87°F
weather icon Clear

La inflación pesa en las negociaciones contractuales, dicen los trabajadores de la Culinaria

Cientos de trabajadores del sector de la hostelería han formado filas de manifestaciones en el Strip esta semana, solicitándoles a las empresas de hoteles y casinos de Las Vegas alcanzar un contrato que trate de abordar el aumento del costo de la vida y sus sentimientos de inseguridad laboral.

El jueves por la mañana, a las puertas del Paris Las Vegas, las organizaciones Sindicato de la Culinaria Local 226 y Bartenders Local 165 corearon “Sin contrato no hay paz” ante los turistas que se detenían para sortear el intenso tránsito de peatones y las obras relacionadas con la Fórmula Uno frente al Bellagio o para tomarse selfies frente a la Torre Eiffel. Las dos sesiones de manifestaciones del jueves no fueron un paro laboral y no se ha fijado un plazo para la huelga, aunque los líderes sindicales pueden llamarla en cualquier momento tras una votación mayoritaria en septiembre.

Los trabajadores dicen que hay mucho en juego. Están negociando mejoras salariales y prestaciones, medidas de seguridad laboral, ampliación de los derechos de reincorporación y ajustes de la cláusula de “no huelga”. Se produce en un momento en que los afiliados dicen que tienen que estirar el dinero o buscarse otro trabajo para poder hacer frente al costo de la vida.

Giovanny García, mesero del Cafe Americano de Paris, dice que gana 15 dólares por hora más propinas. Espera aumentos salariales que le impidan buscar un segundo empleo.

“Todo sube menos nuestro sueldo. Siempre ha sido así”, afirma García. “Antes no se sentía tanto porque las cosas no eran tan caras. Ahora, es imposible vivir con el salario mínimo en la ciudad”.

Continúan las negociaciones entre el sindicato y tres grandes empresas: MGM Resorts International, Caesars Entertainment y Wynn Resorts. Las negociaciones tuvieron lugar la semana pasada, pero las propuestas eran “dólares aparte”, dijo Ted Pappageorge, secretario-tesorero del sindicato, a principios de esta semana. Hasta el jueves por la mañana no se había confirmado una nueva ronda de negociaciones.

Pappageorge dijo que la pandemia y la inflación han influido mucho en las demandas del sindicato. Dado que las empresas que cotizan en bolsa reportan beneficios de explotación récord tras la pandemia, los trabajadores merecen una parte, afirmó.

“Estas empresas lo están haciendo muy bien y los trabajadores no se van a conformar solo para mantener el ritmo”, afirma Pappageorge. “Si a la empresa le va genial, a los trabajadores les debería ir genial”.

Cherie Jackson, encargada de habitaciones en el hotel The Linq, dijo que aceptó el trabajo por los beneficios de la pensión hace casi un año y medio. Gana 21.14 dólares por hora y calcula que su salario neto mensual ronda los 2,700 dólares, pero espera ganar varios dólares más por hora.

“Antes de que existiera el COVID, esa cantidad no habría estado mal”, afirma Jackson, que cuida de su padre discapacitado en su casa de Henderson. “Pero parece que en el último año y medio la economía se ha ido solo por las nubes. Tengo que conducir para DoorDash después del trabajo para recuperar el dinero extra y pagar mis cuentas”.

Los operadores no se han pronunciado sobre las negociaciones. Pero durante un discurso en la Global Gaming Expo esta semana, el director ejecutivo de MGM, Bill Hornbuckle, reconoció las fuerzas cambiantes detrás de la remuneración, en particular para los trabajadores sin propina.

“Si eres un empleado con propina en el entorno actual de Las Vegas, en particular con al aumento de los precios, lo estás haciendo mejor que nunca”, dijo Hornbuckle a una audiencia de profesionales del juego el martes. “Si eres un empleado no remunerado y piensas en el COVID y en algunas de las reglas de trabajo que se han puesto en juego y lo que el consumidor quiere ahora, el 40 por ciento de los consumidores no quieren que se limpie su habitación, lo que significa que, si eres un asistente de habitación, no tienes nada más que hacer que pasar por caja. Así que hay una presión añadida. Lo entendemos. Tenemos que adaptarnos a ello”.

Algunos trabajadores no están de acuerdo con sus comentarios. James Franklin, mesero de banquetes del Bellagio desde hace 25 años, dijo que su puesto con propinas no le está aportando más flujo de caja.

“No estoy de acuerdo con él”, dijo Franklin. “De hecho, nos decepcionó cuando dijo eso porque significa que no está al tanto de lo que pasa”.

LO ÚLTIMO
Cómo financió Steve Wynn el primer megaresort de Las Vegas

El Mirage, que cerrará sus puertas el 17 de julio, reajustó los estándares de la industria en cuanto a la forma de hacer realidad los conceptos de casinos de ensueño.