90°F
weather icon Clear

Sisolak ordena la vacunación obligatoria contra COVID-19 para algunos trabajadores estatales

CARSON CITY — Siguiendo una recomendación unánime de la Junta de Salud estatal, el gobernador Steve Sisolak ordenó el martes la vacunación obligatoria contra el COVID-19 para todos los empleados del Departamento de Correccionales y los que trabajan con poblaciones de riesgo en los centros de detención y de atención médica operados por el estado.

La normativa de emergencia entra en vigor el 1º de noviembre y permanecerá en vigor durante 120 días.

El gobernador, en un comunicado, dijo que estaba “agradecido a la Junta de Salud” por aprobar la regulación y agradeció a su departamento de salud y al equipo de asesores médicos que nombró para guiar la respuesta pandémica del estado que fueron los autores de la misma.

Con un 43 por ciento aproximadamente, la tasa de vacunación entre los trabajadores de las prisiones es inferior a la tasa general del estado en 10 puntos porcentuales, según datos del estado. Más de 1,100 empleados de prisiones han dado positivo en la prueba de COVID-19 de una plantilla de aproximadamente 2,700 y tres han muerto; 4,537 presos han dado positivo en la prueba del virus y 49 han muerto.

En julio, Sisolak calificó de “atroz” la baja tasa de vacunación del personal penitenciario. El gobernador ordenó que todos los trabajadores del estado se vacunaran o se sometieran a pruebas regulares semanales a partir del 15 de agosto.

Las instalaciones del departamento de salud que reciben Medicaid o Medicare federales deben vacunar a los empleados, según los requisitos que el presidente Joe Biden anunció la semana pasada.

Los trabajadores de los centros penitenciarios se manifestaron mayoritariamente en contra del requisito cuando la Junta de Salud lo aprobó el viernes por 4-0. El presidente del sindicato, Paul Lunkwitz, le dijo a la junta que esto conduciría a una mayor escasez de personal en las prisiones y a un aumento de los costos de las horas extraordinarias.

En diciembre, los administradores de las prisiones dijeron a los funcionarios estatales que algunos empleados de los centros penitenciarios preferirían renunciar antes de verse obligados a vacunarse.

La normativa de emergencia también se aplica a los trabajadores de 12 instituciones estatales, incluidos los centros psiquiátricos para adultos y jóvenes y los centros de detención de menores, que albergan o trabajan con grupos vulnerables.

Aquellos que soliciten una exención religiosa o médica podrán ser puestos bajo licencia administrativa o reasignados temporalmente mientras se estudia la solicitud.

“El Departamento de Salud y Servicios Humanos, así como el Departamento de Correccionales, proporcionaron planes de contingencia para la dotación de personal con esto, si hay renuncias masivas o personas a las que se les pide que se vayan debido a su insubordinación”, dijo DuAne Young, director de política de Sisolak, a la junta en su reunión del viernes.

Sin embargo, Young dijo que en otros estados no se han producido dimisiones masivas a raíz de requisitos similares. Dijo que cree que los empleados que “sirven al público” acabarán aceptando las vacunas.

“Creo que su sentido del deber les permitirá estar a la altura de las circunstancias y hacer lo correcto”, dijo.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Comida prehispánica sobrevive a la modernidad en México

CIUDAD DE MÉXICO.- En México muchos de sus habitantes luchan por preservar los platillos de sus ancestros indígenas, que deben competir con los alimentos de nuestros tiempos como la pizza, la hamburguesa y las bebidas gaseosas.

Proponen reglas más estrictas para el agua del valle y tarifas más altas

Con la mayor reducción del uso del agua del Lago Mead en el horizonte, la agencia que rige el suministro de agua de Las Vegas quiere implementar reglas más estrictas para el uso del agua y posibles cobros más altos para los usuarios que usan más agua del valle.

Llegan más vacunas contra la viruela del mono al valle de Las Vegas

El Distrito de Salud del sur de Nevada anunció el jueves que había recibido casi tres mil dosis adicionales de la vacuna contra la viruela del mono, ya que Estados Unidos declaró una emergencia de salud pública para reforzar la respuesta federal a la propagación de la enfermedad.