101°F
weather icon Clear

Libertad de expresión: No confíes, siempre verifica

¿Adivina quién podría volver a Twitter? ¡Donald Trump!

¿Hurra?

El empresario Elon Musk – propietario deTesla y la compañía aeroespacial SpaceX y ahora, según se informa, el hombre más rico del mundo-, está tratando de comprar Twitter por solo $44 mil millones. Y si lo hace, dice que revertirá la prohibición permanente impuesta al expresidente después de los comentarios incendiarios de Trump en un mitin el 6 de enero que presuntamente generó un motín en el Capitolio de Estados Unidos. (Musk tuiteó que el acuerdo está suspendido temporalmente).

Desde la prohibición, Trump se ha visto reducido a emitir declaraciones desde Mar-a-Lago en papel con membrete similar al de la Casa Blanca o gritar en vivo sus pensamientos para reunir al público. Pero no es una audiencia tan grande como la que tenía en Twitter: alrededor de 89 millones de seguidores.

Supuestamente, existe la duda de si Trump incluso quiere volver a Twitter (lo quiere). Pero a raíz de su prohibición, formó su propia plataforma de redes sociales, denominada Truth Social, encabezada por el exrepresentante de California Devin Nunes. Y con un historial de éxito que incluye Trump Steaks, Trump Vodka, Trump University, Trump Airlines y Trump Magazine, ¿qué podría salir mal?

Pero en serio, amigos: Trump ama a una audiencia, y Twitter tiene la más grande que existe. Él estará de vuelta.

Musk dijo que “las prohibiciones permanentes socavan fundamentalmente la confianza en Twitter como una plaza pública donde todos pueden expresar su opinión”, y agregó: “Creo que fue una decisión moralmente mala”.

Pero Twitter no es más que una plaza de pueblo; una cloaca fétida de odio, coraje, sexismo, racismo y misantropía rebosante de nihilismo y desprecio por la humanidad. Y la frase “decisiones morales” y “Twitter” rara vez se encuentran en la misma oración, a menos que esa oración sea: “Una decisión moral realmente buena, es nunca mirar Twitter”.

De vez en cuando, sin embargo, Twitter ofrece algo profundo, hermoso, útil o reflexivo.

Si bien Musk emite fuertes vibraciones de villano de Bond, no se equivoca sobre la necesidad de restaurar el valor de la libertad de expresión en los debates políticos del país, incluso si ese discurso es vil, crudo, denigrante, escandaloso o falso.

Así es, incluso el discurso que es falso.

No se trata de la Primera Enmienda, que opera para evitar que el gobierno te censure. La Constitución no le otorga el derecho de acceder a plataformas privadas como Twitter, ni le confiere el derecho de, por ejemplo, obligar a una empresa de vallas publicitarias a transmitir su mensaje, a una plataforma de redes sociales para alojar sus pensamientos aleatorios o al Review-Journal para publicar su carta al editor.

La idea de la libertad de expresión es más amplia y se basa en el concepto de que un sólido intercambio de puntos de vista ayudará a las personas razonables a eliminar las malas ideas y conservar las buenas. Es cierto que eso es más difícil en una era en la que las naciones y los grupos crean campañas de desinformación intencionales. Pero hay curas peores que la enfermedad.

Recientemente, supimos que el Departamento de Seguridad Nacional tiene una “Junta de Gobierno de Desinformación”, que aparentemente está diseñada para combatir la información falsa difundida por organizaciones de tráfico de personas o estados extranjeros como Rusia, China e Irán. El nombre de la junta provocó cierta indignación entre los republicanos, que temen que el gobierno venga a reclamar sus derechos.

Los líderes de Seguridad Nacional dijeron que la junta no controlará el discurso de los ciudadanos estadounidenses. Y honestamente, ¿cuándo ha mentido alguna vez el gobierno? A excepción de Vietnam, Watergate, las armas de destrucción masiva en Irak, el estudio de sífilis de Tuskegee, la política de separación de niños, mantener a su médico si le gusta su médico, la retirada de Afganistán, no tener relaciones sexuales con esa mujer y esa vez que les hicimos creer a los alemanes que Patton iba a invadir Calais. (Aunque ese último fue cierto).

El gobierno no debe vigilar la libertad de expresión: la tentación de censurar a los críticos es irresistible para cualquier administración en ejercicio. Pero el gobierno tiene un papel en la publicación de información precisa. Durante las elecciones de 2020, por ejemplo, la oficina de la secretaria de Estado Bárbara Cegavske tenía un sitio web de “mitos versus verdad” diseñado para contrarrestar la información errónea sobre las elecciones. Resulta que ella fue profética.

Nos guste o no, las restricciones a la expresión nunca son la respuesta, incluso si ese discurso te enoja, te asusta, hiere tus sentimientos, ofende tu sensibilidad o está fabricado en una granja de trolls rusos. Es el arduo trabajo de la ciudadanía estadounidense educarse para saber qué es verdad y qué es falso.

Claro, hay gente engañada por el mal discurso. Es por eso que todos recibimos 25 llamadas al día sobre la extensión de la garantía de nuestro automóvil y por qué demasiadas personas creen que las elecciones de 2020 fueron robadas.

Entonces, si Musk termina comprando Twitter y Trump regresa, prepárate, sé escéptico. De hecho, ese es un buen consejo en general: No confíes. Siempre verifica.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Aléjese de las personas incongruentes

Mi mamá murió muy joven, pero aun así la escuchaba quejarse de lo supuestamente nuevo, ya fuera música, ideas políticas o revolucionarias, etcétera. Yo pensaba que haría lo mismo cuando empezara a envejecer.

El sur de Nevada debería darle una oportunidad a Dale

Nevada ha visto muchos nombramientos de unción (dedazos, en términos coloquiales), muchos de los cuales son contrarios a las buenas políticas públicas. De hecho, es casi una tradición estatal.

CARICATURA: Estaba desbloqueada

El jefe de la Policía Estatal de Texas califica la respuesta de las fuerzas del orden de Uvalde como un “despreciable fracaso” y revela que las puertas de las aulas estaban abiertas.