, los principales medios de comunicación nacionales se apresuraron a proclamar a los jóvenes católicos de Covington como “vil racistas” basados en una sola sonrisa. Ahora la prensa nacional está minimizando esta historia y girando activamente para defender a Tran y Northam.

El titular de la historia de The Washington Post fue “El proyecto de ley sobre el aborto atrae la indignación del Partido Republicano contra Virginia”.

El evento de interés periodístico no es que los funcionarios electos de Virginia apoyen el asesinato de bebés totalmente formados. No, la verdadera historia es la reacción republicana ante esa posición moralmente repugnante.

Hay una razón por la que los medios nacionales están actuando como una firma demócrata de relaciones públicas. Northam no está solo. El año pasado, la Cámara de Representantes votó sobre la Ley de Protección de Sobrevivientes del Aborto de Born-Alive. Se requería que los médicos trabajaran para salvar la vida de un bebé que sobrevivió a un aborto fallido. Los demócratas de la Cámara de Representantes, incluida la ahora senadora Jacky Rosen, Rep. Dina Titus y luego Rep. Ruben Kihuen, se opusieron a ello.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
CARICATURA: Mantenerse fuerte

A medida que aumentan las tensiones a raíz de la visita de Pelosi a Taiwán, Estados Unidos debe reevaluar sus capacidades militares para enfrentar cualquier desafío en el mundo.

CARICATURA: Lo que hay en un nombre

La “Ley de Reducción de la Inflación” aumentará los impuestos, el gasto y desalentará la inversión, sin tener un impacto significativo en la inflación.

Los latinos se están pintando de rojo

Una zambullida profunda en los datos de registro de votantes de Nevada ofrece más evidencia de que los hispanos se están inclinando hacia el Partido Republicano.

CARICATURA: Vergüenza autoritaria

La visita de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, enfurece a China porque magnifica la libertad que se disfruta en Taiwán, contra un régimen opresivo que aplastó la autonomía prometida en Hong Kong.

Serrat, siempre maravilloso

Joan Manuel Serrat me educó con sus canciones. Me sé de memoria cada verso de “Mediterráneo”. Cada vez que voy a una presentación suya, salgo “nueva”, siento que vale la pena vivir y siempre aprendo algo. Resumiendo: lo admiro y lo amo desde que era una jovencita.

CARICATURA: Políticas deshonestas

La Ley de Reducción de la Inflación Schumer-Manchin aumenta los impuestos, el gasto y la perspectiva de una recesión prolongada, pero hace poco para reducir la inflación.

Romper los límites del tamaño de la piscina

Una de las razones por las que la gente tiende a votar en contra de sus intereses económicos es que un día aspiran a convertirse en miembros de una clase superior, una clase más rica, cuando su voto se ponga al día con su cuenta bancaria.

Los estados rojos superaron a los azules en recuperación del empleo

Recuperar finalmente todos los puestos de trabajo que Nevada perdió durante la pandemia y los cierres que la acompañaron no es algo de lo que valga la pena presumir. Estados rojos, como Arizona y Florida, lo consiguieron hace meses.