93°F
weather icon Cloudy

Nevada aceptó tomar menos agua. Esto es lo que significa para ti

Un acuerdo logrado esta semana entre Nevada, Arizona y California le pide a los tres estados reducir significativamente la cantidad de agua que extraen del río Colorado, afectado por la sequía, durante los próximos tres años.

El plan, que aún debe ser aprobado por las autoridades federales, le pide al gobierno federal compensar a las ciudades, distritos de riego y tribus nativas americanas a cambio de reducir el uso de agua en tres millones de acres-pies para finales de 2026.

Según el plan, el Estado de Plata dejaría en el Lago Mead hasta una cuarta parte de su parte normal del río durante los próximos tres años y medio.

¿Cómo afectaría ese compromiso al suministro de agua del sur de Nevada, donde el 90 por ciento del agua procede del Lago Mead?

A pesar de los importantes recortes en la asignación que exigiría el acuerdo, el director general de la Autoridad del Agua del Sur de Nevada, John Entsminger, declaró al Las Vegas Review-Journal que no prevé que el plan tenga un impacto significativo en la vida cotidiana de los habitantes del sur de Nevada.

“Son los esfuerzos constantes y consistentes de nuestra comunidad en los esfuerzos de conservación del agua durante los últimos 20 años los que hacen posible nuestra participación en esto”, dijo Entsminger. “Es un gran acuerdo, pero al mismo tiempo es algo para lo que nuestra comunidad se ha estado preparando durante los últimos 20 años”.

En virtud del acuerdo, Nevada se comprometería a almacenar 75 mil acres-pies de agua en el Lago Mead a finales de este año y otros 75 mil acres-pies en 2024; 70 mil acres-pies en 2025; y 65 mil acres-pies en 2026.

Esas cifras representan una parte considerable de los 300 mil acres-pies del río Colorado que Nevada tiene derecho a reclamar en condiciones normales. Esa asignación se redujo este año a 275 mil acres-pies en virtud de acuerdos anteriores sobre la sequía para reducir el uso de agua a lo largo del río en función de la disminución de los niveles de agua del Lago Mead. Y a pesar de un invierno muy por encima del promedio que se espera que aumente los niveles del Lago Mead este verano, se espera que las condiciones de escasez continúen el año próximo, según las proyecciones federales más recientes.

Nevada ha reducido sustancialmente la cantidad de agua que consume del río en las últimas décadas, gracias en gran parte a programas de conservación como el pago a residentes y empresas para que eliminen su césped de alto consumo y la prohibición de los céspedes de hierba en las nuevas urbanizaciones.

El sur de Nevada también recicla la gran mayoría del agua que consume en el interior de las viviendas, lo que le permite estirar su pequeña cuota del río. Esta reducción del consumo de agua ha permitido a la región almacenar anualmente decenas de miles de acres-pies de agua no utilizada en el Lago Mead en los últimos años.

En 2022, Nevada consumió unos 225 mil acres-pies de agua del río Colorado, dejando el resto de su parte en el Lago Mead. Este año, el estado va camino de usar solo 212 mil acres-pies, según datos de la Oficina de Recuperación.

El nuevo acuerdo exigiría un ahorro aún mayor, pero Entsminger dijo que no espera que obligue al sur de Nevada a acelerar ninguno de sus planes de conservación.

Según Entsminger, el acuerdo tampoco obligaría a la autoridad del agua a invocar el tipo de poderes que actualmente busca en la Legislatura estatal para limitar el uso residencial del agua.

El proyecto de ley 220 de la Asamblea (AB 220) permitiría a la autoridad del agua limitar el uso residencial de agua a tan solo 0.5 acres-pies, o unos 163 mil galones, de agua por hogar y año en situaciones de escasez declaradas por el gobierno federal. Un hogar promedio en Las Vegas usa unos 130 mil galones al año.

“Las estipulaciones de AB 220 solo entrarían en juego en condiciones mucho peores que las actuales o las previstas para los próximos años”, declaró Entsminger.

El acuerdo triestatal obligará a la región a seguir adelante con las medidas ya en marcha, como la eliminación continuada del césped no funcional que exige una ley estatal aprobada en 2021 y otros programas de eficiencia hídrica destinados a ahorrar el consumo de agua en el riego de exteriores, dijo Entsminger.

Bronson Mack, portavoz de la autoridad del agua, dijo que la esperanza es que esos esfuerzos de conservación lleven a la región cerca de ese objetivo de 75 mil acres-pie a finales de este año. De no ser así, la autoridad tiene la flexibilidad de recurrir a los derechos de agua de los ríos Virgin y Muddy en caso necesario, dijo Mack.

LO ÚLTIMO