75°F
weather icon Clear

Sisolak toma medidas para acabar con las disparidades en la recepción de vacunas

El gobernador Steve Sisolak anunció el viernes una iniciativa destinada a distribuir la vacuna contra el coronavirus de forma más equitativa entre los grupos raciales y étnicos del Condado Clark.

“El Condado Clark se enfrenta a una crisis de equidad que debe detenerse”, pronunció Sisolak en un discurso grabado en video. “Hay una disparidad en quién está recibiendo la vacuna que no refleja la demografía de la región”.

Los funcionarios estatales trabajarán con el Distrito de Salud del Sur de Nevada (SNHD, por su sigla en inglés) y el Condado Clark “para aclarar los carriles de priorización, apoyar el acceso justo a las vacunas a través de la selección del sitio y la asignación equitativa en todas las comunidades”, según un comunicado de prensa. El equipo de inmunización de Nevada también está creando un comando de equidad en conjunto con la Coalición de Salud y Equidad de las Minorías de Nevada, anunció esta semana la jefa de personal de Sisolak, Michelle White.

El gobernador se refirió a los datos de vacunación publicados semanalmente por el Distrito de Salud del Sur de Nevada que muestran desigualdades entre grupos raciales y étnicos.

Excluyendo a las personas cuya raza se desconoce, sólo alrededor del seis por ciento de los receptores de vacunas en el Condado Clark eran afroamericanos, a pesar de que ese grupo constituye el 12 por ciento de la población del condado. Los hispanos recibieron alrededor del 13.5 por ciento de las dosis, pero constituyen cerca del 32 por ciento de la población.

Los blancos y los asiáticos recibieron una proporción de vacunas mayor que su proporción en la población del condado, según los datos.

Sisolak dijo que los datos de residencia de los receptores mostraron que los códigos postales del condado más afectados por COVID-19 tenían la menor frecuencia de vacunación. Los datos agregados sobre las vacunas por códigos postales aún no han sido publicados por el estado o el SNHD.

“Estos códigos postales representan a las familias de la clase trabajadora del Condado Clark, los hogares de bajos ingresos y las comunidades de color”, señaló Sisolak.

En las últimas dos semanas, el SNHD y los gobiernos locales han comenzado a abrir sitios de vacunación emergentes en las comunidades de color con el objetivo de aumentar las inmunizaciones allí. Sin embargo, muchos de los sitios han permitido que cualquier nevadense elegible se inscriba, independientemente de su lugar de residencia.

El miércoles, el doctor Fermín Leguen, funcionario de salud del SNHD, comentó que el condado pronto cambiará su estrategia. Describió el despliegue de equipos de huelga de vacunación para inocular a las personas que viven en las zonas más afectadas.

“No podemos confiar en que sólo haya un centro de vacunación masiva en esa zona, porque eso no garantiza que la gente de la zona más afectada se vacune allí”, dijo.

En su video, Sisolak también apuntó a los “rumores y ejemplos comprobados” de personas que obtuvieron acceso a la vacuna y que aún no eran elegibles. Actualmente, el Condado Clark está vacunando a ciertos grupos de trabajadores esenciales y miembros del público de 70 años o más. Sin embargo, cualquier trabajador de un grupo elegible que trabaje desde casa no debe recibir la vacuna.

“La culpa recae únicamente sobre los hombros de los que ocupan puestos de liderazgo. Ellos lo saben mejor”, dijo Sisolak. “Cada vez que se vacuna a un grupo que no es elegible, se están quitando esas dosis a la abuela o al abuelo de alguien o a un trabajador de primera fila que ha estado atendiendo todos los días durante la pandemia”.

Esta es una historia en desarrollo.

LO ÚLTIMO