92°F
weather icon Partly Cloudy

Rinden homenaje al primer policía afroamericano de Las Vegas

Herman Moody solía decirle a sus hijos pequeños que “su reputación entra en la habitación mucho antes que tú”.

Así fue el martes por la mañana, cuando Moody, de 97 años, compareció ante los comisionados del Condado Clark, que emitieron una proclama en honor a sus 31 años de carrera como el primer policía afroamericano de la historia de Las Vegas.

A su edad, el veterano de la Marina que sirvió en la Segunda Guerra Mundial se emociona al hablar de su tiempo en las fuerzas del orden, dijo su hija Tracey Hayes.

Así que ella habló por él.

“Hoy somos muy humildes”, le dijo a la abarrotada sala en la que había seres queridos, funcionarios y un grupo de policías. “Hoy él es muy humilde, y si pudiera hablar por sí mismo, lo haría, pero los tendría aquí todo el día”, añadió entre risas.

Pero aunque Moody permaneció casi siempre callado, su amplia y radiante sonrisa al saludar a la multitud fue lo que dio que hablar.

Los agentes del Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD) -acompañados por una camioneta de la Comisión Regional de Transporte del Sur de Nevada con un elevador para sillas de ruedas- recogieron a Moody en su casa y lo tomaron para llevarlo al Centro de Gobierno del Condado Clark.

“Lo he dicho antes y lo volveré a decir”, dijo el comisionado William McCurdy II. “Es muy importante que honremos y demos flores a quienes han puesto los cimientos y han abierto el camino para tantos de nosotros. Y me alegro de que el señor Moody reciba hoy sus flores aquí”.

Después, la procesión se dirigió a la cercana sede del LVMPD, donde una multitud de agentes uniformados, muchos de ellos afroamericanos, lo saludaron en el patio. Moody compartió un momento de tranquilidad frente a un clásico coche de patrulla similar al que se ve en una foto expuesta durante la ceremonia. En esa foto, Moody en su juventud se apoya en él en una pose sonriente.

En el vestíbulo se expusieron algunas de las herramientas policiales de Moody, como su cinturón, un libro de registro y más fotos, dijo una portavoz del LVMPD.

Se reunió en privado con el personal ejecutivo del LVMPD y con más agentes que pasaron a saludar, dijo Hayes.

“Me alegro de que esté con nosotros y de que haya podido participar y disfrutar”, dijo Hayes más tarde en una entrevista telefónica.

Carrera histórica

La familia de Herman Moody se mudó desde Arizona a lo que ahora se conoce como el Historic Westside a finales de la década de 1930 y construyó una casa. Asistió a Las Vegas High School, donde participó en deportes.

Más tarde construyó su propia casa en el vecindario, donde él y su esposa, Magnolia, formaron una familia. Tienen cinco hijos, seis nietos y cinco bisnietos. Magnolia Moody murió hace 16 años tras 56 años de matrimonio, dijo Hayes. Era una agente de libertad condicional de menores jubilada.

Cuando regresó de la guerra, Moody quería ser ingeniero diesel, pero la escuela a la que pensaba asistir no tenía vacantes.

En una entrevista concedida en 1976 al Las Vegas Review-Journal, poco antes de jubilarse, Moody dijo que al principio tenía dudas sobre la posibilidad de dedicarse a la aplicación de la ley, ya que pensaba que le recordaría al ejército.

“Me convertí en policía por casualidad”, dijo, atribuyendo al deporte su capacidad física.

Se incorporó al cuerpo en 1946, cuando los agentes tenían que proveerse de su propia arma y uniforme. No existía la academia de policías.

Así que tomó prestadas las herramientas del oficio, y aprendió por sí mismo sobre la ley de Nevada y el sistema judicial.

Moody describió unos primeros días duros. Pero no tardó en comprometerse plenamente.

“Dedicas tu vida a la causa de la humanidad, a servir a la gente”, le dijo al periódico. “No puedes olvidar el pensamiento de que eres el servidor del pueblo”.

Cuando la escuela de ingeniería estuvo dispuesta a recibirlo, “decidí quedarme”, dijo.

Cuando el departamento contrató a nuevos agentes afroamericanos, Moody organizó sesiones de capacitación en su casa varias veces a la semana, usando los mismos libros que había leído para enseñarles el oficio.

Tres años después de ser contratado, se convirtió en el primer agente afroamericano en motocicleta de la historia del departamento. Más tarde se dedicó al trabajo de detective en las unidades que investigaban estupefacientes y robos, antes de retirarse cuando estaba en el destacamento de fugitivos de LVMPD.

Cuando el departamento de policía y la oficina del alguacil se consolidaron como el Departamento de Policía Metropolitana en 1973, Moody era el segundo agente con más antigüedad en la agencia, obteniendo la insignia No. 2, dijo Hayes. Desde entonces, más de 20 mil agentes han entrado y salido del LMVPD, añadió.

A lo largo de su carrera, su guía fue la ética policial.

“He descubierto que, si los principios del departamento se reflejan en la comunidad, un hombre puede ser policía en cualquier comunidad que desee”, dijo en 1976.

Preguntado en la misma entrevista sobre el hecho de ser un policía afroamericano y no ascender más allá de su puesto de detective sin rango, Moody dijo que había superado las pruebas necesarias para ser ascendido. Y que, aunque nunca se lo dijeron explícitamente, tuvo la impresión de que el LVMPD “no estaba preparado” para un “oficial afroamericano de rango”.

Aun así, dijo que no sentía ningún resentimiento y que daba crédito al destino por su próspera carrera.

“Quizá si hubiera llegado a sargento o teniente, habría perdido el concepto”, dijo. “Nunca querría perder ese concepto moral”.

Su hija dijo que tiene una copia enmarcada del reportaje colgada en casa.

“Inspiración”

El agente de policía Arnold Parker recuerda que creció a un par de cuadras de su tío abuelo y de la “casa Moody”.

“Es alguien a quien yo diría que toda nuestra comunidad y nuestra familia admiran”, dijo Parker, señalando que la gente de aquella época probablemente dudaba de que un afroamericano pudiera prosperar en las fuerzas del orden.

“Él desafía bastante esas probabilidades, y hace que esa afirmación sea incorrecta”, dijo Parker.

Moody fue parte de la razón por la que Parker eligió su carrera.

“Es importante que sepa: ‘Hey, cualquier chico que haya crecido en Las Vegas, no importa si es afroamericano o de cualquier color, pueda lograr cualquier sueño que quiera’”, añadió Parker, de 40 años.

Dos de sus hijas, Hayes y su hermana Seona Jefferson, también trabajaron para LVMPD como empleadas civiles.

Aunque el esposo de Tracey Hayes, el sargento retirado del LVMPD John Hayes, no trabajó con su suegro, el veterano era conocido como una leyenda.

“Siempre supe quién era”, dijo.

Moody tiene una “gran cantidad de información” que da esperanza a otros para seguir sus pasos, dijo el sargento retirado.

Tracey Hayes dijo que el honor para su padre fue “largamente esperado”.

Ver a otros jóvenes oficiales afroamericanos “le levantó el ánimo y pudo ver los frutos de su trabajo”, dijo sobre su padre.

“Le llegó al corazón”, añadió. “En general, tuvo un día muy bueno”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
El calor del verano enfría las ventas de los rascacielos de lujo en Las Vegas

Los cierres de ventas de edificios de gran altura en Las Vegas establecieron un récord histórico durante los primeros seis meses de 2022, pero el mercado de condominios se ha desacelerado con las tasas de interés más altas y las preocupaciones sobre la economía.

Trump invoca la Quinta Enmienda en investigación civil de NY

Donald Trump invocó a la Quinta Enmienda y no quiso responder a preguntas bajo juramento en la larga investigación civil del fiscal general de Nueva York sobre sus negocios, dijo el expresidente en un comunicado el miércoles.

Club de striptease busca una licencia para añadir máquinas tragamonedas

Citando las pérdidas financieras relacionadas con la pandemia de COVID-19, un club de striptease de Las Vegas está buscando una licencia de juego del estado y la aprobación del condado para operar máquinas de póker de bar.

Death Valley: El antes y el después de las inundaciones visto desde el espacio – FOTOS

La entrada al lugar más caliente de la Tierra permanecerá cerrada a los autos durante al menos otra semana después de una tormenta que dejó varadas a mil personas y arrojó tierra, rocas y escombros sobre algunas de las mil millas de carreteras de la cuenca del desierto, normalmente árida.