76°F
weather icon Clear

Prohibidos tras el tiroteo de Las Vegas, los ‘bump stocks’ podrían volver a ser legales

WASHINGTON – Tras el tiroteo del 1º de octubre de 2017 en Las Vegas, el más mortífero de la historia de Estados Unidos, una agencia federal prohibió los bump stocks o automatizadores de armas.

Estos dispositivos permiten que los rifles semiautomáticos aumenten la cadencia de fuego hasta acercarse a la de un arma totalmente automática más regulada. El pistolero de Las Vegas los instaló en más de una docena de rifles y pudo disparar más de mil cartuchos en 10 minutos.

Pero ahora, al acercarse el quinto aniversario de la masacre, esa normativa se enfrenta a agresivas impugnaciones legales que pretenden que los bump stocks vuelvan a ser legales.

Para los sobrevivientes de la tragedia del Strip de Las Vegas, como la camarera Heather Gooze, de 48 años, la lluvia de balas desatada por un arma equipada con un bump stock sigue siendo vívida.

“No olvidas los miles de balas que volaban a tu alrededor”, recordó Gooze en una reciente entrevista telefónica con el Las Vegas Review-Journal. “No olvidas los sonidos y los gritos”.

En medio del caos, Gooze se encontró con Jordan McIldoon, de 23 años, de British Columbia, un asistente al concierto, que tenía una herida de bala mortal. Gooze lo sostuvo en sus brazos hasta que murió.

Respondió una llamada cuando sonó el celular de McIldoon. Era su amigo. Tuvo que transmitir el mensaje de su muerte. Luego habló con otras personas, su madre y su novia, todos ellos completos desconocidos conectados por el teléfono y la tragedia.

“Era una zona de guerra”, recordó Gooze de aquella noche.

Tras el tiroteo, Gooze testificó ante el Comité Judicial del Senado de Estados Unidos sobre la experiencia y la necesidad de prohibir los dispositivos bump stocks.

Según la Ley de Control de Armas, es ilegal poseer ametralladoras fabricadas después de 1986.

La autoridad de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) para promulgar la normativa de 2019 que prohibía los dispositivos es el centro de un desafío legal actual en un caso de Texas que se encuentra actualmente ante el Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito de Estados Unidos, con sede en Nueva Orleans.

La Nueva Alianza de Libertades Civiles, un grupo de derechos civiles no partidista formado para proteger los derechos constitucionales de las personas frente a la extralimitación de las agencias federales y estatales, pide al tribunal de apelación que anule la sentencia reglamentaria que declaró ilegales los bump stocks.

Cualquier prohibición debe ser una decisión del poder legislativo del gobierno y no de una agencia reguladora federal, dijo Richard Samp, abogado litigante mayor del grupo, al Review-Journal.

“Esa es una decisión que debe tomar el Congreso”, dijo Samp.

Regulaciones estatales

Al menos ocho estados, incluido Nevada, han aprobado prohibiciones legislativas sobre la posesión y venta de bump stocks. Pero una ley federal que codificaría la normativa para prohibir la fabricación, venta o posesión de bump stocks sigue estancada en el Congreso debido al atrincheramiento partidista en las medidas de control de armas.

La representante federal, la demócrata Dina Titus, cuyo distrito del Congreso incluye el sitio del tiroteo masivo de Las Vegas, presentó la Ley para cerrar la brecha de los bump stocks, una de las varias medidas de control de armas incluidas en el paquete de reformas que la Cámara de Representantes aprobó este año tras el tiroteo de mayo en la escuela primaria de Uvalde, Texas.

El pistolero de Uvalde no usó bump stocks en el ataque en el que murieron 19 alumnos y dos profesoras. Aun así, la muerte de los alumnos de primaria generó indignación nacional y llamados a la acción.

Titus dijo que las 60 personas que finalmente murieron en el tiroteo de Las Vegas, y los cientos de heridos, estaban en su mente cuando presentó su proyecto de ley y votó el paquete de medidas que también restringía los cartuchos de gran capacidad y mejoraba la comprobación de antecedentes y los requisitos para reportar la compra de armas.

Los grupos de control de armas, al igual que Giffords, apoyaron específicamente el proyecto de ley Titus sobre los bump stocks.

“Ya es hora de que el Congreso actúe y regule los bump stocks de una vez por todas”, dijo Adzi Vokhiwa, director de asuntos federales de Giffords, y añadió que la legislación “contribuiría en gran medida a garantizar que no volvamos a vivir una tragedia como la de Las Vegas”.

Las impugnaciones legales y las peticiones al Tribunal Supremo para que revise y anule la prohibición impulsaron a Titus a presentar el proyecto de ley para “codificar la regulación para cerrar permanentemente el acceso a estas armas mortíferas que no deben estar en manos de civiles”.

Aunque la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley de control de armas, las divisiones partidistas en el Senado forzaron un compromiso que limitaba el proyecto de ley sobre todo a la comprobación de antecedentes, pero dejaba fuera la prohibición de los bump stocks y los cartuchos de alta capacidad. El Senado, tras el tiroteo de Uvalde, aprobó el proyecto de ley de compromiso que el presidente Joe Biden convirtió en ley.

“Hemos dado pasos importantes para reducir la violencia con armas de fuego, incluida la acción (reguladora) de la administración anterior para prohibir los automatizadores, y seguiré trabajando con mis colegas en una legislación de sentido común para proteger a nuestras comunidades”, dijo la senadora demócrata federal Catherine Cortez Masto en una declaración al Review-Journal.

Al igual que Cortez Masto, la senadora demócrata federal Jacky Rosen, que era miembro de la Cámara de Representantes cuando se produjo el tiroteo, apoyó la legislación sobre los bump stocks en la Cámara de Representantes y en el Senado, pero votó a favor del proyecto de ley de compromiso del Senado.

Rosen dijo que el compromiso era un paso importante, pero afirmó que es necesario tomar más medidas sobre los bump stocks y los cargadores de alta capacidad. “Por desgracia, Nevada sabe lo mortales que pueden ser”, dijo.

Tras el tiroteo masivo de Las Vegas, los congresistas republicanos, entre ellos el representante de Estados Unidos Mark Amodei y el entonces senador de Estados Unidos Dean Heller, ambos de Nevada, instaron al entonces presidente Donald Trump a buscar un cambio normativo para evitar una legislación amplia que pudiera infringir los derechos de la Segunda Enmienda.

Recientemente, Amodei votó en contra del paquete de medidas de control de armas de la Cámara de Representantes, que incluía la prohibición de los bump stocks, y también se opuso al proyecto de ley de compromiso del Senado sobre las comprobaciones de antecedentes.

Citó su preocupación por la Segunda Enmienda.

Legalizados con Obama

Los bump stocks se consideraron legales tras una revisión de la ATF durante el gobierno de Obama, cuando los fabricantes solicitaron orientación sobre la comercialización y venta de sus productos. Esta regla estuvo en vigor durante casi una década.

Tras el tiroteo de Las Vegas, Trump ordenó al Departamento de Justicia y a la ATF que revisaran el lenguaje normativo sobre los bump stocks y reclasificaran los accesorios como ametralladoras para prohibir su posesión en virtud de la actual Ley de Control de Armas.

Según la prohibición actual, los dueños de bump stocks deben destruir los dispositivos o entregarlos a las fuerzas del orden federales o enfrentarse a cargos por delitos graves y multas punitivas.

Aunque la Asociación Nacional del Rifle apoyó una revisión de la clasificación de los bump stocks por parte de la administración Trump, su director ejecutivo, Chris Cox, dijo posteriormente que el grupo se oponía a la prohibición. La NRA también solicitó una amnistía para los propietarios de armas que compraron estos dispositivos cuando eran legales.

Desde la reclasificación, los grupos de defensa de los derechos de las armas han impugnado la prohibición en los tribunales federales alegando que la ATF carecía de jurisdicción, o que el cambio violaba una cláusula constitucional que protege a los ciudadanos de la apropiación de bienes por parte del gobierno.

Hasta ahora, los tribunales federales han mantenido la prohibición federal.

Tres tribunales de apelación -el Sexto Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos, con sede en Cincinnati, el Décimo Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos, con sede en Denver, y el Tribunal de Apelaciones Federal, con sede en el Distrito de Columbia- han reglamentado las sentencias de los tribunales inferiores.

El Quinto Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos, con sede en Nueva Orleans, está ponderando actualmente un caso de Texas que cuestiona la autoridad de la ATF para revisar y reclasificar los dispositivos. El entusiasta de las armas Michael Cargill, de Texas, presentó la demanda original que impugnaba la reclasificación, señalando que, incluso con el bump stock, para disparar el arma sigue siendo necesario apretar el gatillo.

En su argumentación ante el Quinto Circuito, el abogado de la Nueva Alianza por las Libertades Civiles, Samp, señaló las diferentes regulaciones de la ATF bajo las administraciones de Obama y Trump. Samp dijo que “la ATF, bajo presión política, reescribió la ley”.

“Durante muchos años, antes del tiroteo masivo de Las Vegas, la ATF adoptó la postura de que los bump stocks no son “ametralladoras” según la definición de la ley federal”, dijo Samp. “Pero en 2018, la ATF invirtió su posición, transformando instantáneamente a cientos de miles de estadounidenses en delincuentes”.

Se espera una decisión del Quinto Circuito en tres o seis meses, dijo. Si los jueces reglamentan la prohibición, podría obligar al Tribunal Supremo de Estados Unidos a resolver las sentencias contradictorias de los tribunales de apelación. También podría servir de base para impugnar las prohibiciones estatales de los bump stocks.

A diferencia de los que luchan a favor o en contra de los derechos de las armas, la Nueva Alianza por las Libertades Civiles es agnóstica en cuanto a las armas de fuego, sino que se centra en el “poder ilegal de los organismos estatales y federales”.

Más allá de los tribunales

Para Gooze, los recuerdos perduran. La primera ráfaga de disparos golpeó a la multitud. La segunda alcanzó una zona de hierba.

“El tercer set de balas alcanzó mi bar”, dijo.

Se arrastró bajo un remolque y llamó a su madre para despedirse.

Gooze dice que los bump stocks son ametralladoras, diseñadas para matar al mayor número de personas posible. Ella fue testigo de ello. Sobrevivió a ello. Y todavía le afecta.

Cinco años después, Gooze sigue siendo camarera en Las Vegas, y participa en grupos de víctimas de tiroteos masivos. Se siente frustrada por los argumentos partidistas sobre la prohibición de los bump stocks.

“Solo hay una razón por la que se necesita un bump stock, y es para realizar un tiroteo masivo”, dijo. “Odio que se haya convertido en algo tan político. Es una cuestión de humanidad”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
 
El Consejo Escolar estudiará la ampliación del contrato del superintendente

Horas después de completar una evaluación que calificó su rendimiento como “altamente eficaz”, el Consejo Escolar del Condado Clark anunció que discutirá y posiblemente votará la ampliación del contrato del superintendente Jesús Jara la próxima semana.

Atropellan a hombre en silla de ruedas en Las Vegas

Un hombre en silla de ruedas murió el lunes tras ser atropellado por un vehículo en el noroeste de Las Vegas, según la policía.

Agente herido en accidente cerca de la UNLV

Un agente de policía de Las Vegas fue hospitalizado tras un accidente cerca de la UNLV el lunes por la mañana.

 
Recordamos a las 60 víctimas del tiroteo de Las Vegas

El sábado por la noche concluyó una jornada de remembranza en el quinto aniversario del tiroteo del festival Route 91 Harvest con una solemne lectura de los nombres de las víctimas en el Las Vegas Community Healing Garden.