104°F
weather icon Cloudy

Nuevo plan de Biden podía darle ciudadanía a inmigrantes

Actualizado June 20, 2024 - 12:15 pm

WASHINGTON — El presidente Joe Biden está tomando una medida expansiva de año electoral para ofrecer alivio a potencialmente cientos de miles de inmigrantes sin estatus legal en Estados Unidos, con el objetivo de equilibrar su propia represión agresiva en la frontera sur a principios de este mes que enfureció a los activistas y muchos legisladores demócratas.

La Casa Blanca anunció el martes 18 de junio que, en los próximos meses, el gobierno de Biden permitirá a determinados cónyuges de ciudadanos estadounidenses sin estatus legal solicitar la residencia permanente y, en última instancia, la ciudadanía. La medida podría afectar a más de medio millón de inmigrantes, según altos funcionarios de la administración.

Para ello, el inmigrante debe llevar 10 años viviendo en Estados Unidos y estar casado con un ciudadano estadounidense. Si se aprueba la solicitud, el inmigrante dispondrá de tres años para solicitar la tarjeta verde y recibir un permiso de trabajo temporal, protegido mientras tanto contra la deportación.

Alrededor de 50 mil hijos de no ciudadanos con padres casados con ciudadanos de Estados Unidos también podrían acogerse al proceso, según altos funcionarios de la administración que informaron a los reporteros bajo condición de anonimato. No hay ningún requisito sobre el tiempo que la pareja debe haber estado casada, pero nadie será elegible después del lunes 24 de junio. Eso significa que los inmigrantes que alcancen esa marca de 10 años después del 24 de junio no podrán acogerse al programa, según los funcionarios.

Funcionarios sénior de la administración dijeron que prevén que el proceso se abrirá para las solicitudes a finales del verano. Aún no se han determinado la tarifa de solicitud.

Biden habló de sus planes en un evento el martes 18 de junio en la Casa Blanca, en el que también se conmemorará el aniversario número 12 del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), una popular directiva de la era Obama que ofrecía protección contra la deportación y permisos de trabajo temporales a los jóvenes inmigrantes que carecían de estatus legal.

Los demócratas, incluso después de los esfuerzos del presidente para restringir el asilo a principios de este mes, esperan contrastar fuertemente a Biden con el presunto candidato presidencial del Partido Republicano, Donald Trump, y su promesa de campaña de deportar a millones de personas si es reelegido. Trump se ha apoyado en sus políticas de línea dura mientras Biden ha enfrentado la desaprobación de su manejo de la inmigración a lo largo de su presidencia, y el martes , la campaña de Trump acusó al actual presidente de crear “otra invitación para la inmigración ilegal”.

“A Biden solo le importa una cosa -el poder- y por eso está dando amnistía masiva y ciudadanía a cientos de miles de ilegales que sabe que en última instancia votarán por él y por el Partido Demócrata de Fronteras Abiertas”, dijo la portavoz de la campaña de Trump, Karoline Leavitt.

El senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur, ha abogado en el pasado por una vía a la ciudadanía para los que no tienen estatus legal en Estados Unidos, pero el martes llamó a la política de Biden un “desastre”.

“Solo creo que está empeorando todos los problemas”, dijo Graham.

Pero los aliados de Biden creen que el enfoque que está adoptando con su doble acción sobre inmigración este mes resonará entre los votantes.

“El único partido que se está tomando en serio la seguridad fronteriza son los demócratas. El único partido que está siendo reflexivo y compasivo sobre qué hacer con las personas que viven en la sombra son los demócratas”, dijo el senador Chris Murphy, un demócrata de Connecticut que ayudó a redactar un proyecto de ley bipartidista sobre la frontera a principios de este año. “El Partido Republicano ha decidido dar un paseo sobre la seguridad fronteriza”.

Debido a que la amenaza de una segunda administración Trump se cierne sobre la nueva política de Biden, las acciones del martes pondrán en marcha un sprint de meses por parte de las organizaciones latinas para conseguir que el mayor número posible de personas solicite el programa. Trump podría disolver el programa si es reelegido, pero los inmigrantes a los que se conceda el estatus de libertad condicional seguirían estando protegidos.

Entre los activistas, Gustavo Torres, director ejecutivo de CASA, dijo que el anuncio de Biden animaría a las comunidades latinas para salir a apoyarlo.

“Esto es lo que nuestras comunidades necesitaban para apoyar al presidente Biden en su reelección”, dijo.

El presidente demócrata también anunciará nuevas regulaciones que permitirán a ciertos beneficiarios de DACA y otros inmigrantes jóvenes calificar más fácilmente para visas de trabajo establecidas desde hace tiempo. Eso permitiría a los inmigrantes que cumplan los requisitos tener una protección más sólida que los permisos de trabajo ofrecidos por DACA, que actualmente se enfrenta a desafíos legales y ya no está aceptando nuevas solicitudes.

El poder que Biden está invocando con su anuncio del martes para los cónyuges no es una novedad. La política ampliaría la autoridad usada por los presidentes George W. Bush y Barack Obama para permitir la “libertad condicional en el lugar” para los miembros de la familia de los militares, dijo Andrea Flores, una exasesora política en las administraciones de Obama y Biden que ahora es vicepresidenta de FWD.us, una organización activista de inmigración.

El proceso de parole in place permite a los inmigrantes que reúnan los requisitos necesarios acceder a la residencia permanente en Estados Unidos sin salir del país, lo que elimina un obstáculo habitual para quienes carecen de estatus legal, pero están casados con estadounidenses. Flores lo llamó “la mayor victoria para el movimiento de derechos de los inmigrantes desde el anuncio de DACA hace 12 años”.

El anuncio del martes se produjo dos semanas después de que Biden diera a conocer una amplia ofensiva en la frontera entre Estados Unidos y México que detuvo efectivamente las solicitudes de asilo para los que llegan entre los puertos de entrada designados oficialmente. Los grupos de defensa de los derechos de los inmigrantes han demandado al gobierno de Biden por esta directiva, que, según un funcionario sénior de la administración, se tradujo el lunes 19 de junio en un menor número de encuentros fronterizos.

Los mismos progresistas que se enfurecieron con la orden de asilo de Biden elogiaron al presidente el martes. La representante demócrata Pramila Jayapal, que lidera el Caucus Progresista del Congreso, elogió a Biden y dijo que las medidas ayudarán a mantener unidas a las familias estadounidenses.

“Muchos estadounidenses estarían impactados al escuchar que cuando un ciudadano de Estados Unidos se casa con una persona indocumentada, su cónyuge no es automáticamente elegible para la ciudadanía”, dijo. “Imagínense amar a alguien, casarse con esa persona y después seguir temiendo que te separen de ella”.

LO ÚLTIMO
Tribunal Supremo: los expresidentes gozan de amplia inmunidad

En una sentencia histórica de 6-3, los magistrados devolvieron el caso de Donald Trump al tribunal de primera instancia para reglamentar lo que queda del encausamiento del abogado especial Jack Smith contra Trump.