89°F
weather icon Cloudy

‘Merecemos algo mejor’: residentes exigen que se amplíen las indemnizaciones por exposición a la radiación

El hermano y el abuelo de Sheron Carter murieron de cáncer después de trabajar en el sitio de pruebas Nevada Test Site.

Hace tres años, a esta mujer originaria de Las Vegas de 66 años le diagnosticaron cáncer de mama. Ahora exige a los legisladores que tomen medidas para compensar a su familia y a ella misma por las consecuencias de años de pruebas nucleares.

“Ha destruido familias”, afirmó Carter.

El sábado por la tarde, Carter fue una de las cerca de 30 personas que asistieron a una sesión informativa en West Las Vegas Library centrada en una ley federal de compensación que expirará el próximo año.

La Ley de Indemnización por Exposición a Radiaciones (RECA) se aprobó en 1990 y ofrece indemnizaciones a las personas y sus familias que vivían a favor del viento de pruebas nucleares, a los participantes en los sitios de pruebas y a los trabajadores de la industria del uranio.

De acuerdo con la legislación vigente, White Pine, Eureka, Lander, Lincoln, Nye y las zonas del noreste del Condado Clark se consideran zonas a favor del viento de pruebas nucleares. Quienes contrajeron determinadas enfermedades y vivieron en esas zonas durante un periodo de tiempo concreto pueden solicitar una indemnización. Los afectados pueden recibir 50 mil dólares, los participantes en el sitio 75 mil dólares y los empleados de la industria del uranio 100 mil dólares.

El año pasado se aprobó una prórroga de dos años de la ley, por lo que esta expirará el 10 de junio de 2024.

De las aproximadamente 200 pruebas nucleares realizadas en superficie en Estados Unidos, unas 100 se llevaron a cabo en el sitio de Nevada, a partir de 1951. La instalación está ubicada a 65 millas al noroeste de Las Vegas, con la ciudad gubernamental de Mercury en la entrada principal.

Carter recordaba a su madre lavando el césped con mangueras debido a la radiación y teniendo que permanecer en el interior - a veces todo el día - después de una prueba nuclear.

“Hemos estado aquí, hemos hecho nuestra diligencia como ciudadanos de Las Vegas y merecemos algo mejor”, dijo Carter.

Tres propuestas de ley

La doctora Laura Shaw, investigadora del Programa de Detección y Educación sobre Exposición a la Radiación y del Programa de Detección del Sitio de Pruebas de Nevada, proporcionó actualizaciones con su equipo el sábado y respondió preguntas sobre los proyectos de ley que se presentaron en el Congreso este año.

Se han presentado tres proyectos de ley en 2023 para ampliar o modificar la legislación vigente, pero ninguno se ha presentado ante un comité.

La H.R. 1751 amplía las zonas de viento a favor para incluir todas las partes del Condado Clark y el Condado Mohave en Arizona.

Se presentó en la Cámara de Representantes de Estados Unidos en marzo.

S. 1751 ha sido copatrocinada por 14 senadores, entre ellos la senadora Jacky Rosen. Ampliaría el plazo de la RECA 19 años después de su promulgación. Ampliaría la zona cubierta para incluir Colorado, Idaho, Montana, Nuevo México, Guam, así como todo Nevada, Utah y Arizona. Si se aprueba, el proyecto de ley reduciría de dos a un año el requisito de presencia física para las personas expuestas. La indemnización aumentaría a 150 mil dólares y proporcionaría prestaciones médicas.

El proyecto de ley H.R. 3497 ampliaría de 1971 a 1978 el periodo de elegibilidad para los trabajadores de la industria del uranio, y extendería el programa RECA durante años, incluyendo a los trabajadores que han sufrido la lluvia radiactiva y a los trabajadores en el sitio.

‘La lluvia radiactiva no desaparece’

Shaw dijo que no solo se acabaría la indemnización si la ley expira, sino que también se acabarían los reconocimientos médicos gratuitos ofrecidos por la UNLV y otros programas financiados con subvenciones.

Una idea errónea sobre la lluvia radiactiva, según Shaw, es que solo afecta a las personas inmediatamente después de una prueba.

“La lluvia radiactiva no desaparece. Se propaga: La gente la inhala y aumenta el riesgo de cáncer de pulmón”, explica Shaw. “Están bebiendo la leche de las vacas que se alimentaron de la hierba con precipitación radiactiva. Esa lluvia radiactiva, en un 30 por ciento, sigue aquí”.

Scott Bunn, de 63 años, vive en Reno y asistió al evento del sábado con su esposa, Debra. Bunn trabajó en el sitio de prueba entre 1979 y 1983. En 2018, le diagnosticaron mieloma múltiple y plasmocitoma.

“Creemos que es ciertamente injusto acabar con este programa”, dijo. “En todo caso, debería aumentarse”.

Bunn recibía prestaciones médicas e indemnizaciones a través de la Ley del Programa de Indemnización por Enfermedades Profesionales de los Empleados del Sector de la Energía, también conocida como EEOICPA.

Las leyes actuales permiten a las personas afectadas por la exposición a la radiación o a sus familias recibir dinero tanto de la RECA como del EEOICPA.

Bunn dijo que sería injusto que RECA expirara en un año porque hay participantes en el sitio que aún no han desarrollado cáncer u otras enfermedades como resultado de la exposición a la radiación.

“Hay que actualizarla porque cuando empezó, 50 mil dólares era mucho dinero y te daba para mucho, pero ahora ya no”, dijo Bunn.

Si deseas asistencia gratuita para presentar reclamaciones de indemnización o programar un reconocimiento médico, llama al 702-992-6887 o envía un correo electrónico a nevadaresep@medicine.unlv.edu.

LO ÚLTIMO