91°F
weather icon Rain

¿Será este el año en que el tren de alta velocidad LV-LA salga de la estación?

ActualizadoAugust 1, 2022 - 2:59 pm

Durante años se ha hablado de un tren de alta velocidad entre Las Vegas y el sur de California, pero aún no ha salido de la estación.

Unas cuantas fechas programadas para el inicio de las obras han ido y venido sin que se produjera ninguna acción, y la más reciente se estropeó por la pandemia de 2020.

Ahora, la empresa que está detrás del proyecto, Brightline West, tiene como objetivo el final de este año para iniciar la construcción y poner por fin las vías de lo que se espera que sea una revolución del transporte entre el sur de Nevada y California.

El gobernador Steve Sisolak lleva mucho tiempo involucrado de alguna manera en el proyecto de tren de alta velocidad. Tras décadas escuchando hablar del tren, cree que este será el momento en que el proyecto se haga realidad.

Parte de esa confianza es la actividad de construcción anunciada para la zona que rodea el sitio de la proyectada terminal de Brightline en Las Vegas, a las afueras del Strip.

Brightline West pretende construir su estación en una parte de más de 300 hectáreas en Las Vegas Boulevard, entre las carreteras Warm Springs y Blue Diamond.

Hay un montón de planes para algunos de los acres restantes. Entre ellos se encuentra un proyecto de centro turístico/área de tres mil millones de dólares encabezado por el Grupo Oak View y un posible estadio de la Major League Soccer, dirigido por un grupo que incluye a Wes Edens, que también es codirector ejecutivo de Fortress Investment Group, propietaria de Brightline.

Sisolak dijo que el sitio tiene potencial para ser un centro neurálgico y que, con una financiación sustancial de cada estado, a través de bonos de actividad privada, cree que es el momento adecuado para el proyecto del tren.

“Llevo escuchando hablar del tren desde hace casi 30 años, al menos 30 años… mucho, mucho tiempo”, le dijo Sisolak al Review-Journal el mes pasado. “He hablado con el gobernador (de California) Newsom, y ellos tienen su set de fianzas; nosotros tenemos nuestro set de fianzas”.

Sisolak también ha mantenido conversaciones sobre el proyecto a nivel federal.

“Hablé con el Secretario (Pete) Buttigieg tres o cuatro veces sobre esto”, dijo Sisolak. “Volví a Washington para hablar con él sobre el tren. Él entiende lo importante que es. No solo en lo que respecta al transporte, sino que libera la cadena de suministro en ese corredor. Crea muchos puestos de trabajo bien pagados, y va a mantener nuestra economía en marcha”.

Brightline está pendiente de dos fechas clave este otoño que deberían ayudar a impulsar el proyecto.

Una es en octubre, cuando se darán a conocer las subvenciones federales y estatales para el tren de alta velocidad.

La otra es a finales de noviembre, cuando se espera que la Administración Federal de Ferrocarriles (FRA, por su sigla en inglés) anuncie los resultados de la revisión medioambiental y la obtención de permisos para una extensión de 49 millas de la línea ferroviaria entre Victor Valley y Rancho Cucamonga.

“Brightline West tiene acuerdos clave en relación con la propiedad del derecho de paso y las estaciones para el proyecto entre Las Vegas y Victor Valley, California”, dijo Sarah Watterson, presidenta de Brightline West, en una carta enviada el mes pasado a la Autoridad del Ferrocarril de Alta Velocidad de Nevada. “La empresa ha estado trabajando estrechamente con Caltrans y otras partes interesadas para avanzar en los acuerdos finales sobre el derecho de paso para conectar la estación de Victor Valley con una estación de Rancho Cucamonga, California”.

Los planes llaman a que el sistema incluya estaciones de tren en Hesperia, California, Rancho Cucamonga, Victorville y Las Vegas. Quienes deseen viajar a Los Ángeles tendrán que conectar con el Metrolink en el centro de transporte de Rancho Cucamonga.

Se espera que los trenes operen en intervalos de 45 minutos entre Rancho Cucamonga y Victor Valley, y que los viajes entre ambos destinos duren unos 35 minutos, según el material de referencia de la FRA.

El viaje completo entre Las Vegas y Los Ángeles tendrá una longitud de 260 millas y se espera que el viaje entre las dos ciudades -en trenes eléctricos de emisiones cero que viajan a velocidades de hasta 180 mph- dure unas tres horas. El costo del proyecto se estimó por última vez en unos ocho mil millones de dólares.

Edens le declaró al Review-Journal a principios de este año que el proyecto se encuentra en la línea de meta, y que se espera que llegue a la zona final a finales de este año.

“Un sistema de trenes que en un principio se pensaba que iría de Las Vegas a Victorville, en medio del desierto, a ahora, todo el camino hasta Los Ángeles”, dijo Edens. “Creo que es un cambio de juego”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO