85°F
weather icon Partly Cloudy

Su aire acondicionado se dañó con el calor de LV y una empresa acudió al rescate

Kit Herron estaba sentada descalza en la sala de su casa mientras el maquillaje le corría por la cara. Era 5 de julio y la casa de Herron llevaba nueve días sin aire acondicionado.

A esta mujer de 77 años se le escapaban las lágrimas cuando contaba que rezaba a Dios para que solucionara sus problemas de enfriamiento.

Christopher Burton, médico del Aliante Quick Care del University Medical Center, dijo que uno puede sufrir un golpe de calor si su casa carece de la ventilación de aire adecuada. Los ancianos son muy susceptibles al golpe de calor porque se deshidratan con facilidad, añadió Burton.

“A medida que envejecemos, tenemos una piel mucho más fina que no retiene el agua”, dijo.

Hacer lo correcto

El 5 de julio, una empresa local de aire acondicionado instaló en casa de Burton un nuevo aparato central de aire acondicionado por valor de casi ocho mil dólares.

Spencer Wilhelm, gerente general de Legacy Air, dijo que la empresa participa en un programa con un distribuidor llamado Do What’s Right. A través del programa, Legacy Air puede instalar hasta cinco unidades gratuitas al año a clientes que lo necesiten urgentemente.

Como Herron era mayor y no podía permitirse sustituir su unidad averiada, “encajaba perfectamente” en el programa, dijo Wilhelm.

Curtis Coker, un gerente de servicio de Legacy Air que ayudó a Herron obtener la nueva unidad, dijo que solía trabajar para las empresas que le daría instrucciones para salir de las casas si los clientes no podían pagar sus servicios de aire acondicionado. Dejando una casa con aire acondicionado roto siempre realmente molestaba Coker, dijo.

“Poder decir: ‘Oiga, no se preocupe. No tiene que estar en una casa caliente. Sus animales no tienen que sufrir y usted no tiene que sufrir. Tenemos algo disponible. Solo deme un poco de tiempo. Puedo ir a solucionarlo’. Es una sensación increíble”, dice Coker.

90 °F dentro

Herron, que se acostumbró al aire acondicionado fuerte como azafata de United Airlines durante 34 años, vive sola y no tiene parientes en Las Vegas, dijo. Su casa tiene 79 años y está ubicada en el vecindario de Crestwood de Las Vegas, que da con la parte sur del centro de la ciudad.

El 27 de junio, el aire acondicionado de su casa dejó de funcionar, según Herron.

Herron y su perro se alojaron en un motel de Fremont Street durante aproximadamente una semana mientras el aire acondicionado no funcionaba. Los ventiladores y el agua helada no podían con la temperatura interior de la casa de Herron, que alcanzaba los 90 °F.

“No podía dormir en ella”, dijo Herron.

Entre las 6 a.m. y las 7 p.m., Herron volvía a su casa para ventilarla, cuidar de sus dos gatos y dar de comer a los gatos callejeros del vecindario.

Herron dijo que la primera empresa a la que pidió que le arreglara el aire acondicionado se dio cuenta de que había una fuga de refrigerante en el aire acondicionado central de 10 años que tenía en el patio trasero. La empresa cobró a Herron casi 500 dólares por poner un poco de refrigerante en la unidad, lo que no resolvió el problema, dijo.

Cuando las medidas de la primera empresa no consiguieron que el aire acondicionado volviera a funcionar, Herron les pidió a otras dos empresas que revisaran al aparato.

‘No sabían qué hacer’

Después de que la segunda y la tercera empresa no resolvieran sus problemas de enfriamiento, Herron fue a Home Depot el 29 de junio para comprar un aparato de aire acondicionado portátil.

Herron dijo que se puso a llorar en Home Depot porque no sabía cómo ni cuándo le arreglarían el aire acondicionado.

“No sabía qué hacer”, dijo.

Una pareja vio a Herron llorando en la tienda y se acercó a ella, dijo. La pusieron en contacto con un hombre llamado Bob, que se ocupaba de sus problemas de aire acondicionado.

Según Herron, Bob fue a su casa esa tarde, se dio cuenta de que había una fuga de refrigerante en “las bobinas” de su aparato y le dijo que llamara al fabricante porque la fuga era grave.

El fabricante de la unidad, Trane, puso a Herron en contacto con Legacy Air, un distribuidor de Trane en el código postal de Herron. Legacy Air acudió por primera vez a casa de Herron el 1° de julio.

“Rápidamente nos dimos cuenta de que no podíamos hacer nada para reparar la unidad. Y, además, la señora Herron estaba en una posición en la que financieramente sería incapaz de reparar o reemplazar la unidad”, dijo Wilhelm.

Según Coker, Legacy Air instaló la nueva unidad en casa de Herron el viernes -solo dos días antes del día más caluroso de la historia de Las Vegas- porque el viernes era el primer día que había alguien disponible en la empresa para hacer la instalación.

“Hace calor”, dijo Coker. “Estamos desbordados”.

LO ÚLTIMO