92°F
weather icon Rain

EDITORIAL: Tras la caída de Roe, mantengan las protestas pacíficas

Aunque hay un fuerte desacuerdo sobre el aborto, debería haber un acuerdo sobre esto: Los disturbios, los saqueos, el vandalismo y la violencia son respuestas inapropiadas a la decisión del Tribunal Supremo de anular el caso Roe vs Wade.

El viernes, el tribunal dictó la tan esperada sentencia en el caso Dobbs vs Jackson Women’s Health. Los seis jueces designados por los republicanos confirmaron una ley de Mississippi que prohíbe el aborto después de las 15 semanas de embarazo en la mayoría de las circunstancias. Cinco de esos jueces fueron más allá y anularon los precedentes del aborto en Wade y Planned Parenthood vs Casey.

“Roe estuvo atrozmente equivocado desde el principio. Su razonamiento fue excepcionalmente débil, y la decisión ha tenido consecuencias perjudiciales. Y lejos de lograr un acuerdo nacional sobre la cuestión del aborto, Roe y Casey han avivado el debate y profundizado la división”, escribió el juez Samuel Alito, autor de la decisión mayoritaria. “Es hora de hacer caso a la Constitución y devolver la cuestión del aborto a los representantes elegidos por el pueblo”.

El presidente del Tribunal Supremo, Roberts, dijo que el caso actual no requería una decisión tan radical. Los tres jueces designados por los demócratas escribieron una disidencia conjunta, consternados por las restricciones que los estados podrían imponer ahora al aborto.

“Cualquiera que sea el alcance exacto de las leyes venideras, un resultado de la decisión de hoy es seguro: la reducción de los derechos de las mujeres, y de su estatus como ciudadanas libres e iguales”, escribieron los jueces Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan.

Pero recordemos que incluso la fallecida jueza Ruth Bader Gisburg cuestionó el razonamiento jurídico de Roe.

En algunos estados, las ramificaciones de la decisión del viernes fueron inmediatas. En más de una docena de estados, el aborto está ahora generalmente prohibido.

En Nevada, sin embargo, no habrá cambios. Los votantes de Nevada aprobaron mediante referéndum la ley actual, que limita el aborto en el tercer trimestre. Cualquier reforma deberá ser también aprobada por los votantes. Del mismo modo, la disponibilidad del aborto no cambiará en la mayoría de los estados azules. Esto es federalismo.

Pero es poco probable que estos matices calmen a los activistas del aborto. Tras el anuncio de la decisión, la policía antidisturbios se reunió frente al edificio del Tribunal Supremo. Es probable que haya grandes protestas en las próximas semanas. Expresar su opinión de forma pacífica es el derecho de todo estadounidense. Participar en comportamientos violentos no lo es.

“Hago un llamado a todos— independientemente de lo mucho que les importe esta decisión— para que todas las protestas sean pacíficas. Pacíficas. Pacíficas. Pacíficas. Sin intimidación”, dijo el presidente Joe Biden tras conocerse la decisión del tribunal. “La violencia nunca es aceptable. Las amenazas y la intimidación no son un discurso. Debemos oponernos a la violencia en cualquiera de sus formas”.

Sabias palabras. Las instituciones de nuestra república democrática no deben ser sometidas a turbas violentas que buscan forzar el cumplimiento de sus agendas. Los funcionarios no deben enfrentarse a amenazas a su seguridad física por desempeñar sus funciones. No hay excusa para quienes cometen actos de violencia en un esfuerzo por amenazar la estructura misma de nuestra democracia. Este es el caso que el comité del 6 de enero ha estado haciendo y, a menudo, de manera efectiva.

El compromiso del Partido Demócrata con esos principios se pondrá ahora a prueba. En muchos sentidos, esa prueba comenzó después de que se filtrara un borrador de la decisión de Dobbs. En las últimas semanas, un hombre recorrió el país con la intención de asesinar al juez Brett Kavanaugh. Los grupos pro-aborto han estado protestando frente a las casas de los jueces, en potencial violación de la ley federal. Los grupos provida han sido objeto de bombas incendiarias y vandalismo en varios estados.

Hasta ahora, la respuesta ha sido poco enérgica. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha dado largas a la hora de aprobar un proyecto de ley que proporcione más seguridad a los miembros del Tribunal Supremo y a sus familias. El Departamento de Justicia ha hecho la vista gorda ante los manifestantes en las residencias privadas de los jueces.

El discurso también está subiendo de tono. “Al diablo con el Tribunal Supremo”, dijo la representante Maxine Waters, demócrata por Texas. “Los desafiaremos”. Fuera del Tribunal Supremo, la representante Alexandra Ocasio-Cortez, demócrata por Nueva York, se unió a una multitud para corear “ilegítimo” y “a las calles”.

El país puede soportar un debate vigoroso y un discurso acalorado. Existe un proceso para que los activistas del aborto expongan sus argumentos ante los representantes elegidos en cada estado. Pero la violencia —ya sea la del 6 de enero o a raíz de una decisión del Tribunal Supremo— debe ser condenada y sus autores deben rendir cuentas.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
EDITORIAL: La transparencia del FBI es vital respecto a la redada hacia Trump

En un movimiento extraordinario, el FBI realizó una redada el lunes por la noche -o, dependiendo de tu perspectiva, realizó una inspección sin previo aviso- en la finca de Donald Trump en Florida, aparentemente como parte de una investigación sobre su manejo de documentos presidenciales.

EDITORIAL: Requisitos de firmas son un blanco móvil en NLV

El sindicato Culinary está impulsando una iniciativa de control de rentas poco aconsejable en North Las Vegas, pero mientras la campaña de petición cumpla con los requisitos legales y reúna las firmas requeridas, debería ser permitida en la boleta electoral.

EDITORIAL: Policías se quedaron parados mientras niños eran masacrados

La publicación anticipada de una cinta de video que documenta la respuesta de las fuerzas del orden -o la falta de ella- al horrible tiroteo ocurrido en mayo en la pequeña localidad texana de Uvalde, ha enfurecido a los funcionarios estatales y locales y ha reabierto las heridas de las familias que perdieron a sus seres queridos.