94°F
weather icon Clear

Sequía impulsa duras conversaciones sobre recortes de agua

Nevada y dos de sus estados vecinos del suroeste siguen trabajando en la búsqueda de formas de reducir drásticamente el uso del agua del río Colorado a medida que se acerca el plazo establecido por el gobierno federal para hacer frente al empeoramiento de las condiciones del río.

John Entsminger, director general de la Autoridad del Agua del Sur de Nevada, dijo que su organización sigue en la mesa con los otros estados de la llamada cuenca baja, California y Arizona, mientras trabajan para responder a un llamado de la Oficina de Reclamación de Estados Unidos para proponer recortes sin precedentes en el uso del agua a lo largo del río con el fin de proteger la infraestructura crítica de suministro de energía y agua en los lagos Mead y Powell.

La comisionada de la Oficina de Reclamación, Camille Touton, dio de plazo a los estados hasta mediados de agosto para que presentaran planes de reducción del uso en 2023 de entre dos y cuatro millones de acres-pies de agua, lo que equivale a un tercio del reciente caudal anual del Colorado. Touton advirtió en una audiencia del Senado en junio que si los estados no presentan planes, la agencia tiene autoridad para “actuar unilateralmente para proteger el sistema, y protegeremos el sistema”.

Los estados de la cuenca alta -Wyoming, Colorado, Utah y Nuevo México- presentaron conjuntamente un plan a la agencia en una carta fechada el 18 de julio. Pero cuando faltan poco más de dos semanas para que se cumpla el plazo de la agencia (el 15 de agosto), los estados de la cuenca baja aún no han presentado ninguna propuesta públicamente.

“Seguimos confiando en una solución multiestatal”, dijo Entsminger en una entrevista la semana pasada. Pero el jefe de aguas del sur de Nevada dijo que la autoridad está preparada para presentar una propuesta por su cuenta, si es necesario.

No recortes en Nevada

Entsminger dijo que no cree que el sur de Nevada tenga que usar más agua incluso ante el llamado de la reclamación, señalando que la región consume alrededor de un 20 por ciento menos de su asignación legal de 300 mil acres-pies de agua del río que suministra aproximadamente el 90 por ciento del agua del sur de Nevada. Cualquier recorte debería proceder de los derechos legales de los estados, no de sus usos actuales, dijo.

La propuesta de la cuenca alta, detallada en una carta de la Comisión del Alto Río Colorado a la Oficina de Reclamación fechada el 18 de julio, establece un plan de cinco puntos sobre cómo los estados de la cuenca alta observarán la reducción del uso del río.

Pero la propuesta no contiene reducciones obligatorias del uso para la cuenca alta, lo que refleja aún más las divisiones políticas a lo largo del río entre los estados de la cuenca baja de Nevada, Arizona y California, donde se consume la mayor parte del agua del Colorado, y los cuatro estados de la cuenca alta que históricamente se han mantenido por debajo de sus asignaciones legales.

Aunque reconoció la falta de reducciones obligatorias, Entsminger dijo que la propuesta de la cuenca alta proporciona “un marco sólido”.

“De verdad está enumerando las herramientas de que dispone la cuenca alta para gestionar sus demandas ante este proceso divergente”, dijo Entsminger. “Dado que la cuenca baja aún no ha puesto nada sustancial sobre la mesa, no los culpo por no negociar públicamente contra ellos mismos”.

Los estados de la cuenca alta dijeron en la carta que reconocen que preservar los niveles en los dos principales embalses de almacenamiento requerirá la colaboración entre los siete estados de la cuenca, pero que las herramientas de que disponen los gestores del agua en la cuenca alta son “limitadas”. El plan incluye el compromiso de llevar a cabo programas que actualmente están en estudio, como pagar a los ganaderos y agricultores para que usen menos agua.

Argumentaron que, dado que el agotamiento en la cuenca baja y en México es más del doble que en la cuenca alta, los recortes deberían centrarse aguas abajo del Lago Powell.

La cuenca alta frente a la baja

John Fleck, investigador sobre el agua en el Centro Utton de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nuevo México, dijo que si no se exigen recortes en la propuesta de los estados, no está claro si la cuenca alta está dispuesta a contribuir de verdad a solucionar el problema que afecta a los estados de toda la cuenca.

Los estados de la cuenca alta tienen razón en que usan mucha menos agua que sus homólogos del suroeste, dijo Fleck, y simplemente observando las matemáticas de la cuenca se ve que el grueso de los recortes que se avecinan va a recaer en Arizona y California, porque es allí donde se usa la mayor parte del agua.

Pero dijo que, en aras de la equidad y la justicia, todos los estados deben reconocer que los recortes y el empeoramiento de las condiciones a lo largo del río en medio de la sequía de dos décadas es un problema compartido por toda la cuenca.

“Tal y como el cambio climático está reduciendo el tamaño del río, todo el mundo tiene que usar menos agua, y punto”, dijo Fleck.

Está por determinar si los estados pueden llegar a un acuerdo sobre recortes que satisfagan a todas las partes. Pero Fleck dijo que eso no importará realmente, ya que los recortes se producirán de un modo u otro “y solo es cuestión de lo elegante o feo que sea el proceso de llegar a un acuerdo”.

La propuesta de los científicos del agua

Mientras los siete estados de la cuenca han estado elaborando planes de recortes, un grupo de investigadores del agua publicó la semana pasada un nuevo estudio en el que se detalla cómo creen que los estados deberían compartir la carga y estabilizar los niveles de agua de los lagos Mead y Powell.

El análisis, detallado en un reportaje de Science publicado el 21 de julio, sugiere que el programa actual de recortes escalonados no es lo bastante agresivo para hacer frente a las condiciones de deterioro del sobrecargado río, y que mantener el status quo llevaría a un descenso de los niveles de agua en los dos embalses hasta un punto que amenazaría la capacidad de sus respectivas presas para generar energía hidroeléctrica y enviar agua río abajo.

Su planteamiento gira en torno a usar la cantidad combinada de agua almacenada en ambos embalses para desencadenar recortes en el uso del agua en la cuenca baja, en lugar del sistema actual que depende únicamente del nivel del lago Mead.

Es un enfoque que, según Entsminger, está en fila con lo que la autoridad del agua desearía ver en el futuro en cuanto a la gestión del contenido total del sistema fluvial.

“Sabemos que tenemos que reducir los usos existentes en toda la cuenca para conseguir el equilibrio del río. Así que cualquier nuevo uso en cualquier parte de la cuenca debe compensarse con una reducción proporcional”, dijo Entsminger.

El análisis presenta un plan mucho más agresivo que llama a fuertes recortes para los estados de la cuenca baja, que están en apuros de agua. Mientras tanto, los estados menos desarrollados de la cuenca alta limitarían sus usos del río a niveles cercanos a los actuales, lo que les obligaría a limitar los planes de nuevos desarrollos y desvíos de agua.

Según el plan, los estados de la cuenca alta tendrían que limitar el nuevo uso del agua a 4.5 millones de acres-pies al año, lo que es superior al promedio anual de 3.7 millones de acres-pies que usó la cuenca entre 2000 y 2020. Para equilibrar las cosas, los estados de la cuenca baja tendrían que reducir su uso en tres millones de acres-pies.

Si la cuenca alta limita su uso a solo cuatro millones de acres-pies, los recortes necesarios en la cuenca baja serían de aproximadamente dos millones de acres-pies.

“Nuestros resultados muestran que, aunque las políticas actuales son inadecuadas para estabilizar el río Colorado si continúa la Sequía del Milenio, varias estrategias de uso consuntivo pueden estabilizar el sistema”, escribieron los autores. “Sin embargo, estas medidas deben aplicarse rápidamente. Aunque estas concesiones por parte de ambas cuencas puedan parecer impensables en la actualidad, serán necesarias si persisten las condiciones recientes”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Nevada sigue teniendo problemas con las solicitudes de desempleo

Mientras el precio de la gasolina, los alimentos y otros bienes siguen siendo altos en todo el país, el temor a una inminente recesión sigue siendo una preocupación para las empresas y las familias por igual.

Senadora Cortez Masto atendió a inauguración de restaurante latino

“Mi esposa Norma y yo siempre nos hemos apoyado mutuamente para mantener a nuestra familia y construir juntos nuestro ‘sueño americano’. El apoyo de la senadora Cortez Masto ha sido fundamental para el éxito de nuestro primer negocio, Blueberry Jewelers, y gracias a ella estamos orgullosos de haber abierto este nuevo restaurante, para que nuestra comunidad lo disfrute”, dijo Gustavo Aguilar, luego del corte de listón inaugural, realizado el viernes 29 de julio de 2022, en el sureste de Las Vegas.

Podría haber cambios en el Cashman Center

El miércoles 3 de agosto, las autoridades municipales de Las Vegas analizaron distintos temas de interés durante la sesión del Concejo, dos de los más relevantes fueron las posibles mejoras al complejo del Cashman Center y la intención de imponer un toque de queda para menores de edad en el centro de la ciudad.