105°F
weather icon Cloudy

Mientras que el calor extremo mata a más nevadenses, la OSHA apuesta proteger a trabajadores

En Las Vegas no solo hace un calor seco, sino mortal.

Las agobiantes temperaturas de tres dígitos del desierto de Mojave pasan factura a quienes trabajan al aire libre, como los obreros de construcción, los encargados de las piscinas del Strip y los paisajistas. Y durante años, a pesar de que cientos de nevadenses han muerto por enfermedades relacionadas con el calor, el estado no ha exigido a las empresas que los protejan.

Eso podría cambiar en 2024.

Después de que en la última sesión legislativa fracasara un proyecto de ley estatal que habría impulsado una normativa para proteger a los trabajadores de temperaturas superiores a 105 °F, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de Nevada (OSHA) está trabajando en nuevas normas que obligarían a las empresas a establecer sus propias reglas en relación con el calor.

En lugar de presionar para obtener apoyo en la próxima sesión, la OSHA presentará una propuesta a la Comisión Legislativa de Nevada antes de que finalice el año, eludiendo la necesidad de múltiples votaciones en comisión o la aprobación de los gobernadores.

“Vivimos en Nevada y todos hemos experimentado el calor todos los días en verano”, dijo Victoria Carreón, administradora estatal que supervisa la OSHA. “Es importante estar preparados para afrontarlo y prevenir enfermedades causadas por el calor que podrían ser catastróficas para los trabajadores”.

Muertes y denuncias más del doble en el sur de Nevada

Quizá el mejor indicador de la necesidad de nuevas reglas sea el número de quejas por calor que los trabajadores de Nevada presentaron a la OSHA el año pasado.

Se presentaron 346 quejas en 2023, casi un 65 por ciento más que en 2022.

Reportes anteriores de Las Vegas Review-Journal encontraron que la mayoría de las quejas son generalmente de aquellos que trabajan en interiores sobre temas como hornos calientes y aire acondicionado descompuesto. El número de quejas alcanza su máximo en julio, cuando las temperaturas son más altas.

Y el llamado calor extremo, o temperaturas anormalmente altas, solo está empeorando en todo el país a medida que las emisiones de carbono cambian el clima.

Un análisis de Associated Press reveló que 2023 fue el año más mortífero registrado en todo el país en cuanto a muertes relacionadas con el calor. El sur de Nevada no es diferente.

La oficina forense del Condado Clark contabilizó 307 muertes relacionadas con el calor el año pasado, un aumento de más del 80 por ciento desde 2022, según los datos obtenidos por el Review-Journal. Una portavoz dijo que el condado comenzó a investigar con más detalle las muertes que podrían estar relacionadas con el calor en 2021.

Dan Burc, meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional a cargo de emitir alertas de calor en Las Vegas, dijo en una conferencia de prensa del condado a principios de mayo que la ciudad no ha experimentado una temperatura baja récord desde junio de 1999.

Algunos días de verano, las temperaturas no bajarán de los 90° ni siquiera a la hora más fresca, dijo.

“No se puede ignorar el hecho de que nuestro clima está cambiando”, dijo Burc. “Los datos muestran que nos estamos calentando con el tiempo”.

Nevada adopta un enfoque único para la protección de los trabajadores

Aunque otros estados tienen protecciones que se activan una vez superado un determinado umbral de temperatura, Nevada está adoptando un enfoque diferente y único.

Si se aprueba, cada empresa evaluaría las necesidades de sus trabajadores y presentaría un plan de acción contra el calor, dijo Carreón, el administrador estatal. Esto significa que gran parte de lo que decida cada empresa dependerá de sus propias condiciones, aunque la OSHA tendrá potestad para obligar a la empresa a cumplir sus promesas.

En otros estados como Texas y Florida, las Legislaturas y los gobernadores dominados por los republicanos han sofocado los esfuerzos para crear protecciones obligatorias contra el calor en los gobiernos locales, a menudo debido a la presión de los líderes de la industria.

Sin embargo, en Nevada, Carreón dijo que OSHA está trabajando directamente con líderes empresariales y grupos comerciales que representan a los sectores que se verían afectados.

“Todos quieren asegurarse de que son muy conscientes de que estamos en Nevada, y este es un ambiente muy caliente”, dijo Carreón. “Las partes interesadas quieren asegurarse de que los trabajadores están protegidos”.

A nivel federal, un portavoz dijo que el Departamento de Trabajo está iniciando el proceso para crear un estándar nacional de calor que se activaría por los umbrales de temperatura. Esto significaría probablemente más descansos cuando haga más calor.

Los detalles de la regla nacional todavía se están reglamentando, pero podría añadirse a lo que se exige a los centros de trabajo de Nevada más allá de un plan específico para cada empresa. La propuesta de Nevada todavía tiene que superar más obstáculos, incluidas más reuniones y una audiencia de la Comisión Legislativa.

LO ÚLTIMO