92°F
weather icon Clear

¿Llenar el Lago Mead con agua del río Misisipi? No lo descartes

ActualizadoFebruary 2, 2023 - 7:47 pm

CEDAR RAPIDS, Iowa – Olas de lluvias torrenciales empaparon California en el nuevo año. La nieve acumulada en Sierra Nevada ha aumentado más del 200 por ciento de su nivel normal, y las nevadas en el resto de la cuenca del río Colorado también superan el promedio.

Aunque el agua tan necesaria ha mejorado las condiciones del reseco Oeste, los expertos advierten que no hay que cantar victoria. Alrededor del 60 por ciento de la región sigue sufriendo algún tipo de sequía, continuando una espiral de décadas de escasez de agua.

“La sequía es tan crítica que estas lluvias recientes son un poco como encontrar un billete de 20 dólares cuando has perdido tu trabajo y te están desalojando de tu casa”, dijo Rhett Larson, profesor de derecho del agua de la Universidad Estatal de Arizona.

A lo largo de los años, ha surgido una y otra vez una solución propuesta: trasvases fluviales a gran escala, incluido el bombeo de agua del río Misisipi al reseco oeste.

El verano pasado, la idea provocó una lluvia de cartas al editor en un periódico de California. Pero el interés va más allá. Recientemente, la Legislatura del estado de Arizona aprobó en 2021 una medida que pide al Congreso investigar el bombeo de agua de las crecidas del río Misisipi al río Colorado para reforzar su caudal.

Los estudios y la ingeniería moderna han demostrado que estos proyectos son posibles, pero requerirían décadas de construcción y miles de millones de dólares. La política es un obstáculo aún mayor para hacer realidad los gasoductos multiestatales. Sin embargo, su persistencia en la esfera pública ilustra la creciente desesperación de los estados occidentales por salir de la sequía.

“Podemos transportar agua y hemos demostrado nuestro deseo de hacerlo. Creo que sería insensato descartarlo por inviable”, afirma Richard Rood, catedrático de Ciencias e Ingeniería del Clima y el Espacio de la Universidad de Michigan. “Pero necesitamos saber mucho más de lo que sabemos actualmente”.

¿Qué se propone y quién lo propone?

En Estados Unidos existen propuestas formales de importación de agua a gran escala desde al menos la década de 1960, cuando una empresa estadounidense ideó la Alianza Norteamericana de Agua y Energía para redistribuir el agua de Alaska por todo el continente usando embalses y canales. El interés general por el plan acabó desvaneciéndose.

Las historias de proyectos similares suelen tener el mismo final, desde las propuestas en Iowa y Minnesota hasta las que se llevan a cabo entre Canadá y Estados Unidos. Sin embargo, algunos proyectos a menor escala se han hecho realidad.

Un organismo de gestión de aguas subterráneas de Kansas, por ejemplo, recibió el año pasado un permiso para transportar seis mil galones de agua del río Misuri a Kansas y Colorado con la esperanza de recargar un acuífero. En el noroeste de Iowa, un río ha sido bombeado repetidamente por una empresa rural de suministro de agua que vende al menos una cuarta parte del agua fuera del estado. Y hay varios trasvases aprobados que extraen agua de los Great Lakes.

Tras el impulso dado por Arizona en 2021 al estudio de viabilidad de una tubería, el exgobernador de Arizona Doug Ducey, promulgó el pasado mes de julio una ley que invertía 1,200 millones de dólares para financiar proyectos que conservaran el agua y aportaran más al estado. Entre sus estipulaciones, la ley otorgaba a la autoridad estatal de financiación de infraestructuras hídricas la facultad de “investigar la viabilidad” de posibles acuerdos de importación de agua de otros estados.

Según Larson, aún no se ha realizado ningún estudio de viabilidad específico sobre el bombeo de agua del río Misisipi hacia el oeste. Larson está dispuesto a hacerlo, pero no cree que sea necesario.

“Creo que el estudio de viabilidad nos dirá lo que ya sabemos: que hay opciones mucho menos caras y complicadas en las que podemos invertir ahora mismo”, como reducir el consumo de agua.

Físicamente factible, pero ¿políticamente?

En 2012, la Oficina de Recuperación del Departamento de Interior de Estados Unidos completó “el análisis más exhaustivo jamás realizado en la cuenca del río Colorado”, que analizaba soluciones a los problemas de abastecimiento de agua, incluida la importación de agua de los ríos Misuri y Misisipi.

En el escenario analizado, el agua se transportaría a la Front Range de Colorado y a zonas de Nuevo México para ayudar a cubrir las necesidades de agua. Costaría al menos 1,700 dólares por acre-pie de agua, podría producir 600 mil acres-pie de agua al año en 2060 y tardaría 30 años en construirse.

Un análisis adicional surgió una década después, cuando Roger Viadero, científico e ingeniero medioambiental de la Western Illinois University, y sus estudiantes de posgrado evaluaron las propuestas sugeridas en los editoriales virales del verano pasado.

En su reporte técnico, que no ha sido revisado por expertos, calcularon que una tubería para transportar esta cantidad de agua tendría que tener 88 pies de diámetro -el doble de la longitud de un semirremolque- o un canal de 100 pies de ancho y 61 pies de profundidad.

Los expertos con los que hablamos coincidieron en que la hazaña sería astronómica. Pero es físicamente posible.

“Como ingeniero, puedo garantizarte que es factible”, afirma Viadero. “Pero hay montones de cosas que se pueden hacer pero que nunca se hacen”.

El equipo de Viadero calculó que la venta del agua necesaria para llenar el Lago Powell y el Lago Mead del río Colorado -los mayores embalses del país- costaría más de 134 mil millones de dólares a un centavo el galón. El precio de la construcción se añadiría a esta abultada factura, junto con los costos de alimentación de los equipos necesarios para bombear el agua a través de la Divisoria Continental Occidental.

La compra de terrenos para garantizar los derechos de agua también costaría una buena suma de dinero, lo que supone un obstáculo aún mayor para este tipo de propuestas: las trabas legales y políticas.

Los obstáculos locales incluyen la protección de especies en peligro de extinción, la protección de humedales, consideraciones sobre el suministro de agua potable y la protección del transporte interestatal. Los precedentes establecidos por otros intentos de trasvase, como los que crearon el Pacto de los Great Lakes, también arrojan dudas sobre la viabilidad política de cualquier intento de trasvase a gran escala del río Misisipi, según Chloe Wardropper, profesora de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign que investiga la gobernanza medioambiental.

Los trasvases también afectarían a los recursos ecológicos. Un menor caudal del Misisipi significa menos sedimentos transportados a Luisiana, donde se usan para restaurar la costa. Desviar esa agua también significa propagar problemas, como contaminantes, exceso de nutrientes y especies invasoras.

Sobre todo, la cuenca del Misisipi no siempre tiene agua suficiente. La sequía azotó la región en 2022, por ejemplo, y suscitó preocupación por la navegación fluvial.

“Nadie quiere dejar sin agua a los estados occidentales”, afirma Melissa Scanlan, profesora de ciencias del agua dulce de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee. “Pero trasladar agua de una zona afectada por la sequía a otra no es una solución”.

Una idea perenne

La idea de una tubería que atraviese el continente no es nueva. Pero, a medida que la escasez de agua en Occidente se hace más desesperada, los obstáculos podrían superarse algún día.

“Es posible que la situación sea tan grave que haya una cantidad de dinero que pueda superar todos estos obstáculos”, afirma Larson. “Puede que sea de billones, pero es probable que exista”.

Mientras tanto, los investigadores fomentan opciones más viables y sostenibles, como una mejor conservación del agua, su reciclaje y una menor dependencia de la agricultura. Otras formas de aumento, como la desalinización, también están ganando popularidad en la escena nacional como posibles opciones.

No cabe duda de que habrá que hacer sacrificios, pero no tantos como los que exigiría la construcción de una tubería gigante, según los expertos.

“Hablar de utopías, cuando eso ni siquiera es factible en décadas, si acaso… Es perjudicial”, dijo Scanlan. “La gente tiene que centrarse en sus soluciones realistas”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
La recaudación estatal del juego se mantiene estable en agosto

Las ganancias del juego en Nevada en agosto se mantuvieron relativamente estables en comparación con las de hace un año, según informaron las autoridades estatales en un reporte publicado el viernes.