104°F
weather icon Cloudy

México despierta con alegría y división ante la primera mujer presidenta, Claudia Sheinbaum

Actualizado June 4, 2024 - 11:15 am

CIUDAD DE MÉXICO (AP) - La recién electa presidenta de México extendió el lunes los brazos a más de un tercio de los mexicanos que no votaron por ella, pero la primera mujer en ganar el cargo se enfrenta a un duro camino hacia la reconciliación de un país profundamente dividido por el presidente saliente Andrés Manuel López Obrador.

Claudia Sheinbaum prometió continuar el rumbo político marcado por su predecesor populista a pesar del descontento generalizado por la persistente violencia de los cárteles y los decepcionantes resultados económicos.

“Aunque la mayoría de la gente respaldó nuestro proyecto, nuestro deber siempre será velar por todos y cada uno de los mexicanos, sin distinciones”, dijo la presidenta electa en su discurso de victoria después de que los primeros conteos de votos, largamente postergados, le dieran un aplastante margen de victoria, superior incluso al que obtuvo López Obrador en 2018.

Con cerca del 78% por ciento de los votos escrutados, Sheinbaum tenía alrededor del 59% por ciento de los votos, casi el doble que su competidora más cercana, Xóchitl Gálvez, que obtuvo alrededor del 28% por ciento.

“Aunque hay muchos mexicanos que no están totalmente de acuerdo con nuestro proyecto, debemos caminar en paz y armonía”, dijo Sheinbaum.

Pero pasarán cuatro meses hasta que Sheinbaum pueda tomar posesión de su cargo, y López Obrador parecía decidido el lunes a sacar adelante sus muy divisivos cambios constitucionales -muchos de los cuales los opositores temen que debiliten fatalmente la democracia de México- antes de que deje el cargo el 30 de septiembre.

El partido Morena de López Obrador, que él fundó y en el que sigue siendo mucho más popular personalmente que Sheinbaum, parecía estar en camino de ganar la mayoría de dos tercios necesaria para cambiar la Constitución. López Obrador ya ha presentado 20 cambios constitucionales, entre ellos la eliminación de las agencias reguladoras y de supervisión independientes.

Eso preocupa a algunos en México.

“El clima de polarización política ha empeorado durante la actual administración”, escribió el director de Moody’s Analytics, Alfredo Coutiño, en un reporte el lunes. “El país está significativamente dividido y requerirá del liderazgo político de la nueva presidenta para restaurar la unidad nacional”.

Por el momento, López Obrador dio una nota más celebratoria que vengativa, aunque a lo largo de la mayor parte de su sexenio ha amontonado mucho más desprecio contra periodistas y opositores que contra los cárteles de la droga del país, a los que no se ha enfrentado.

“Es algo realmente histórico”, dijo López Obrador sobre la elección de la primera mujer a la presidencia de México. “Estamos viviendo tiempos excepcionales, extraordinarios, gloriosos”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, emitió un comunicado en el que felicitó a Sheinbaum por su “histórica” elección y dijo: “Espero trabajar estrechamente con la presidenta electa Sheinbaum en el espíritu de colaboración y amistad que refleja los lazos duraderos entre nuestros dos países”.

López Obrador también repitió su promesa de permitir que Sheinbaum gobierne, sin tratar de reglamentar desde detrás de las escenas después de que deje el cargo.

“Que se escuche fuerte y claro, después de que termine mi mandato, me retiraré y nunca más participaré en ningún evento público o político”, dijo.

También sugirió que podría darle a Sheinbaum cierto margen para cambiar sus propuestas de reformas constitucionales, aunque sin prometer nada.

“Tenemos que llegar a un acuerdo con Claudia sobre estos proyectos”, dijo. “No quiero imponer nada”.

Después, enumeró los nombres históricos de las épocas, desde el siglo XVI hasta la década de 1930, en las que los líderes mexicanos intentaron reglamentar desde detrás, diciendo que no quería eso.

“No aspiro a ser un ‘líder moral’, un ‘jefe máximo’, un ‘caudillo’, ni mucho menos un ‘cacique’”, dijo, usando un término prehispánico para referirse a un líder autocrático de toda la vida.

Sheinbaum, climatóloga y exalcaldesa de Ciudad de México, se ha comprometido a continuar las políticas de López Obrador, y en su discurso de victoria del lunes dio pocas señales de cómo dejará su propia huella en la presidencia. Su carácter astuto contrasta con el populismo folclórico de López Obrador y supone una ruptura con la cultura política mexicana, dominada por los hombres.

Sheinbaum dijo el domingo por la noche que sus dos competidores la llamaron y le concedieron la victoria en unas elecciones que garantizaban que México haría historia. Las dos candidatas principales eran mujeres, y Sheinbaum es también la primera persona de origen judío que dirige este país abrumadoramente católico.

Sara Ríos, de 76 años, profesora jubilada de literatura en la Universidad Nacional Autónoma de México, expresó su confianza en que Sheinbaum reconciliará al país.

“La única manera de avanzar es trabajando juntos”, dijo Ríos. “Ella va a trabajar para traer la paz al país, y va a lograr avanzar, pero es un proceso lento”.

El lunes, sin embargo, López Obrador, mostró poco apetito por la reconciliación con uno de sus blancos favoritos de críticas -la clase media- diciendo que en un centro electoral el domingo en un vecindario de ingresos medios había escuchado “comentarios muy clasistas, muy enojados, esperemos que se les pase… poco a poco”.

Las elecciones fueron vistas ampliamente como un referendo sobre López Obrador, que ha ampliado los programas sociales, pero ha fracasado en gran medida en reducir la violencia de los cárteles en México. Es poco probable que Sheinbaum, de 61 años, goce del tipo de devoción incuestionable que tiene López Obrador.

En la plaza principal de la Ciudad de México, el Zócalo, el liderazgo de Sheinbaum no atrajo a las multitudes enfervorizadas y jubilosas que saludaron la victoria de López Obrador en 2018.

Fernando Fernández, un chef de 28 años, se unió a la reunión relativamente pequeña con la esperanza de una victoria de Sheinbaum, pero reconoció que había problemas.

“Uno vota por Claudia por convicción, por AMLO”, dijo Fernández, refiriéndose a López Obrador por sus iniciales, como la mayoría de los mexicanos.

Pero su mayor esperanza es que Sheinbaum pueda “mejorar lo que AMLO no pudo hacer, el precio de la gasolina, la delincuencia y el narcotráfico, que no combatió a pesar de que tenía el poder”.

Sheinbaum destacó la larga lucha que le costó a una mujer llegar a la Presidencia.

“No llego sola”, dijo. “Llegamos todas, con nuestras heroínas que nos dieron patria, con nuestras madres, nuestras hijas y nuestras nietas”.

LO ÚLTIMO
Tribunal Supremo: los expresidentes gozan de amplia inmunidad

En una sentencia histórica de 6-3, los magistrados devolvieron el caso de Donald Trump al tribunal de primera instancia para reglamentar lo que queda del encausamiento del abogado especial Jack Smith contra Trump.

Empleadores de Estados Unidos crearon 272 mil puestos de trabajo en mayo

La tasa de desempleo subió del 3.9 por ciento al 4 por ciento, aún bajo, poniendo fin a una racha de 27 meses de desempleo por debajo del 4 por ciento, según informó el viernes el Departamento de Trabajo.