50°F
weather icon Mostly Clear

¿Le dio Hilary un gran impulso al Lago Mead? No exactamente

Este fin de semana ha llovido casi lo mismo que en una temporada de monzones en solo unos días. Sin embargo, las fuertes precipitaciones han tenido poco efecto en los niveles de agua del Lago Mead.

El embalse estaba a unos 1,063.4 pies de altura cuando empezaron las lluvias el viernes. El lunes por la noche, había subido a 1,063.8.

Aunque podría parecer fácil atribuir este aumento a las lluvias provocadas por la tormenta tropical Hilary, fue casi idéntico al aumento de 0.43 pies que experimentó el Lago Mead entre el 5 y el 8 de agosto, cuando el valle recibió un total de 0 pulgadas de lluvia.

“Cuando se producen precipitaciones importantes en el valle de Las Vegas y el Lago Mead se beneficia de ellas y de la escorrentía, los cambios son, en el mejor de los casos, de décimas de pulgada. Pero muchas veces se acerca más a centésimas de pulgada”, dijo Bronson Mack, portavoz de la Autoridad del Agua del Sur de Nevada.

Los niveles de agua del Lago Mead, el embalse de 247 millas cuadradas al este de Las Vegas, se ven mucho más afectados por las descargas aguas arriba de la presa de Glen Canyon en el Lago Powell, dijo Mack.

Y ha habido mucha más agua fluyendo entre esos dos embalses desde esta primavera, cuando la Oficina de Recuperación de Estados Unidos anunció que la excepcional capa de nieve del invierno le permitiría liberar 2.5 millones de acres-pies de agua más de lo previsto inicialmente desde la presa de Glen Canyon al Lago Mead hasta finales de septiembre.

Desde el inicio de esas mayores descargas, la superficie del Lago Mead ha subido casi 14 pies, según los datos más recientes de la oficina.

“No hay duda de que las descargas del Lago Powell al Lago Mead tienen un impacto mucho mayor en los niveles de agua del Lago Mead que cualquier evento de precipitación que tengamos aquí”, dijo Mack. “Estamos hablando de cientos o miles de acres-pies que podrían liberarse, en comparación con los miles de galones de agua que entran en el lago por las precipitaciones”.

Eso no quiere decir que Hilary no tenga efectos sobre el Lago Mead o el sistema del río Colorado en su conjunto. Esos efectos son solo más difíciles de cuantificar.

“La lluvia que recibimos debido a la tormenta tropical Hilary y la escorrentía en los afluentes que entran en el Lago Mead, así como la reducción de las liberaciones de la Presa Hoover - debido a una disminución de la demanda aguas abajo - han tenido algún impacto en la elevación del lago”, dijo el portavoz de la Oficina de Recuperación Doug Hendrix en un correo electrónico. “Aunque la cantidad de precipitaciones recibidas en la cuenca baja y de afluentes ayuda, la mayor fuente de agua para el Lago Mead sigue siendo la nieve derretida y los flujos de la cuenca alta”.

Estas reducciones de la demanda a menudo se traducen en que los clientes residenciales y comerciales usan menos agua para el riego, algo que el valle de Las Vegas ha visto durante el fin de semana, dijo Mack.

Históricamente, las grandes lluvias en el suroeste han llevado a los agricultores y otros usuarios agrícolas de agua en la cuenca baja del río Colorado a modificar sus pedidos de agua para aprovechar también las fuertes precipitaciones.

Este año, se espera que las descargas de agua del Lago Mead sean las más bajas de los últimos 30 años, según informó la Oficina de Recuperación la semana pasada.

El Distrito de Aguas del valle de Las Vegas suele suministrar unos 400 millones de galones al día en esta época del año, según Mack. El viernes, esas entregas se redujeron a unos 374 millones de galones, y cayeron a 314 millones de galones el sábado, cuando Hilary arrojó alrededor de un quinto de pulgada en el valle, lo que Mack dijo que era una fuerte indicación de que los habitantes de Las Vegas habían apagado sus sistemas de rociadores mientras caía la lluvia.

“Cuando tenemos este tipo de precipitaciones en el sur de Nevada, nuestro mayor beneficio para el Lago Mead es simplemente reducir el uso de agua al aire libre”, dijo Mack.

En raras ocasiones, las precipitaciones pueden afectar a los niveles del Lago Mead, como en la inundación del invierno de 2010 en el río Virgin, que los funcionarios federales estimaron en su momento que envió suficiente agua río abajo como para aumentar el lago un pie y medio.

LO ÚLTIMO