91°F
weather icon Rain

Nevada conserva el Lago Mead, pero aún pueden producirse grandes recortes en el río – FOTOS

El llamado de los funcionarios federales a realizar recortes masivos en el río Colorado hace que los administradores del agua del Oeste estadounidense se esfuercen por encontrar un terreno común antes de que el gobierno federal caiga con su propio martillo proverbial.

Es un golpe que el sur de Nevada está bien posicionado para absorber, gracias a una ventaja de dos décadas en la conservación y a las importantes inversiones en infraestructuras para garantizar que el agua siga fluyendo en el valle de Las Vegas incluso en las peores condiciones.

“Somos, de lejos, los mejor posicionados”, dijo John Entsminger, director general de la Autoridad del Agua del Sur de Nevada.

Durante más de 20 años, la autoridad ha impulsado esfuerzos de conservación para reducir el consumo de agua del valle. Y esos esfuerzos han dado sus frutos.

Nevada consumió 242 mil acres-pies de agua en 2021, aproximadamente el 80 por ciento de los 300 mil acres-pies de agua del río Colorado a los que tiene derecho anualmente en virtud de una serie de acuerdos que se remontan a hace 100 años. Eso es más de 80 mil acres-pies, o unos 27 millones de galones, menos de lo que consumía el valle de Las Vegas en 2002, cuando había 800 mil residentes menos.

Aun así, los niveles del Lago Mead han seguido disminuyendo en las dos últimas décadas, ya que la persistente sequía ha puesto a prueba al río Colorado, un suministro de agua vital para unos 40 millones de personas. Hasta el jueves, el nivel de agua del Lago Mead estaba a 1,043,7 pies sobre el nivel del mar. A principios del 2000, el nivel del lago superaba los 1,200 pies.

En abril, mientras los niveles seguían bajando, la autoridad encendió las bombas de una “tercera poza” y una estación de bombeo que le permite extraer agua de cerca del fondo del lago Mead, un proyecto pagado por los contribuyentes que ha costado aproximadamente 1,500 millones de dólares.

La Oficina de Reclamación de Estados Unidos dijo la semana pasada que la escasez provocada por el cambio climático en la cuenca del río Colorado requerirá recortes adicionales de entre dos y cuatro millones de acres-pies el año próximo para preservar los niveles críticos del lago Mead y del lago Powell.

Entsminger no prevé limitaciones absolutas al desarrollo o al crecimiento en medio de esos recortes. Pero las reducciones a lo largo del río que suministra alrededor del 90 por ciento del agua del sur de Nevada podrían mudar la necesidad de futuros esfuerzos de conservación y pondrán una lupa más grande sobre qué tipos de empresas y negocios puede apuntar el sur de Nevada para el desarrollo económico.

“Hemos entrado en una era en la que tenemos que ser mucho más selectivos en la forma de invertir nuestra agua”, dijo.

La comisionada de la Oficina de Reclamación, Camille Calimlim Touton, dijo durante una audiencia en el Senado de Estados Unidos celebrada este mes en Washington que es imperativo que los siete estados de la cuenca del río Colorado presenten un plan para esos recortes adicionales antes de mediados de agosto y advirtió que la oficina tiene autoridad para “actuar unilateralmente para proteger el sistema, y protegeremos el sistema”.

Para poner en contexto la magnitud de esos recortes, cuatro millones de acres-pies -el rango superior de las reducciones mencionadas por Touton- superaría la cantidad total de agua que recibe Arizona cada año y casi igualaría el derecho anual de California de 4.4 millones de acres-pies.

“Son tiempos espantosos. Así que nadie debería dudar de que se están planeando recortes enormes”, dijo Jack Schmidt, director del Centro de Estudios del Río Colorado de la Universidad Estatal de Utah.

Conseguir una reducción de cuatro millones de acres-pies, que equivale a cerca del 20 por ciento del uso total anual y de las pérdidas en toda la cuenca del río Colorado, “sería enorme”, dijo.

Queda por ver si esos recortes serán suficientes.

“Nadie sabe lo que ocurrirá el próximo invierno. ¿Existe una probabilidad no nula de que pueda ser peor? Sí”, dijo Schmidt. “Ahora mismo nos encontramos en una crisis del agua muy poco seria”.

¿Cómo llegamos hasta aquí?

El pasado mes de agosto, el gobierno federal declaró por primera vez la escasez de agua del lago Mead, lo que provocó importantes reducciones en las asignaciones de agua a Arizona, Nevada y México.

Menos de un año después, las cosas han empeorado rápidamente, ya que el Suroeste se ha vuelto sustancialmente más cálido y seco en los últimos 20 años.

Durante las décadas de 1980 y 1990, el Oeste osciló entre varios periodos húmedos y secos. Esos ciclos de años húmedos eran suficientes para recargar las pérdidas del sistema del Colorado que se producían durante los años secos, según Schmidt.

Eso empezó a cambiar con el cambio de milenio.

Desde el inicio de una megasequía en torno al año 2000, “hemos tenido series de años que han sido muy, muy secos”, dijo Schmidt. Incluso los años en los que se han producido precipitaciones significativas no han sido ni de lejos suficientes para reconstruir esas reservas de agua.

“Desde el año 2000 hemos tenido episodios un poco más secos o un poco más húmedos, pero nunca se reconstruye la cuenta bancaria”, dijo Schmidt. “Simplemente se agota muy rápido”.

Estas tendencias se hicieron evidentes ya en 2005, cuando el gobierno federal inició conversaciones con los estados de la cuenca del río Colorado para abordar la sequía.

Pero los modelos utilizados en esas negociaciones pintaban un panorama mucho más halagüeño que la realidad observada en el río desde que se pusieron en marcha las directrices provisionales en 2007 para proteger el agua de la que dependen unos 40 millones de personas en medio de la sequía.

Esos modelos mostraban una probabilidad inferior al 10 por ciento de que el lago Powell descendiera por debajo de los 3,550 pies de elevación en cualquier momento antes de 2060.

Pero el Powell cayó por debajo de los 3,525 pies en marzo. A continuación, la Oficina de Reclamación anunció que retendría 480 mil acres-pies de agua en el embalse para mantener la capacidad de la presa de Glen Canyon de producir energía hidroeléctrica para millones de hogares y empresas de la región.

Sin embargo, ese plan también significaba que 480 mil acres-pies de agua que normalmente fluirían río abajo hacia el lago Mead no harían ese viaje este año.

“Creo que es seguro decir que las directrices de escasez de 2007 fracasaron”, dijo Schmidt. “No lograron su propósito. No frenaron la marea del descenso de los niveles de los embalses, así que seguimos poniendo curitas a un acuerdo fallido”.

Y las perspectivas para el río solo empeoran, según Michael Cohen, investigador mayor del Instituto del Pacífico, un grupo de reflexión sobre el agua con sede en Oakland, California.

El clima más cálido y seco también ha aumentado la demanda de agua del sector agrícola, de los municipios e incluso de los habitantes de a pie. También provoca un aumento de la evaporación en todo el sistema y del deshielo que no llega al río antes de ser absorbido por un suelo cada vez más seco y sediento.

Cohen dijo que no es que la gente no viera venir la sequía. Es que no se ha hecho lo suficiente para abordar el ritmo del cambio climático, la causa del aumento de las temperaturas que está secando las reservas de agua del río. Los gestores del agua tienen que empezar a presionar a sus representantes en el Congreso para que se centren en las emisiones de carbono si quieren tener las cosas bajo control, añadió.

“Si realmente vamos a resolver este problema, no estoy seguro de que podamos estar bombeando más carbono a la atmósfera”, dijo Cohen.

Lo que sigue

Schmidt, investigador de Utah State, dijo que el sur de Nevada ha destacado entre las jurisdicciones hídricas del Oeste como ejemplo de cómo las jurisdicciones pueden adaptarse cuando están entre la espada y la pared.

El sur de Nevada ha puesto en marcha varios programas para sustituir el césped ornamental por paisajes desérticos, ahorrando miles de millones de galones de agua en el camino. Recientemente, la autoridad prohibió los sedientos sistemas de refrigeración por evaporación en los nuevos edificios y prohibió que cualquier campo de golf nuevo usara agua del río Colorado para el riego.

En 2020, la autoridad completó su estación de bombeo de bajo nivel que garantizará que el agua pueda ser bombeada a Las Vegas incluso si el lago Mead desciende otros 150 pies hasta su nivel de “piscina muerta” de 895 pies, el punto en el que la presa Hoover sería incapaz de liberar agua río abajo. Ese proyecto acabó siendo necesario solo dos años después de haberse completado, ya que el nivel del lago bajó lo suficiente este año como para dejar al descubierto la primera poza de entrada del embalse.

“Hay que felicitar a Las Vegas por la magnitud del esfuerzo para reducir el uso consuntivo. La gente de Vegas debería estar muy orgullosa de lo que ha conseguido”, dijo Schmidt.

Pero estos éxitos en materia de conservación con el telón de fondo de un río que sigue reduciéndose demuestran que las medidas de conservación urbana no serán suficientes para resolver los problemas del Colorado, dijo Enstminger.

La agricultura representa el 80 por ciento de la asignación de agua del río Colorado, y el 80 por ciento se usa para cultivos forrajeros como la alfalfa, dijo Entsminger a la comisión del Senado la semana pasada. Como parte de los acuerdos de reducción del año pasado, algunos agricultores de Arizona han dejado los campos secos o sin plantar o han recurrido a un mayor bombeo de agua subterránea.

“No es que no crea que el sector urbano no necesite hacer más. Se trata de matemáticas básicas”, dijo Entsminger.

Es probable que los estados situados aguas abajo de la presa Hoover -California y Arizona-, así como México, soporten la mayor parte de los recortes para proteger la energía hidroeléctrica y la infraestructura hídrica de los dos mayores embalses del país, el lago Mead y el lago Powell, dijo Entsminger.

Ahí es donde entran en juego las negociaciones entre los estados durante los próximos dos meses.

Kyle Roerink, director ejecutivo de la Great Basin Water Network, quiere que los estados de la cuenca superior, como Wyoming, Utah y Colorado, también se sienten a la mesa.

Roerink dijo que California, con sus derechos más marcados sobre el agua del río, “es el elefante en la habitación” que se muda y podría complicar la aplicación de cualquier acuerdo o recorte por mandato federal.

“Me sorprendería que saliéramos de estos dos próximos años sin un litigio importante sobre el río”, dijo Roerink.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO