82°F
weather icon Clear

Las estaciones de enfriamiento son refugios para desamparados y personas vulnerables

El miércoles por la tarde, Esther David sonreía en una habitación con aire acondicionado en Courtyard Homeless Resource Center.

“Hace demasiado calor fuera”, dijo esta mujer de 72 años. “Hace demasiado calor”.

Justo afuera, decenas de personas estaban sentadas en la calle bajo un calor de 109 °F, algunas con toallas en la cabeza para cubrirse del sol.

David y su amigo Woodie Colbert, de 64 años, que se sentó en la silla junto a ella, duermen todas las noches en colchonetas en el patio del centro, donde hay grandes ventiladores que soplan aire y rocío. Durante el día, se refrescan dentro de la habitación, sobre todo, dice David, por su perro de un año que es mezcla de chihuahua y salchicha, llamado Buddy, para quien el calor es especialmente duro.

“Donde va él, voy yo”, dijo Davis al Review-Journal mientras sostenía al cachorro en sus brazos.

El Courtyard Homeless Resource Center, en Las Vegas Boulevard entre las avenidas East Owens y East Washington, es uno de las docenas de lugares designados como estación de enfriamiento oficial por el Servicio Meteorológico Nacional. Los centros, que incluyen centros recreativos y bibliotecas, ofrecen aire acondicionado y agua a cualquiera que entre.

Según un comunicado de prensa del Condado Clark, más de una docena de estaciones de enfriamiento y más de 30 bibliotecas, que también ofrecían sus instalaciones para el enfriamiento, abrieron el miércoles y permanecerán abiertas hasta el próximo miércoles, 10 de julio.

Mientras que en el Courtyard había cientos de personas, en otros centros de enfriamiento, como el Pearson Community Center, en West Carey Avenue entre Martin Luther King Boulevard y Comstock Drive, y el Neighborhood Recreation Center, en North Bruce Street entre las avenidas Stanley y East Tonopah, hay mucha menos gente.

Sharon Steele, directora de programas del Pearson Community Center, dijo que el centro ha estado atendiendo a unas 10 personas al día. La gente puede entrar y sentarse en el vestíbulo, que tiene agua embotellada y una nevera con agua. Añadió que la mayoría de la gente viene por las mañanas.

“Es un lugar que gusta a todos”, dice David West, refiriéndose al patio. West lleva unos dos meses desamparado desde que perdió su apartamento, dijo.

West, que estaba en el centro para recoger medicamentos en el centro de correo, normalmente va al cine o nada en el Dula Gymnasium cuando quiere refrescarse, dijo.

Cuando hace un calor peligroso, unas 25 personas de la organización Help of Southern Nevada recorren las calles con folletos sobre el calor, agua y vehículos para transportar a la gente a los centros de enfriamiento, según el director Louis Lacey.

Además de a los desamparados, los centros de enfriamiento también atienden a personas que viven en viviendas que no son óptimas o en lugares donde ha fallado el aire acondicionado, explicó Lacey.

La organización también llama al 911 para atender a las personas en peligro por el calor.

“Normalmente recibo un mensaje de texto que dice: ‘Oye, estamos llamando al 911’. Hoy no he recibido ninguno. Así que hoy ha sido un buen día”, dijo Lacey. “Si llegamos a los 116 °F o 117° de los que hablan, eso cambiará todo”.

LO ÚLTIMO