78°F
weather icon Clear

Trump padece “leves síntomas” de COVID-19

WASHINGTON — El presidente Donald Trump está padeciendo “leves síntomas” de COVID-19 tras revelar el viernes que él y la primera dama, Melania Trump, han dado positivo en la prueba de coronavirus, un anuncio sorprendente que sumerge al país en una profunda incertidumbre justo un mes antes de las elecciones presidenciales.

Trump, que ha pasado gran parte del año minimizando la amenaza de un virus que ha matado a más de 205 mil estadounidenses, declaró que él y la señora Trump estaban en cuarentena. El médico de la Casa Blanca comentó que se espera que el presidente continúe llevando a cabo sus deberes “sin interrupciones” mientras se recupera. Un funcionario de la Casa Blanca declaró el viernes por la mañana que el presidente estaba experimentando síntomas leves pero que estaba trabajando desde la residencia de la Casa Blanca.

El diagnóstico de Trump estaba seguro de tener un efecto desestabilizador en Washington y en todo el mundo, lo que planteaba dudas sobre hasta qué punto el virus se había extendido a través de los niveles más altos del gobierno de Estados Unidos. Horas antes de que Trump anunciara que había contraído el virus, la Casa Blanca reveló que un alto funcionario que había viajado con él durante la semana había dado positivo.

“Esta noche, @FLOTUS y yo hemos dado positivo en el test de COVID-19. Comenzaremos nuestra cuarentena y proceso de recuperación inmediatamente”, Trump tuiteó justo antes de la 1 a.m. “¡Superaremos esto JUNTOS!”

El vicepresidente Mike Pence dio negativo para el virus el viernes por la mañana y “permanece en buena salud”, aseveró su vocero.

Muchos funcionarios de la Casa Blanca y de la administración superior se sometieron a pruebas el viernes, pero la escala completa del brote alrededor del presidente podría no conocerse durante algún tiempo, ya que puede tomar días para que una infección sea detectable por una prueba. Los funcionarios de la Unidad Médica de la Casa Blanca estaban todavía en el proceso de rastrear los contactos del presidente, señaló el funcionario.

Trump fue visto por última vez por los reporteros que volvieron a la Casa Blanca el jueves por la noche y no parecía visiblemente enfermo. Trump tiene 74 años de edad, lo que lo pone en mayor riesgo de complicaciones graves por un virus que ha infectado a más de siete millones de personas en todo el país.

El médico del presidente agregó en una circular que Trump y la primera dama (que tiene 50 años) “están ambos bien en este momento” y “planean permanecer en casa dentro de la Casa Blanca durante su convalecencia”.

El diagnóstico marca un golpe devastador para un presidente que ha estado tratando desesperadamente de convencer al público de que lo peor de la pandemia ha quedado atrás. En el mejor de los casos, si no desarrolla ningún síntoma (que puede incluir fiebre, tos y problemas respiratorios) es probable que le obligue a abandonar la campaña electoral pocas semanas antes de las elecciones y ponga en duda su participación en el segundo debate presidencial, previsto para el 15 de octubre en Miami.

El manejo de la pandemia por parte de Trump ha sido un importante punto de inflexión en su carrera contra el demócrata Joe Biden, que pasó gran parte del verano fuera de la campaña electoral y en su casa en Delaware a causa del virus. Biden ha reanudado desde entonces un programa de campaña más activo, pero con pequeñas multitudes socialmente distanciadas. También usa regularmente un cubrebocas en público, algo de lo que Trump se burló en el debate del martes por la noche.

“No uso cubrebocas como él”, dijo Trump de Biden. “Cada vez que lo ves, trae uno. Podría estar hablando a 200 pies de mí, y aparece con el cubrebocas más grande que jamás he visto”.

En un tuit del viernes por la mañana, Biden dijo que él y su esposa “envían nuestros pensamientos al presidente Trump y a la primera dama Melania Trump para una rápida recuperación. Seguiremos rezando por la salud y la seguridad del presidente y su familia”. La candidata a la vicepresidencia Kamala Harris y su esposo tuitearon sentimientos similares.

No quedó claro de inmediato si el ex vicepresidente se había puesto a prueba desde que apareció en el debate con Trump o si estaba tomando algún protocolo de seguridad adicional. Trump y Biden no se dieron la mano durante el debate, pero se mantuvieron sin cubrebocas a unos tres metros de distancia durante los 90 minutos del evento.

Líderes mundiales ofrecen buenos deseos

Los líderes mundiales ofrecieron al presidente y a la primera familia sus mejores deseos después de su diagnóstico, ya que los gobiernos utilizaron su caso como un recordatorio para que sus ciudadanos llevaran cubrebocas y practicaran medidas de distanciamiento social.

El viernes, Trump tenía previsto atender a una reunión informativa de inteligencia, asistir a un evento de recaudación de fondos y celebrar otro mitin de campaña en Sanford, Florida. Pero justo después de la 1 a.m., la Casa Blanca publicó un programa ajustado con un solo evento: una llamada telefónica sobre “Apoyo del COVID-19 a ancianos vulnerables”.

El anuncio de Trump llegó horas después de que confirmara que Hope Hicks, una de sus ayudantes más confiables y de más larga trayectoria, había sido diagnosticada con el virus el jueves. Hicks comenzó a padecer síntomas leves durante el viaje en avión de regreso a casa desde una manifestación en Minnesota el miércoles por la noche, según un funcionario de la administración que habló en condición de anonimato para revelar información privada. Fue aislada de los demás pasajeros del avión, afirmó la persona.

Hicks había estado con Trump y otros altos cargos a bordo del Marine One y del Air Force One en ruta hacia esa concentración y había acompañado al presidente al debate presidencial del martes en Cleveland, junto con miembros de la familia Trump. El contingente de Trump se quitó los cubrebocas durante el debate, en violación de las reglas del lugar.

Múltiples empleados de la Casa Blanca han dado anteriormente positivo al virus, incluyendo la secretaria de prensa de Pence, Katie Miller, el asesor de seguridad nacional Robert O’Brien y uno de los valets personales del presidente.

Pero Trump siempre ha minimizado las preocupaciones sobre la vulnerabilidad personal, incluso después de que el personal de la Casa Blanca y sus aliados se expusieran y enfermaran. Desde que el coronavirus surgió a principios de este año, Trump se ha negado a cumplir con las directrices básicas de salud pública, incluidas las emitidas por su propia administración, como el uso de protectores faciales en público y la práctica del distanciamiento social. En cambio, ha seguido organizando campañas que atraen a miles de seguidores, a menudo sin cubrebocas.

“No sentí ninguna vulnerabilidad en absoluto”, le afirmó a los periodistas en mayo.

Sacude a la nación

La noticia seguramente sacudió a una nación ya sacudida que aún se enfrentaba a la forma de reabrir la economía de forma segura sin provocar la transmisión del virus. La Casa Blanca tiene acceso a recursos casi ilimitados, incluyendo un suministro constante de pruebas de resultado rápido, y aún así no logró mantener al presidente a salvo, lo que plantea interrogantes sobre cómo el resto del país podrá proteger a sus trabajadores, estudiantes y al público a medida que las empresas y las escuelas se reabran. Las acciones financieras de Estados Unidos cayeron ante la noticia del diagnóstico de Trump.

Quedan preguntas acerca de por qué le tomó tanto tiempo a Trump ser examinado y por qué él y sus ayudantes continuaron viniendo a trabajar y viajar después de que Hicks se enfermó. Trump viajó a Nueva Jersey el jueves para recaudar fondos, exponiendo potencialmente a los asistentes al virus. El director de comunicación social de Trump, Dan Scavino, y la secretaria de prensa, Kayleigh McEnany, que originalmente iban a acompañarlo en el viaje, fueron reemplazados al último minuto por otros asistentes.

McEnany hizo un anuncio a la prensa el jueves por la mañana mientras se presumía que Hicks tenía el virus, pero no ofreció ninguna palabra pública sobre el caso del presidente.

No está claro dónde pudieron haber contraído el virus Trumps y Hicks, pero en su entrevista con Fox, Trump pareció sugerir que podría haber sido propagado por alguien del ejército o de las fuerzas del orden.

Es muy, muy difícil cuando estás con gente del ejército o de las fuerzas del orden, y se acercan a ti, y quieren abrazarte, y quieren besarte”, dijo, “porque realmente hemos hecho un buen trabajo para ellos; te acercas y las cosas pasan”.

No es el primer líder en ser infectado

Trump está lejos de ser el primer líder mundial en dar positivo por el virus, que anteriormente infectó al presidente brasileño Jair Bolsonaro y al primer ministro británico Boris Johnson, quien pasó una semana en el hospital, incluyendo tres noches en cuidados intensivos. El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi fue hospitalizado el mes pasado mientras luchaba contra lo que llamó un caso “infernal” de COVID-19.

Aunque actualmente no hay indicios de que Trump esté gravemente enfermo, el test positivo plantea preguntas sobre lo que pasaría si quedara incapacitado debido a la enfermedad.

La 25ª Enmienda de la Constitución detalla los procedimientos bajo los cuales el presidente puede declararse “incapaz de cumplir con los poderes y deberes” de la presidencia. Si hiciera esa llamada, Trump transmitiría una nota escrita al vicepresidente del Senado, al senador republicano Chuck Grassley de Iowa, y a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. Pence sería el presidente en funciones hasta que Trump transmitiera “una declaración escrita en contrario”.

El vicepresidente y la mayoría del gabinete u otro órgano establecido por ley también pueden declarar al presidente incapaz de cumplir los poderes y deberes de su cargo, en cuyo caso Pence “asumiría inmediatamente los poderes y deberes del cargo como presidente en funciones” hasta que Trump pudiera transmitir una declaración escrita en sentido contrario.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Ian inunda Florida; 2.7 millones de personas sin electricidad – COBERTURA EN VIVO

El huracán Ian destruyó una sección transversal de Florida, atrapando a la gente en casas inundadas, obligando a los pacientes de los hogares de ancianos y hospitales, aislando a una popular isla barrera y destruyendo un muelle histórico. Casi 2.7 millones de personas se quedaron sin electricidad mientras llovía y las aguas subían.

Lombardo cambia su postura sobre la orden ejecutiva del aborto

El alguacil del Condado Clark y aspirante republicano a la gobernación, Joe Lombardo, ha cambiado su postura sobre la derogación de una orden ejecutiva que protege a las mujeres de ser perseguidas por buscar un aborto en Nevada.

Lluvia ligera en el sur y el este del valle

Una lluvia ligera cayó en Mountain’s Edge y en el lado este de Las Vegas a primera hora del jueves, algo que no estaba en el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional.

Autopistas de Las Vegas ven aumento de llamadas de servicio en carreteras

Un supervisor de la Patrulla de Servicio de Autopistas del Departamento de Transporte de Nevada (NDOT) llegó luego de un accidente en la orilla izquierda de la Interestatal 15 en dirección sur. Es el primero en llegar a la escena.

Sisolak y Lombardo atraen al sector de la construcción en foro

El gobernador Steve Sisolak y el alguacil del Condado Clark, Joe Lombardo, destacaron sus diferencias en materia de urbanización durante una sesión de preguntas y respuestas el martes por la mañana en Red Rock Casino Resort and Spa frente a la industria de la construcción de Nevada.