102°F
weather icon Clear

Biden prepara orden para cerrar el asilo político si el promedio diario de inmigrantes llega a 250 mil

WASHINGTON – La Casa Blanca les está diciendo a los legisladores que el presidente Joe Biden se está preparando para aprobar una orden ejecutiva que cerraría las solicitudes de asilo en la frontera entre Estados Unidos y México una vez que el número promedio de encuentros diarios llegue a 2,500 en los puertos de entrada. Con la frontera reabriendo una vez que ese número disminuya a 1,500, según varias personas familiarizadas con las discusiones.

El impacto de la cifra de 2,500 significa que la orden ejecutiva podría entrar en vigor de inmediato, porque las cifras diarias son más altas ahora.

Se espera que el presidente demócrata dé a conocer las acciones (su medida unilateral más agresiva hasta el momento para controlar las cifras en la frontera) en la Casa Blanca el martes en un evento al que han sido invitados alcaldes fronterizos.

Cinco personas familiarizadas con las discusiones del lunes confirmaron la cifra de 2,500, mientras que dos de las personas confirmaron la cifra de 1,500. Las cifras son promedios diarios durante el transcurso de una semana. Todas las personas insistieron en el anonimato para discutir una orden ejecutiva que aún no es pública.

Si bien se espera que continúen otras actividades fronterizas, como el comercio, el umbral de 1,500 personas en el que se reabriría la frontera para los solicitantes de asilo podría ser difícil de alcanzar. La última vez que el promedio diario bajó a 1,500 encuentros fue en julio de 2020, en el punto más alto de la pandemia de COVID-19.

Altos funcionarios de la Casa Blanca, incluido el jefe de gabinete Jeff Zients y el director de asuntos legislativos Shuwanza Goff, han estado informando a los legisladores en el Capitolio sobre los detalles de la orden planeada antes de su implementación formal el martes. Pero quedan varias preguntas sobre cómo funcionaría la orden ejecutiva, particularmente cuánta cooperación necesitaría Estados Unidos de parte de los funcionarios mexicanos para llevarla a cabo.

Larga deliberación

El presidente ha estado deliberando durante meses sobre cómo actuar por su cuenta después de que la legislación bipartidista para reprimir el asilo en la frontera colapsara porque los republicanos desertaron en masa del acuerdo a instancias de Donald Trump, el expresidente y presunto candidato presidencial republicano. Biden siguió considerando una acción ejecutiva a pesar de que el número de cruces ilegales en la frontera sur ha disminuido durante meses, en parte debido a un esfuerzo intensificado por parte de México.

Los funcionarios de la administración Biden habían esperado hasta después de las elecciones presidenciales de México, celebradas el domingo, para avanzar en las acciones fronterizas del presidente de Estados Unidos. México eligió a Claudia Sheinbaum, la primera mujer líder del país, y Biden dijo en un comunicado el lunes que estaba comprometido a “promover los valores e intereses de ambas naciones en beneficio de nuestros pueblos”. Los dos hablaron por teléfono el lunes, aunque la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, se negó a decir si hablaron sobre la orden pendiente.

“Seguimos analizando todas las opciones sobre la mesa”, dijo Jean-Pierre a los periodistas que viajaban con Biden en el Air Force One el lunes por la noche.

La orden ejecutiva permitirá a Biden declarar que ha traspasado los límites de su propio poder después de que los legisladores, específicamente los republicanos del Congreso, eliminaron lo que habrían sido las restricciones fronterizas y de asilo más estrictas en algún tiempo. La orden de Biden tiene como objetivo tratar de evitar cualquier posible aumento en los encuentros fronterizos que podría ocurrir a finales de este año, más cerca de las elecciones de noviembre.

Para la orden ejecutiva de Biden, la Casa Blanca está adoptando algunas políticas directamente del acuerdo fronterizo bipartidista del Senado, incluida la idea de limitar las solicitudes de asilo una vez que los encuentros alcancen un cierto número. La administración quiere alentar a los migrantes a buscar asilo en los puertos de entrada utilizando la aplicación CBP One de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, que programa alrededor de 1,450 citas por día.

Se espera impugnación judicial

Los abogados de la administración han estado planeando aprovechar los poderes ejecutivos descritos en la Sección 212(f) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, que otorga al presidente amplia autoridad para bloquear la entrada de ciertos inmigrantes a Estados Unidos si se considera “perjudicial” para el interés nacional. Es el mismo fundamento legal utilizado por Trump para tomar algunas de sus medidas más duras en materia de migración como presidente.

Esto hace que los grupos de defensa ya se estén preparando para impugnar la orden de inmigración de Biden en los tribunales.

“Tendremos que revisar la (orden ejecutiva) antes de tomar decisiones finales en el litigio”, dijo Lee Gelernt, abogado de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles que dirigió varias de las impugnaciones más destacadas a las políticas fronterizas de Trump. “Pero una política que efectivamente cierre el asilo plantearía claros problemas legales, tal como lo hizo cuando la administración Trump intentó poner fin al asilo”.

La Casa Blanca seguramente también encontrará resistencia vocal por parte de muchos legisladores demócratas. El senador de California Alex Padilla, un crítico abierto del proyecto de ley fronterizo anterior del Senado, dijo que la orden ejecutiva pendiente “simplemente no es la solución que necesitamos y es muy incompleta como estrategia”.

Padilla, quien también fue informado por la Casa Blanca sobre la propuesta, quiere un enfoque que funcione con países de toda América Latina para abordar la pobreza y el malestar que impulsan la migración a Estados Unidos. En las últimas semanas, Padilla también ha presionado a la Casa Blanca para que se adopten medidas ejecutivas que beneficien a los inmigrantes y dijo que el mensaje que ha escuchado a cambio es: “Estamos trabajando en ello”.

Biden dará a conocer su orden ejecutiva flanqueado por varios alcaldes fronterizos a quienes la Casa Blanca invitó para el anuncio. Los alcaldes de Texas, John Cowen, de Brownsville, y Ramiro Garza, de Edinburg, confirmaron sus invitaciones, y la oficina del alcalde de San Diego, Todd Gloria, también dijo que la Casa Blanca invitó al alcalde, pero que no pudo asistir debido a dificultades de programación.

El legislador se arrepiente

El representante Henry Cuellar, un demócrata de Texas que dijo que fue informado sobre el plan, dijo que desearía que la Casa Blanca hubiera tomado una acción ejecutiva hace mucho tiempo y dijo que la cooperación de México seguiría siendo fundamental mientras la administración implementa la orden.

“Si piensas en la logística, ¿adónde más pueden ir?” Dijo Cuéllar. “Si no los van a dejar entrar, ¿adónde van? ¿Los devuelven (a México) o intentan deportar a tantos como pueden? Agregamos mucho más dinero a ICE para que puedan deportarlos, pero lo más fácil, por supuesto, es enviarlos de regreso a México. Tienes que contar con la ayuda de México para que esto funcione”.

Jennifer Babaie, abogada del Centro de Defensa de Inmigrantes Las Américas en El Paso, Texas, dijo que se alarmaría si Biden emitiera órdenes formales de deportación sin la oportunidad de solicitar asilo. A sus defensores les preocupa que pueda intentar eso según la disposición 212(f).

La autoridad de expulsión de la era de la pandemia conocida como Título 42 tenía “un lado positivo” para los inmigrantes porque podían volver a intentarlo sin temer consecuencias legales, dijo Babaie. Pero una orden formal de deportación los expondría a un proceso por delitos graves si lo intentaran nuevamente e impondría prohibiciones para ingresar legalmente al país en el futuro.

“Esto es incluso más extremo que (el Título 42), y al mismo tiempo pone a las personas en peligro”, dijo Babaie.

Los periodistas de Associated Press Elliot Spagat en San Diego y Fatima Hussein en el Air Force One contribuyeron a este informe.

LO ÚLTIMO
Tribunal Supremo: los expresidentes gozan de amplia inmunidad

En una sentencia histórica de 6-3, los magistrados devolvieron el caso de Donald Trump al tribunal de primera instancia para reglamentar lo que queda del encausamiento del abogado especial Jack Smith contra Trump.