91°F
weather icon Cloudy

LVAC demanda al SNHD por regla sobre salvavidas, 4 meses después de muerte de mujer

Actualizado June 20, 2024 - 12:51 pm

Cuatro meses después de que una mujer se ahogara en una de sus piscinas, Las Vegas Athletic Clubs (LVAC) ha emprendido acciones legales contra el Distrito de Salud del Sur de Nevada (SNHD) por los cambios en su política de salvavidas.

LVAC presentó una demanda ante el Tribunal de Distrito del Condado Clark por la sentencia del Distrito de Salud del Sur de Nevada que ya no permite una excepción a una regla que obligaba a los salvavidas a monitorear las piscinas de los gimnasios.

En su demanda, LVAC pide a un juez que le permita seguir operando sus piscinas y el pago de una indemnización por daños y perjuicios debido a las acciones de SNHD.

El 13 de junio, el SNHD denegó un recurso de LVAC, que solicitaba que se le eximiera de tener salvavidas monitoreando sus piscinas y se le permitiera el monitoreo remoto. En el reporte, el Distrito de Salud multó la muerte de una mujer en una de las piscinas del club. LVAC fue eximido por primera vez de que los socorristas monitorearan sus piscinas en 2020.

LVAC no pudo ser contactado inmediatamente para hacer comentarios sobre la demanda. Un portavoz de SNHD dijo que el distrito no comenta sobre litigios pendientes.

El incidente de ahogamiento duró 20 minutos

Leticia Triplett, de 58 años, se ahogó el 4 de febrero en una piscina en el local de LVAC en North Decatur, según SNHD y la oficina forense del Condado Clark. La oficina forense reglamentó la muerte como un ahogamiento y un accidente.

El SNHD dijo en su reporte que el incidente de ahogamiento duró 20 minutos y que Triplett no respondió durante 10 minutos.

LVAC sostiene en su demanda, presentada el lunes, que Triplett estaba rodeada por otros 15 miembros que no se dieron cuenta de que había una emergencia y dijo en la demanda que Triplett sufrió un ataque al corazón fatal.

La oficina forense señaló que otro factor en la muerte de Triplett fueron las enfermedades cardiovasculares.

El SNHD señaló en su reporte que fueron otros miembros del LVAC quienes se percataron de la situación de Triplett y la sacaron de la piscina. Según el reporte, el personal de LVAC no respondió hasta después de que Triplett fuera sacada de la piscina. El reporte también indicó que LVAC no reportó la muerte al SNHD y que los empleados proporcionaron información engañosa a un inspector del Distrito de Salud. El SNHD también dijo que otro incidente de casi ahogamiento tuvo lugar en el local de LVAC en North Rainbow el 15 de febrero, que tampoco fue reportado al distrito.

Antes de estos incidentes, LVAC dijo en su demanda que nunca había tenido un ahogamiento en una de sus piscinas en más de 30 años de operar. El LVAC dijo que actualizó su sistema de vigilancia de la piscina después de que ocurriera el ahogamiento.

El SNHD cerró la piscina del LVAC de North Decatur durante dos meses después del incidente.

“Los clientes de LVAC estaban muy molestos con este cierre, y se quejaron a LVAC de que necesitaban acceder a las piscinas por fitness y rehabilitación, por lo que pagaban como parte de sus cuotas mensuales de miembros privados”, decía la demanda de LVAC.

LVAC dijo que costaría cuatro millones de dólares al año contratar suficientes salvavidas para sus piscinas o entre 50 y 70 millones de dólares rediseñar sus ubicaciones para que ya no tuvieran piscinas. LVAC dijo que pagar los costos laborales de los salvavidas es “prohibitivo y acabaría por cerrar el negocio de LVAC”.

Una alternativa propuesta por LVAC en la demanda era que el gimnasio estableciera una sala de monitorización de piscinas que supervisara todas las piscinas de LVAC y contara con un socorrista. Esta sala de control tendría cámaras de acceso con zoom, panorámica e inclinación y un sistema de intercomunicación que permitiría al socorrista hablar con los socios en las zonas de piscina.

La sala de control también tendría una cámara a la que podría acceder el SNHD para vigilar las operaciones de LVAC, según la demanda. La sala de monitorización de piscinas se vería reforzada por los empleados de recepción de LVAC, que también deberían vigilar las piscinas, recibir formación en reanimación cardiopulmonar y recorrer periódicamente la zona de piscinas.

LO ÚLTIMO