91°F
weather icon Clear

Manifestantes critican a la policía del CCSD tras altercado en Durango High

Actualizado February 21, 2023 - 1:12 pm

Decenas de miembros de la comunidad protestaron ante la oficina del Distrito Escolar del Condado Clark el viernes por la noche, tras una semana de protestas de organizaciones locales en respuesta al video del altercado de un agente de policía escolar con un estudiante afroamericano.

Unas 100 personas protestaron en respuesta al altercado, ocurrido el 9 de febrero en Durango High School. La policía acudió inicialmente a la preparatoria tras reportar un arma de fuego cerca de las instalaciones, según reportó el distrito en un comunicado.

“No Racism in Schools”, una de las organizaciones comunitarias que organizaron la protesta del viernes, describió el altercado como una agresión violenta del agente contra el estudiante.

Un video publicado en redes sociales sobre el presunto altercado muestra a un agente de policía escolar agarrando a un estudiante mientras parece estar grabando un video con su teléfono de otro estudiante que es esposado y escoltado hasta un vehículo policial. El agente toma al estudiante que está grabando y lo arroja al suelo junto al vehículo, poniéndole una rodilla en la espalda.

“Me enfurecí inmediatamente, y solo quería correr hacia la familia y apoyar a los padres y a los estudiantes porque sé lo traumatizante que puede ser”, dijo Jshauntae Marshall, cofundador de la organización, al ver el video.

Otras organizaciones, como la NAACP, la National Organization for Women, Moms Demand Action y el Black Leadership Collective, estuvieron presentes en la protesta y pidieron una reforma de la policía escolar.

El distrito no presentó el viernes copias del reporte del incidente del 9 de febrero ni de la grabación de la cámara corporal del altercado.

El lunes, el superintendente Jesús Jara dijo que había ordenado a la policía escolar que revisara su política y protocolos sobre el uso de la fuerza. La American Civil Liberties Union Nevada anunció el miércoles que representaría a los estudiantes implicados en el altercado.

‘Una diana en la espalda’

Otros oradores en la protesta del viernes fueron Quentin Savwoir, presidente de la sección de Las Vegas de la NAACP, quien pidió a los manifestantes que acudieran a la próxima reunión del Consejo de Administración del Distrito Escolar del Condado Clark, llamaran a sus consejeros y llamaran a la oficina del fiscal del distrito, Steve Wolfson, en relación con el video.

Otros sugirieron retirar a los agentes de policía de las escuelas del distrito y exigir un plan de estudios sobre los derechos civiles de los estudiantes.

Rebecca Haile, alumna de último grado de Nevada State High School, dijo a la multitud que le repugnaba lo que vio en el video. Siendo la mayor de cuatro hermanos, Haile dijo que pensaba en sus hermanos pequeños mientras lo veía.

“Nos sentimos como si tuviéramos una diana en la espalda. Cuando paseamos por el campus y vemos a la policía, nos sentimos tensos al instante”, dijo. “A estas alturas es algo natural. Siempre tenemos la sensación de que nos vigilan, y tenemos que pensar en los movimientos que hacemos, el comportamiento, la forma en que hablamos, lo alto que hablamos”.

En una carta dirigida a Jara y al Consejo Escolar del Condado Clark, varias organizaciones pidieron el despido del agente captado en video y solicitaron cambios en la política sobre el uso policial de la fuerza contra los estudiantes.

El agente fue identificado el miércoles en una declaración conjunta de la NAACP y la National Action Network como el teniente Jason Elfburg.

“Exigimos el cese inmediato del agente implicado en la agresión verbal y física de un NIÑO”, decía la carta. “El agente usó una llave de estrangulamiento y una sujeción potencialmente mortal al poner la rodilla en la espalda del niño mientras empujaba simultáneamente a otro niño”.

Los manifestantes corearon “¡Sin justicia no hay paz!” y “¿Las calles de quién? Nuestras calles!” durante la manifestación.

Muchos sostenían pancartas orientadas hacia el tránsito en sentido contrario en West Sahara Avenue, en las que se leía “Fin a la brutalidad policial” y “Dinero para las escuelas, no para la policía”.

El jefe de la policía escolar, Mike Blackeye, dijo que el agente implicado fue asignado a otras tareas hasta que concluya la investigación. Dijo que la agencia está organizando un comité de miembros de la comunidad para compartir con la policía ideas sobre la seguridad de los estudiantes y del personal.

“¿Qué pasa si luego me pasa a mí, qué pasa si luego le pasa a mi amigo, a mi vecino? Tenemos que salir y apoyarnos mutuamente en todo momento”, dijo Haile.

LO ÚLTIMO