57°F
weather icon Clear

Las políticas de Biden aumentaron la inflación. Ahora quiere empeorarla

Puede que los índices de aprobación del presidente Joe Biden se estén hundiendo, pero él sabe cómo hacer que una cosa se dispare: la inflación.

El miércoles, el Departamento de Trabajo anunció que la inflación aumentó un 6.2 por ciento el mes pasado en comparación con el año anterior. Es la tasa más alta en más de tres décadas. Solo el aumento mensual fue del 0.9 por ciento.

Estas cifras confirman lo que los nevadenses ven cada vez que van a los supermercados o a rellenar tanques en gasolineras. Hace unas semanas, Dollar Tree anunció que subiría los precios por más de un dólar. Los precios de la gasolina se acercan a los cuatro dólares el galón en muchos establecimientos de Las Vegas. Hace un año, el galón costaba algo más de 2.50 dólares.

Durante meses, muchas élites políticas y culturales restaron importancia a estas preocupaciones. La semana pasada, los liberales se burlaron en Twitter de una familia adoptiva de 11 miembros por comprar demasiada leche y darse cuenta de que el precio había subido.

En mayo, la secretaria de tesorería, Janet Yellen, predijo que el repunte de la inflación sería “temporal”. Durante meses, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, afirmó que la inflación sería “transitoria”. Ahora, dice que podría durar hasta mediados del próximo año. Oops.

Esto no fue lo que prometió Biden cuando se postuló a la presidencia. Su argumento de campaña era básicamente que Donald Trump era un hablador incompetente. Biden aportaría un liderazgo experimentado y firme.

Evitar que la inflación se descontrole era un listón muy bajo. Biden sigue tropezando con él porque las políticas que quiere aplicar son económicamente perjudiciales.

Lo que crea la inflación son demasiados dólares persiguiendo muy pocos bienes. Piensa en esa definición mientras recuerdas lo que ha hecho Biden.

Cerró el oleoducto Keystone. Su administración está estudiando la posibilidad de cerrar un oleoducto y un gasoducto en Michigan. Un grupo de congresistas republicanos se opuso en una carta a la medida y advirtió que aumentaría los precios del combustible utilizado en la calefacción de los hogares. Biden persiguió los arrendamientos de petróleo y gas en tierras federales.

El gobierno de Biden impulsó con éxito un proyecto de ley de estímulo de 1.9 billones de dólares, meses después de que las vacunas comenzaran a circular. Los cheques de estímulo dieron a la gente más dinero para gastar mientras la Casa Blanca pagaba simultáneamente a la gente para que se mantuviera fuera de la fuerza laboral mediante la expansión de los beneficios de desempleo.

Los problemas de la cadena de suministro son multifacéticos. El anuncio de Biden el mes pasado de que iba a tomar medidas para acelerar las operaciones en los puertos del sur de California hizo poco, o nada. Hay pruebas que sugieren que el asalto normativo de California a los camioneros redujo marginalmente la oferta. Normalmente, eso no es un gran problema. Cuando la cadena de suministro está estresada, cada pequeño detalle importa.

La gestión de la pandemia por parte de Biden ha contribuido a que las personas vacunadas tengan más miedo al virus que las no vacunadas, según una encuesta de Axios/Ipsos. Esto es lo que dice su afirmación de que tiene un plan para controlar el virus.

Esta puede ser la estadística más reveladora. En enero de 2020, había 158.7 millones de personas empleadas. El mes pasado, eran 149.7 millones. Esos nueve millones de trabajadores vendrían muy bien en estos momentos.

En lugar de empujar a la gente a trabajar, Biden quiere ampliar la dependencia del gobierno con su proyecto de ley Build Back Better (BBB). La Casa Blanca ya está afirmando que más gasto gubernamental es la clave para detener la inflación. Ni siquiera el senador Joe Manchin, demócrata por West Virginia, se la cree.

“Los estadounidenses saben que el impuesto sobre la inflación es real, y D.C. no puede seguir ignorando el dolor económico que los estadounidenses sienten cada día”, tuiteó el miércoles. Axios informó entonces que Manchin podría retrasar el proyecto de ley BBB por la preocupación por la inflación.

Esa sería la opción correcta.

Las élites costeras pueden mirar por encima del hombro a quienes se preocupan por la inflación. Pero este tema importará cuando los estadounidenses acudan a las urnas el próximo noviembre.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
CARICATURA: Un hombre está muerto.

La fuerza excesiva y la golpiza brutal de Tyre Nichols por parte de los agentes de policía de Memphis es una mancha en la aplicación de la ley.