90°F
weather icon Clear

EDITORIAL: La auditoría de los fondos para el coronavirus de Nevada es muy necesaria

El gobierno no es conocido por sus gastos prudentes. Por eso, una auditoría de los fondos de Nevada para el coronavirus es una obviedad, independientemente del escándalo de las pruebas del gobierno de Sisolak.

La semana pasada, el senador estatal Scott Hammond, republicano, solicitó una auditoría sobre el modo en que Nevada gastó los fondos públicos bajo las declaraciones de emergencia del gobernador Steve Sisolak. Durante la pandemia, el gobierno federal gastó una cantidad de dinero sin precedentes. Una parte se destinó a las pruebas y la mitigación del coronavirus. Otros fondos apuntalaron los presupuestos estatales y ayudaron a las empresas y a los individuos devastados por los edictos gubernamentales de mano dura y otros problemas relacionados con la pandemia.

No es de extrañar que gran parte de ese dinero se perdiera por culpa del fraude. Como NBC News reportó, se robaron más de 100 mil millones de dólares. El total podría ascender a 500 mil millones de dólares, aunque es poco probable que se conozca la verdadera cantidad.

Teniendo en cuenta solo estas realidades, sería bienvenida una auditoría que detallara a dónde fue a parar el dinero del virus de Nevada. Pero la carta del señor Hammond señala otra razón para una revisión exhaustiva en el Estado de la Plata.

Como habrás leído en el Review-Journal, un reciente reporte de ProPublica “reveló lo que parece ser un importante esquema de pago por juego que involucra a Northshore Laboratories y a los fondos federales para las instalaciones de prueba del COVID-19 en Nevada”, escribió el señor Hammond. Y continuó: “Parece que nunca se llevó a cabo una investigación adecuada de esta empresa debido a las conexiones políticas y a la presión ejercida por personas bien conectadas con acceso a la oficina de los gobernadores”.

Se trata de un gran escándalo. Los funcionarios estatales acabaron descubriendo que Northshore Clinical Labs omitió el 96 por ciento de los casos positivos. La empresa recibió un trato preferente por parte de los funcionarios estatales, a pesar de la preocupación de los que estaban más abajo en la cadena alimenticia. Las conexiones de la empresa con un donante de Sisolak y un poderoso grupo de presión suscitan dudas, aunque una relación directa de pago a juego es tenue en este momento. Otro escándalo es que los funcionarios del estado hayan intentado ocultar esto a los nevadenses.

También muestra cómo se puede malgastar el dinero. En todo el país, Northshore recaudó más de 150 millones de dólares del gobierno federal por las pruebas del COVID. No basta con saber a dónde fue a parar el dinero. Los contribuyentes deben tener la seguridad de que han recibido el valor de sus fondos.

“Esto no es en absoluto político. No estoy en la papeleta electoral”, dijo el señor Hammond. “Esto es algo que la Legislatura debe hacer, tener supervisión sobre el ejecutivo”.

Tiene razón. La rendición de cuentas requiere una revisión exhaustiva de cómo se usaron los fondos estatales para el virus. Los legisladores no deberían abdicar de su responsabilidad cuando alguien de su partido político dirige el poder ejecutivo. Auditen los fondos.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
EDITORIAL: La transparencia del FBI es vital respecto a la redada hacia Trump

En un movimiento extraordinario, el FBI realizó una redada el lunes por la noche -o, dependiendo de tu perspectiva, realizó una inspección sin previo aviso- en la finca de Donald Trump en Florida, aparentemente como parte de una investigación sobre su manejo de documentos presidenciales.

EDITORIAL: Requisitos de firmas son un blanco móvil en NLV

El sindicato Culinary está impulsando una iniciativa de control de rentas poco aconsejable en North Las Vegas, pero mientras la campaña de petición cumpla con los requisitos legales y reúna las firmas requeridas, debería ser permitida en la boleta electoral.

EDITORIAL: Policías se quedaron parados mientras niños eran masacrados

La publicación anticipada de una cinta de video que documenta la respuesta de las fuerzas del orden -o la falta de ella- al horrible tiroteo ocurrido en mayo en la pequeña localidad texana de Uvalde, ha enfurecido a los funcionarios estatales y locales y ha reabierto las heridas de las familias que perdieron a sus seres queridos.