90°F
weather icon Clear

Nuevo hotel-casino de Las Vegas está listo para empezar a operar junto al aeropuerto

El extremo sur del Strip está preparado para recibir un nuevo hotel.

Los promotores de Dream Las Vegas tienen previsto celebrar una ceremonia de inauguración el 8 de julio para el casino-resort de 531 habitaciones en Las Vegas Boulevard, al sur de Russell Road. El proyecto, que se calcula que costará unos 550 millones de dólares, contará con restaurantes, vida nocturna, un tercer nivel de piscina y espacios para reuniones y eventos.

Se espera que abra a finales de 2024.

Dream, que está siendo desarrollado por las empresas del sur de California Shopoff Realty Investments y Contour, sería mucho más pequeño que los megaresorts que rodean Las Vegas Boulevard. Ofrecería una experiencia de estilo boutique en un mercado ultracompetitivo dominado por hoteles que suelen tener miles de habitaciones, enormes pisos de casino y una larga lista de restaurantes, clubes y otros servicios.

Ubicado junto al aeropuerto de Las Vegas, el proyecto también se enfrentó anteriormente a preocupaciones como el posible vuelo ilegal de drones, luces láser e incluso bombas ocultas en camiones de basura, lo que provocó una serie de cambios de diseño.

Sitio emblemático

Bill Smith, vicepresidente mayor de diseño y construcción de Shopoff, le dijo al Review-Journal que el complejo será el buque insignia del operador Dream Hotel Group de la Ciudad de Nueva York, que cuenta con establecimientos de la marca Dream en Manhattan, Miami Beach, Nashville, Hollywood y Bangkok, y varios más en proyecto.

El sitio del proyecto, de aproximadamente 1.5 hectáreas, está ubicado entre el salón de la fama del pinball y un concesionario de motocicletas Harley-Davidson, a un kilómetro y medio del Allegiant Stadium.

También está cerca del icónico letrero “Welcome to Fabulous Las Vegas”, una atracción popular en la que los turistas que se toman fotos captarán a Dream en el fondo de sus fotos, señaló Smith.

La construcción se pondrá en marcha mientras el número de visitantes de Las Vegas sigue recuperándose de la devastadora caída de 2020, cuando se produjo la pandemia, y mientras los casinos de Nevada obtienen más de mil millones de dólares al mes en ingresos por los juegos.

Al mismo tiempo, la gente también está pagando más por la gasolina y otros productos, y se teme una posible recesión cuando la Reserva Federal toma medidas para enfriar la inflación.

Smith señaló que el Dream estará en construcción durante los próximos años y que la capital de los casinos de Estados Unidos sigue ampliando su oferta de entretenimiento, especialmente, últimamente, con los equipos deportivos profesionales.

“Estamos muy ilusionados con la apertura del 24”, dijo.

‘Lanzar cosas por encima de la barda’

Shopoff y Contour anunciaron sus planes para el Dream en febrero de 2020, diciendo que planeaban poner la primera piedra a principios de 2021. Al mes siguiente, el brote de coronavirus paralizó gran parte de la economía de Las Vegas, convirtiendo el Strip en una ciudad fantasma de complejos turísticos cerrados, antes impensable.

Por su parte, Dream acabó enfrentándose a la oposición debido a su emplazamiento junto a la propiedad del Aeropuerto Internacional Harry Reid.

Como se indica en los documentos del Condado Clark del año pasado, la propuesta suscitó “preocupaciones de seguridad y protección” sobre las operaciones del aeropuerto, y los planes del proyecto se enviaron a varios organismos, como el FBI, el Departamento de Seguridad Nacional y el Servicio Secreto.

La Administración de Seguridad en el Transporte emitió una evaluación en la que afirmaba que el proyecto estaba cerca de una zona aeroportuaria “utilizada para individuos de alto nivel, operaciones especiales y estacionamiento de aeronaves militares”, y que el complejo “aumentaría el riesgo tanto para las aeronaves como para los pasajeros debido a los tiradores activos y a la posibilidad de lanzar cosas por encima de la barda con la intención de causar daño” a las personas y a los aviones, según muestran los documentos del condado.

La TSA también dijo que la vía de servicio propuesta para el hotel haría que su frontera con el aeropuerto fuera “más susceptible de sufrir ataques con artefactos explosivos improvisados transportados por vehículos y entregados por vendedores o el camión de la basura”, y que las zonas abiertas previstas para los pisos tercero y noveno “proporcionan una línea de visión directa para ataques con láser y armas largas” contra los aviones y el aeropuerto, según los documentos del condado.

Las principales compañías aéreas, como Southwest, Delta, American y United, expresaron su preocupación por el proyecto, citando cuestiones como la actividad ilegal de drones, los láseres y la iluminación y las vallas publicitarias que “podrían ser una fuente potencial de ceguera por destellos”.

Cambios de diseño

El representante del proyecto, Tony Celeste, del bufete de abogados Kaempfer Crowell, describió múltiples cambios de diseño a la Comisión del Condado Clark en una audiencia celebrada en octubre.

Se cambió de lugar la puerta de entrada del Dream, lo que permitió a los promotores alejar la torre de la línea de propiedad del aeropuerto y acercarla a Las Vegas Boulevard, y su frontera con el aeropuerto contaría con un muro de seguridad de nueve pies de altura, doblemente reforzado, con barandillas y vallas de hierro forjado, dijo.

Un puesto de control de seguridad solo permitiría el acceso de vehículos autorizados a la vía de servicio que rodea la propiedad, y se instalarían rejas o pinchos al otro lado del edificio para impedir que los conductores eviten esa entrada controlada, según Celeste.

Las líneas de visión hacia el aeropuerto se redujeron “drásticamente”; la cubierta de la piscina del hotel, ahora única, tendría un muro de seguridad “decorativo” de 10 pies; se eliminaron todos los balcones de las habitaciones de los huéspedes; y cada habitación tendría un “sistema detector de rotura de cristales” que alertaría a la seguridad si alguien manipulara las ventanas, dijo Celeste.

El pistolero que atacó el festival Route 91 Harvest el 1º de octubre de 2017, matando a 60 personas e hiriendo a cientos más, rompió las ventanas del piso 32 del Mandalay Bay para apuntar al recinto de conciertos al aire libre en el sur del Strip. También disparó varias veces contra los depósitos de combustible del aeropuerto.

En la audiencia del pasado otoño, los comisionados del condado votaron por seis a uno la aprobación de los planes del proyecto Dream.

El comisionado Ross Miller -que durante la audiencia dijo que la “primera cuestión de umbral” es si los dirigentes del condado deberían “permitir casinos-hoteles directamente encima de nuestro aeropuerto”- emitió el único voto negativo.

En aquel momento, el fundador de Shopoff, Bill Shopoff, le dijo al Review-Journal que los promotores probablemente gastarían más de 10 millones de dólares en cambios físicos del proyecto que se derivaban directamente de las preocupaciones y la oposición a las que se enfrentaban.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO