93°F
weather icon Clear

Una parodia en el Strip

Esta obra asume el enorme desafío de condensar los siete libros de Harry Potter, pero de una manera cómica y con solo dos actores.

Un alfarero en maceta es la traducción del nombre de esta parodia de la obra de Harry Potter creada por Dan Clarkson y Jefferson Turner, dos ex-presentadores de televisión de la BBC, quienes aman la historia de Harry Potter y leyeron todos sus libros. Pero querían hacer una obra en donde se presentarán los libros de Harry Potter en 70 minutos y de una manera diferente.

“La presentación de estos siete libros es una parodia chusca y que todo el público lo puede entender, desde los más fanáticos de Harry Potter, hasta los que nunca han leído ninguno de los libros u observado ninguna de las películas”, externó a El Tiempo James Edwards, uno de los actores que protagonizaron la obra, agregando que “la parodia ya tiene muchos años presentándose alrededor del mundo con un éxito rotundo. En las Vegas se ha estado presentando desde el 2018, pero por la pandemia se detuvo. Ahora regresa de nuevo en esta nueva casa, dentro del teatro ‘The Magic Attic’ en el Bally’s”.

La obra “Potted Potter” está protagonizada por los jóvenes actores James Edwards y Nicholas Charles, quienes hacen de este espectáculo uno increíblemente divertido. Ambos presentan a los personajes favoritos de Harry Potter, en forma de parodia. Utilizan un sinfín de disfraces, canciones, accesorios ridículos y mucha creatividad.

Al inicio del show, los actores de origen inglés explican al público que no importa que no conozcan la historia de Harry Potter, ya que ellos darán detalles de cada libro en forma resumida y divertida. En el escenario del teatro, los jóvenes comienzan sin efectos especiales, solo con música, luces e imaginación, haciendo referencia a la temática del famoso mago adolescente con temas modernos y actuales. De hecho, durante la presentación sacan a una marioneta vestida de Elvis Presley que interpreta varios temas durante el espectáculo.

Durante el programa también se invita al público a participar en un juego de cómo volar una escoba imaginaria y, aunque pareciera algo sin sentido, los presentes participan y se unen a la parodia desde sus asientos mientras ríen sin parar.

El espectáculo es vertiginoso, clave para que sea entendido desde un público desde los seis años, hasta los más mayores y que todos se diviertan durante los 70 minutos que dura la parodia.

Al finalizar, comparten y explican lo que ocurrió en el último libro de Harry Potter, allí los actores cantan el famoso tema “I will survive” junto con las imitaciones de las decenas de personajes que presentaron durante todo el espectáculo.

Un show que muestra el regreso de las actividades, luego de la pandemia, al Strip de Las Vegas.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Las fallas de supervisión del condado no empezaron con Robert Telles

El subdirector del Condado Clark, que no logró detener dos años de agitación en la oficina del administrador público antes del asesinato del reportero de Review-Journal, estaba a cargo de otros tres departamentos en los que la organización de noticias expuso problemas de acoso, corrupción o mala conducta grave.

Sisolak vs. Lombardo: Sus planes de vivienda asequible

Nevada ocupa el último lugar del país en cuanto a número de unidades de renta asequibles y disponibles, según la Coalición Nacional de Vivienda de Bajos Ingresos. Hay una escasez de 79,835 viviendas en renta asequibles y disponibles para los inquilinos de ingresos extremadamente bajos.

El ascenso y la caída de los Oath Keepers, nacidos en Las Vegas

Para Stewart Rhodes y Oath Keepers, una organización extremista nacida en el sur de Nevada, el enfrentamiento de 2014 con las autoridades policiales frente al rancho de Cliven Bundy en Bunkerville fue una oportunidad para dar la campanada dentro del movimiento antigubernamental.

Consideran ‘errático, hostil y abusivo’ al director del NDOC

El director del Departamento de Correccionales de Nevada, Charles Daniels, ha sido acusado por el personal de la prisión estatal de comportamiento “errático, hostil y abusivo” a raíz de dos suicidios de reclusos ocurridos este mes.