93°F
weather icon Cloudy

¿Qué hay detrás de la escasez de medicamentos?

La escasez de medicamentos como Adderall está aumentando en Estados Unidos y los expertos no ven un camino claro para resolverla. Para los pacientes, esto puede significar retrasos en el tratamiento, cambios de medicación y otras molestias a la hora de surtir una receta.

En los últimos meses, picos inesperados de demanda, problemas de fabricación y escasez de ingredientes han contribuido a una escasez que estresa a pacientes, padres y médicos. En el caso de algunos medicamentos, como los estimulantes para tratar el Trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), varios factores han alimentado la escasez y hacen difícil predecir cuándo terminará.

La escasez, sobre todo de medicamentos genéricos, es un problema de hace tiempo. La industria se ha consolidado y algunos fabricantes tienen pocos incentivos para solucionar la escasez porque los medicamentos genéricos baratos generan escasos beneficios.

He aquí un análisis más profundo del problema:

¿Cuántos desabastecimientos hay?

Según el Servicio de Información sobre Medicamentos de la Universidad de Utah, en el primer trimestre de este año había 301 desabastecimientos activos de medicamentos a nivel nacional. Eso es un 49 por ciento más que los 202 registrados en los primeros tres meses de 2018.

Los pacientes no sienten toda la escasez de medicamentos porque los médicos pueden ser capaces de sustituir los medicamentos o porque otras partes del sistema de suministro cubren el problema, dijo Stephen Schondelmeyer, profesor de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Minnesota.

“Pero ahora hay más escasez y es más visible”, afirma.

¿Qué medicamentos están afectados?

En otoño, la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) anunció la escasez de Adderall, un tratamiento para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, debido a un problema de fabricación. El problema ha persistido y se ha extendido en ocasiones a otros estimulantes que tratan este trastorno.

La situación parece estar mejorando, según Erin Fox, investigadora de Salud de la Universidad de Utah. Pero varias dosis de liberación prolongada del medicamento, su forma más popular, siguen escaseando.

La FDA también ha detectado una escasez del tratamiento para la diabetes Ozempic, que los médicos también recetan para perder peso. Las prescripciones de Ozempic, promocionado por famosos y otras personas en las redes sociales, se han duplicado desde el verano de 2021 hasta superar los 1.2 millones, según la empresa de datos de salud IQVIA.

Una portavoz de Novo Nordisk, fabricante de Ozempic, dice que todas las dosis del medicamento ya están disponibles en las farmacias de todo el país.

El año pasado, un repunte de las enfermedades respiratorias obligó a las cadenas de farmacias a limitar temporalmente las compras de medicamentos antifebriles para niños. También hubo entonces una escasez del antibiótico amoxicilina.

Según un reciente reporte del senador demócrata Gary Peters, demócrata por Michigan, presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado, los medicamentos inyectables que se usan en hospitales y clínicas, como suero intravenoso y algunos tratamientos contra el cáncer, tienen más del doble de probabilidades de escasear que las pastillas o los tratamientos tópicos.

¿Por qué ocurre la escasez?

Las razones pueden ser diversas, y muchos desabastecimientos se deben a una combinación de factores.

El problema de la fabricación de Adderall ocurrió cuando más gente empezó a tomar el medicamento.

Durante la pandemia, las recetas aumentaron porque los organismos reguladores empezaron a permitir a los médicos recetar el fármaco sin ver primero al paciente en persona. Las recetas de Adderall y sus equivalentes genéricos aumentaron un 20 por ciento entre febrero de 2020 y finales del año pasado, según IQVIA.

Los suministros de Adderall se enfrentan a un desafío adicional cuando aumenta la demanda. Los reguladores federales limitan los suministros del fármaco cada año porque es una sustancia controlada.

El precio también puede ser un factor en el caso de algunos medicamentos.

Ozempic es un medicamento para la diabetes. El mismo medicamento, semaglutida, se vende con otra marca, Wegovy, para perder peso. Schondelmeyer señaló que el precio por miligramo de Wegovy puede ser más del doble que el de Ozempic.

“Han estado teniendo una racha de Ozempic porque la gente no quiere gastar tanto en Wegovy”, dijo Schondelmeyer.

La portavoz de Novo Nordisk, Allison Schneider, dijo que el precio no estaba relacionado con la escasez. Lo atribuyó a una combinación de demanda y limitaciones de la oferta mundial.

Otro factor de escasez: Medicamentos como el Adderall y la amoxicilina generan escasos beneficios, por lo que las empresas no tienen incentivos para fabricar y almacenar grandes cantidades en caso de que se produzca una escasez, dijo Fox.

“Una vez que empieza la escasez con algo que se fabrica solo a tiempo de todos modos, es realmente difícil resolverla a menos que todos los proveedores vuelvan a estar disponibles”, dijo.

¿Cómo afecta a los pacientes?

La escasez puede provocar retrasos en los tratamientos, lo que puede perjudicar a los pacientes con enfermedades urgentes, como el cáncer.

A veces, los médicos se ven obligados a recetar alternativas que pueden no ser tan eficaces. Esto también puede dar lugar a errores de medicación si el médico está menos familiarizado con el otro medicamento.

Además, los pacientes pueden quedarse sin receta o verse obligados a buscar una farmacia que disponga de existencias suficientes para reponerla.

Perspectivas para el futuro

Resulta difícil predecir cuándo se resolverán muchos desabastecimientos, en parte porque medir la demanda es difícil.

“Puedes estimar que vas a aumentar tu producción en un 10 por ciento”, dijo Mike Ganio, director senior de práctica farmacéutica y calidad de American Society of Health-System Pharmacists, “pero ¿será eso suficiente?”

Mientras tanto, siguen existiendo condiciones que podrían alimentar futuros desabastecimientos. El reporte del Senado reportó como preocupación la excesiva dependencia de fuentes extranjeras. Las fábricas de China e India suministran la mayor parte de las materias primas usadas en los medicamentos estadounidenses. Al principio de la pandemia del COVID-19, India restringió las exportaciones de 13 principios farmacéuticos activos y medicamentos acabados fabricados a partir de esos productos químicos, para proteger su suministro nacional de medicamentos.

Una vez que ocurre la escasez, puede durar años. Y para los pacientes puede ser difícil obtener información fiable. Fox afirma que no existe ningún requisito legal que obligue a los fabricantes a informar al público.

El reporte del Senado señala que “ninguna agencia federal o socio de la industria privada tiene visibilidad de punta a punta de toda la cadena de suministro farmacéutico de Estados Unidos”.

Fox afirma que la escasez de estimulantes ha sido especialmente frustrante. Las empresas afirman que no obtienen suficientes materias primas para fabricar los fármacos, y el gobierno federal dice que las empresas no están usando lo que tienen.

LO ÚLTIMO