102°F
weather icon Clear

Policías de Las Vegas no enfrentarán cargos por muerte de Jorge Gómez

El fiscal del Condado Clark no presentará cargos penales contra los cuatro agentes del Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD) que dispararon y mataron al manifestante armado Jorge Gómez el año pasado durante una manifestación de Black Lives Matter en el centro de Las Vegas.

En un análisis legal de 79 páginas publicado el jueves por la mañana anunciando su decisión, el fiscal de distrito Steve Wolfson escribió: “Como no hay base fáctica o legal sobre la que acusar, a menos que salgan a la luz nuevas circunstancias que contradigan la base fáctica sobre la que se toma esta decisión, no se presentarán cargos contra los agentes que dispararon”.

El publicitado tiroteo se produjo la noche del 1º de junio, la tercera noche consecutiva de grandes manifestaciones en Las Vegas provocadas por el asesinato en mayo de 2020 de George Floyd, un hombre afroamericano desarmado, mientras estaba bajo custodia policial en Minneapolis.

Los agentes Ryan Fryman, Dan Emerton, Andrew Locher y Vernon Ferguson afirmaron que Gómez, de 25 años, había levantado una de sus armas contra un grupo de agentes situados en el exterior del juzgado federal de Las Vegas Boulevard, lo que les llevó a disparar un total de 19 disparos en menos de tres segundos. Poco antes de que Gómez recibiera los disparos, se difundió en los canales de radio de LVMPD que un agente de policía de Las Vegas había recibido un disparo en la cabeza en otra manifestación de Black Lives Matter al exterior del Circus Circus.

La madre de Gómez, Jeanne Llera, había predicho la decisión de Wolfson el mes pasado mientras llegaba a las afueras de la cámara de la Comisión del Condado Clark para una revisión pública de las pruebas en la muerte de su hijo, formalmente conocida como una revisión de investigación de los hechos.

“Lo apropiado”

Si Wolfson hubiera llevado a cabo una causa penal por la muerte de Gómez, habría sido la tercera vez en la historia de LVMPD que se presentaban cargos en relación con una muerte bajo custodia o un disparo policial mortal. LVMPD se creó en 1973.

En una entrevista concedida la semana pasada al Las Vegas Review-Journal, el alguacil del Condado Clark, Joe Lombardo, defendió a los cuatro agentes, ninguno de los cuales llevaba cámaras corporales.

“Hicieron lo apropiado”, aseveró.

Durante casi 10 meses después del tiroteo, la policía metropolitana mantuvo que Gómez había levantado una de sus armas contra los agentes fuera del juzgado. Esa noche, el manifestante llevaba una pistola Glock 19 enfundada en la cadera y una pistola Glock 23 colgada del hombro. Más tarde se encontró en su mochila una tercera arma, que, según la policía, había sido convertida en un rifle de cañón corto. También llevaba lo que se ha descrito como un chaleco de balística.

Durante la revisión de los hechos del mes pasado, el detective de LVMPD Jason Leavitt reveló que las imágenes de video captadas por las cámaras de vigilancia y los testigos no apoyaban la narración de los agentes. Leavitt dirigió la investigación sobre el uso mortal de la fuerza y se sometió a unas cuatro horas de interrogatorio informal durante la revisión.

Su gran revelación, que provocó los aplausos del público, fue provocada por el abogado Josh Tomsheck, que había sido nombrado defensor del pueblo para representar los intereses de la familia Gómez y del público.

“Cuando vio las pruebas de vídeo de este caso, ¿vio al señor Gómez enarbolar un arma?” preguntó Tomsheck al detective.

“No lo vi”, dijo Leavitt.

Tomsheck continuó: “¿Está de acuerdo conmigo en que, por las pruebas, no hay una representación clara de él levantando el arma?”.

“Estoy de acuerdo con eso”, respondió Leavitt.

El tiroteo

La muerte de Gómez se llevó a cabo fuera del Palacio de Justicia Lloyd George en cuestión de minutos, en una serie de acontecimientos rápidos.

Sus padres han dicho que estaba tratando de llegar a su camioneta roja, estacionada a una cuadra del tribunal, cuando se encontró con el oficial de LVMPD John Squeo, que estaba entre el grupo de oficiales estacionados en las escaleras del tribunal.

Según el testimonio de Leavitt el mes pasado, Squeo, que dimitió de LVMPD en marzo tras un caso de conducta desordenada no relacionado, indicó a Gómez que se mantuviera alejado de un conjunto de barreras colocadas alrededor de las escaleras del tribunal.

“¿Qué barreras?” parece que respondió Gómez.

Entonces, Squeo disparó balas de goma no letales contra Gómez, más o menos al mismo tiempo que los agentes Fryman, Emerton, Vernon y Locher pasaban por el juzgado.

Según Leavitt, el agente investigador, si Gómez hubiera sobrevivido al tiroteo, se habría enfrentado a cargos por llevar un arma oculta sin permiso y por posesión ilegal de un rifle de cañón corto. Esos cargos, según Leavitt, se derivan del arma oculta en su mochila.

Además, según Leavitt, Gómez se habría enfrentado a cuatro cargos de agresión con arma mortal a una persona protegida, debido a las afirmaciones de los cuatro agentes que le dispararon de que había apuntado con un arma a la policía.

Hasta el jueves estaba en curso una demanda contra LVMPD, los cuatro agentes que efectuaron los disparos mortales y Squeo.

Este es un reportaje en desarrollo.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO