48°F
weather icon Clear

Los demócratas harían bien en huir de Biden

Ese sonido que escuchas es el de los demócratas que buscan la reelección luchando por una cobertura política.

Antes del informe sobre el Estado de la Unión, los demócratas querían que el presidente Joe Biden “restableciera” su fallida administración.

“Más como el reinicio de la Unión: los demócratas esperan un giro mientras Biden prepara su discurso”, informó Político. The New York Times, CNN y ABC también publicaron historias que hicieron eco del tema del reinicio.

La sabiduría política del cambio es obvia. La aprobación del trabajo de Biden se ubica en solo el 40.7 por ciento en el promedio de encuestas de Real Clear Politics. Su índice de desaprobación es del 54.3 por ciento, que es una brecha de -13.6 por ciento.

La única conclusión positiva es que Biden finalmente ha unificado a Estados Unidos, en torno a la creencia de que está haciendo un trabajo terrible.

Es probable que los demócratas del Congreso paguen el precio. Los republicanos tienen una ventaja del 3,6 por ciento en la boleta genérica del Congreso, según el PCR. Durante la mayor parte de marzo de 2014, los demócratas mantuvieron una ligera ventaja en esa medida. En noviembre de 2014, los republicanos ganaron nueve escaños en el Senado, cambiando el control de la cámara. También obtuvieron su mayor mayoría en la Cámara en décadas.

La necesidad de que Biden diera un giro era obvia, pero no cumplió. Apenas lo intentó durante lo que probablemente será su discurso más visto del año.

Biden habló sobre el Plan de Rescate Estadounidense, que invirtió dinero en una economía en recuperación y pagó a las personas para que no trabajaran. Como era de esperar, esto hizo que la inflación se disparara, como incluso el ex-secretario del Tesoro de Clinton, Larry Summers, predijo antes de que pasara. Su plan para combatir la inflación implica montones de nuevos gastos y nuevos impuestos a las empresas.

Lanzó un ataque de guerra de clases contra los principales asalariados. Habló de las estaciones de carga eléctrica. Hizo un llamado a la unidad nacional y luego afirmó que los estados republicanos aprobaron leyes para suprimir a los votantes y subvertir las elecciones.

Aparte de las partes sobre Ucrania, gran parte de este discurso podría haber sido de hace un año. Regurgitar (devolver o regresar a) la agenda que generó los problemas del país no es un “reset”.

Incluso las excepciones a esto fueron tibias. Sorprendentemente, la “ciencia” sobre las mascarillas y la apertura de escuelas cambió justo antes de su discurso. Pero también socavó el mensaje de regreso a la normalidad. “Nunca aceptaremos simplemente vivir con COVID-19”, dijo. Estableció un estándar que no puede cumplir. Extraño.

Era más directo sobre la vigilancia. Él dijo: “La respuesta no es desfinanciar a la policía”. Eso es un comienzo. Pero es dudoso que los votantes lo crean cuando hay tantas imágenes de demócratas prominentes que dicen lo contrario.

En este punto, los demócratas, a nivel federal y estatal harían bien en distanciarse de Biden. Si los votantes ven las elecciones como un referéndum sobre el presidente, los demócratas en los distritos competitivos serán barridos. Los políticos inteligentes, como el senador demócrata de Virginia Occidental Joe Manchin, comenzaron esto hace meses.

Eso significa problemas para los demócratas de Nevada. La senadora Catherine Cortez Masto ha sido un voto confiable para Biden. También lo han hecho los representantes Dina Titus, Susie Lee y Steven Horsford. Como resultado de la redistribución de distritos, los tres son vulnerables a una ola roja. Nevada sigue siendo un estado indeciso, por lo que Cortez Masto también está en problemas.

Biden demostró el martes primero de marzo de 2022 que no está reiniciando su agenda fallida. Sería políticamente prudente que los demócratas de Nevada realizaran su propio “reinicio” y comenzaran, aunque sea de forma poco sincera, a oponerse abiertamente a Biden.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
CARICATURA: ¿Prendiendo a Trump?

Más republicanos están empezando a darse cuenta de que el expresidente y su falta de juicio son un lastre para el partido.

CARICATURA: Y Ye se ha ido de Twitter.

Como lo demostró Kanye West, el antídoto contra el discurso de odio es la libertad de expresión y la exposición de opiniones desagradables a la luz del día.

CARICATURA: En el lado equivocado de las vías.

Los sindicatos ferroviarios rechazan un generoso contrato y amenazan la economía de la nación con una huelga ferroviaria de carga paralizante, a menos que el Congreso actúe.