38°F
weather icon Clear

John Vellardita no puede perder

Pase lo que pase, John Vellardita no puede perder.

Ya sea por diseño inteligente o por casualidad, Vellardita, el director ejecutivo de la Asociación de Educación del Condado Clark, se ha convertido en el duende mágico del trabajo organizado en Nevada.

De acuerdo o en desacuerdo con sus tácticas, debes admirar el hecho de que logró su objetivo número uno: obtener más dinero para la educación (léase: salarios de los maestros).

Pero incluso si tiene suerte, debes admitir que también es bueno: requirió de mucho trabajo.

Comenzó en 2020, cuando Vellardita y su equipo calificaron dos iniciativas estatales, reuniendo más de 200,000 firmas –válidas- durante una pandemia cuando la mayor parte del estado fue cerrada.

Una iniciativa aumentaría una parte del impuesto sobre las ventas del estado en 1.5 puntos porcentuales, y las ganancias irían directamente a la educación. El otro crearía un nuevo nivel más alto de la tasa de juego del estado, gravando los ingresos brutos del casino de más de $250,000 por mes al 9.75 por ciento.

Es obvio que Vellardita pretendía que ambos fueran caballos al acecho. Según la ley, la Legislatura debe primero considerar todas las iniciativas estatutarias, lo que le dio al jefe del sindicato de maestros cierta influencia en Carson City: Dar a los maestros más dinero o dejar que los votantes decidan estas medidas.

Funcionó. La industria del juego del estado ayudó a obtener un impuesto más alto sobre la industria minera. Como parte del trato, Vellardita acordó retirar de consideración sus dos peticiones.

Pero fue entonces cuando empezaron los problemas. La constitución del estado no prevé el retiro de una petición una vez calificada, sino que dice que el secretario de estado “deberá” poner iniciativas en la boleta. Y una ley de 2017 que permitía retirar las peticiones parece haber contemplado peticiones que aún no habían calificado.

No hay problema: la Legislatura agregó lenguaje a un proyecto de ley de reforma electoral que específicamente permitía retirar las peticiones calificadas hasta 90 días antes de las elecciones. Problema resuelto.

¿O fue? Aunque la oficina del fiscal general ha opinado que la ley es constitucional, la secretaria de Estado Barbara Cegavske no lo cree así. Informó al fiscal general, y a los abogados de los autores de las peticiones, que las “pondrá” en la boleta electoral, independientemente de la nueva ley.

Las ironías abundan: Cegavske, que odia los impuestos y votó en contra de ellos durante su mandato en la Legislatura, defiende la posibilidad de que los votantes decidan aumentarlos. Los autores de las peticiones, que trabajaron tan duro para calificarlos durante una pandemia, pueden tener que demandar para matarlos antes de que lleguen a los votantes. La oficina del fiscal general se esforzó en explicar por qué “deberá” en realidad podría significar “puede” en determinadas circunstancias. Y el fiscal general Aaron Ford, un ex-senador estatal que tiene un título de educación avanzada (y una vez enseñó matemáticas), seguramente cree que las escuelas necesitan más dinero, aunque su oficina aprobó la ley que evitaría que los votantes decidan si aumentan los impuestos.

También hay mucho en juego. Si bien la petición del impuesto sobre las ventas, que podría hacer que la tasa en el Condado Clark aumentara a casi el 10 por ciento, es difícil de vender, el impuesto al juego es otro asunto. Después de todo, esta es la industria que ahora cobra por el estacionamiento que antes era gratuito, agrega “tarifas de resort” a las facturas de los huéspedes y recientemente ha estado registrando ingresos récord. Es una buena apuesta que se apruebe el impuesto al juego.

Eso significa que los complejos turísticos tendrán que hacer todo lo posible para acabar con él en los tribunales, aunque la campaña no puede ser demasiado ruidosa u obvia. Cuanto más gasten los casinos en la lucha contra el aumento de impuestos, más pensarán los votantes que tienen el dinero para pagar más impuestos.

No, ahora todo depende de la lucha legal para mantener estas medidas fuera de la boleta.

Lo que nos devuelve a Vellardita, el hombre que no puede perder. En el peor de los casos, ya obtuvo sus ingresos por impuestos mineros para los maestros. Si las iniciativas nunca llegan a la boleta, él sigue ganando.

Pero si el tribunal dictamina que la ley de retiro de peticiones es inconstitucional, entonces esos impuestos van a la boleta electoral. Y si aprueban, incluso si solo se aprueba el impuesto al juego, hay más dinero en el fondo general para que los maestros reclamen en la Legislatura de 2023. Vellardita vuelve a ganar y su credibilidad permanece intacta porque hizo todo lo posible para cumplir con su acuerdo legislativo.

De hecho, Vellardita debería subirse a su automóvil hoy y dirigirse a Primm para comprar algunos boletos de lotería. Está en una buena racha. Anda de suerte.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
CARICATURA: ¿Prendiendo a Trump?

Más republicanos están empezando a darse cuenta de que el expresidente y su falta de juicio son un lastre para el partido.

CARICATURA: Y Ye se ha ido de Twitter.

Como lo demostró Kanye West, el antídoto contra el discurso de odio es la libertad de expresión y la exposición de opiniones desagradables a la luz del día.

CARICATURA: En el lado equivocado de las vías.

Los sindicatos ferroviarios rechazan un generoso contrato y amenazan la economía de la nación con una huelga ferroviaria de carga paralizante, a menos que el Congreso actúe.