73°F
weather icon Clear

¿Misión cumplida? ¿Qué significa el fin de la emergencia del COVID?

ActualizadoMay 11, 2023 - 1:58 pm

El gobierno de Estados Unidos levantará el jueves la emergencia de salud pública COVID-19 que ha estado en vigor durante más de tres años.

Al poner fin a la fase de emergencia de la respuesta de salud pública, “se pone una especie de punto final a la sentencia de pandemia”, dijo el doctor William Schaffner, experto en enfermedades infecciosas, de la Universidad de Vanderbilt.

“Hemos superado claramente la fase pandémica del COVID-19 aquí en Estados Unidos”, afirmó. “Ya no tenemos un sistema de atención a la salud estresado. Ya no tenemos tantas personas que se enfermen, que se enfermen de gravedad y que mueran de esta infección despiadada”.

Sin embargo, advirtió que no significa que sea “misión cumplida”.

“Este virus sigue entre nosotros” y mata entre 200 y 300 personas al día en Estados Unidos, afirmó.

La fase de la enfermedad ha pasado de pandémica a endémica, o presente de forma constante.

“Y para mantenernos protegidos contra este virus a largo plazo -porque no va a desaparecer- vamos a tener que aprender a mantener la guardia alta”, dijo.

Mantener la guardia alta incluirá vacunaciones y refuerzos continuos contra el COVID-19, tratamientos y pruebas, dijo.

¿Cómo cambiarán a partir del jueves estos componentes básicos de la respuesta de salud pública?

Vacunas

En la actualidad, todas las vacunas contra el COVID-19 están ampliamente disponibles y son gratuitas, independientemente del seguro médico o del estatus migratorio, según Shannon Litz, representante del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Nevada.

“Esto continuará hasta que se agoten los suministros adquiridos a nivel federal”, dijo Litz, lo que podría ocurrir a finales del verano o principios del otoño.

Una vez que eso ocurra, las vacunas estarán cubiertas por los seguros públicos y privados y seguirán estando disponibles para los adultos sin seguro a través de un programa puente del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, dijo Litz en un correo electrónico.

Muchos estadounidenses seguirán sin pagar de su bolsillo las vacunas COVID-19, según la agencia federal. Las vacunas recomendadas por el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (del que forma parte Schaffner) son un servicio de salud preventivo en la mayoría de los planes privados y estarán totalmente cubiertas sin copago.

Las vacunas COVID-19 están actualmente cubiertas por Medicare Parte B sin copago ni costo compartido, y así seguirá siendo.

Medicaid seguirá cubriendo todas las vacunas COVID-19 sin copago ni costo compartido hasta septiembre de 2024, y cubrirá lo que el comité asesor de inmunización recomiende después.

“El cambio más significativo que el público puede experimentar es la solicitud de que las personas aseguradas proporcionen su tarjeta de seguro en el momento de la vacunación, ya que los vacunadores podrán cobrarle a su seguro tanto el costo de la vacuna como una tarifa de administración de la vacuna”, dijo Litz.

Para encontrar un centro de vacunación, visita vaccines.gov.

Tratamientos

El acceso a los tratamientos contra el COVID-19, como el Paxlovid y el Lagevrio, no se verá afectado en general, según el departamento federal de salud.

Los gastos del bolsillo para ciertos tratamientos pueden cambiar, dependiendo de la cobertura de seguro médico de un individuo.

Los programas de Medicaid seguirán cubriendo los tratamientos contra el COVID-19 sin compartir costos hasta septiembre de 2024. Después, la cobertura y los costos compartidos pueden variar según el estado.

Pruebas de COVID-19

La era de las pruebas COVID-19 “gratuitas” está llegando a su fin, aunque, por supuesto, estaban siendo financiadas por los contribuyentes, pero sin gastos de su bolsillo.

El requisito de que las compañías de seguros privadas cubran las pruebas COVID-19 sin gastos compartidos -tanto para las pruebas sin receta como para las de laboratorio- llegará a su fin.

Los beneficiarios de Medicare inscritos en la Parte B seguirán teniendo cobertura sin gastos compartidos para las pruebas COVID-19 de laboratorio cuando las solicite un proveedor. Sin embargo, habrá costos del propio bolsillo para las pruebas de venta libre.

Los programas estatales de Medicaid deben proporcionar cobertura sin costos compartidos para las pruebas de COVID-19 hasta septiembre de 2024, después de lo cual la cobertura puede variar según el estado.

En función del suministro y los recursos, el gobierno de Estados Unidos podrá seguir distribuyendo gratuitamente las pruebas del COVID-19 de la Reserva Estratégica Nacional a través del Servicio Postal de Estados Unidos, los estados y los socios comunitarios, según el departamento federal de salud.

Telesalud

La nación adoptó la telesalud durante la pandemia.

La ampliación de la telesalud para los beneficiarios de Medicare, que estaba a punto de expirar, seguirá en vigor hasta diciembre de 2024 como resultado de la Ley bipartidista de Asignaciones Consolidadas.

La mayoría de las aseguradoras privadas ya cubrían la telemedicina antes de la pandemia, según Kaiser Family Foundation.

La Agencia Antidroga (DEA) ha prorrogado temporalmente una estipulación de emergencia de salud pública que permite recetar sustancias controladas como Adderall y oxicodona en una visita de telesalud, en lugar de exigir una visita en persona. La duración de la prórroga sigue siendo incierta.

‘El virus no ha desaparecido’

El viernes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) coincidió con el mensaje del gobierno de Estados Unidos al afirmar que el COVID-19 ya no se considera una emergencia de salud mundial.

“Una de las cosas que la OMS no está cambiando es la vigilancia mundial, que sigue activa 24/7/366 en busca de nuevas variantes del virus”, dijo Schaffner. “Lo que permite saber que todos estamos ahí fuera reconociendo que este virus no ha desaparecido, y que podría mutar en otra variante”.

“No lo haríamos si pensáramos que ya es ‘misión cumplida’”, añadió.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Por qué no se suele tratar la ansiedad en los adultos mayores

La ansiedad es el trastorno psicológico más común que afecta a los adultos en Estados Unidos. En las personas mayores, se asocia con una angustia considerable, así como con mala salud, disminución de la calidad de vida y elevadas tasas de discapacidad.

Cuatro recomendaciones para mantener en forma el corazón, el cerebro y el cuerpo

Las cardiopatías siguen siendo la primera causa de muerte en Estados Unidos, con más de 655 mil fallecimientos anuales, según American Heart Association. De hecho, las cardiopatías causan anualmente más muertes entre las mujeres que el cáncer de mama.

‘Nunca imaginé que tendría que racionar la quimioterapia’

La escasez en todo el país de dos docenas de medicamentos de quimioterapia está provocando racionamiento y retrasos en el tratamiento de pacientes con cáncer, dicen las autoridades locales y nacionales.