99°F
weather icon Clear

Familias reunidas pasan la tarde en Dave & Buster’s

Melissa y Christopher Walker fueron separados de sus tres hijos en septiembre de 2022. En febrero se reunieron con ellos.

La pareja es una historia de éxito de activistas entre padres. Pero el viernes estuvo lleno de historias de éxito, ya que el programa Peer Parent Advocate celebró ocho familias reunidas en Dave & Buster’s con comida temática y pastel de mármol.

Ofrecido por East Valley Family Services, el objetivo final del programa es reunir a las familias que han sido separadas por los Servicios de Protección de Menores (CPS). Los activistas del programa son personas que han luchado con casos de CPS en el pasado y fueron capaces de reunirse con sus hijos.

Melissa Walker, aunque lleva cinco meses reunida con sus hijos, estaba feliz de salir de casa con su familia.

“Tan bendecida, tan bendecida”, dijo al hablar de su vida actual. “Todo sucede por una razón”.

Celebración de la unión

En el evento se obsequió a las familias una cesta llena de juegos de mesa familiares, muñecas y pistolas Nerf, así como con una placa en la que se les felicitaba por el éxito de su reunificación. Los ánimos eran altos mientras disfrutaban de fajitas de pollo, pizza, papas fritas, hamburguesas y macarrones con queso antes de lanzarse a los juegos.

Los Walker residían en una vivienda familiar de transición cuando los servicios de protección de menores separaron a la familia. Su hijo mayor, Lucas, que ahora tiene 4 años, se escapaba de la habitación en medio de la noche con el pañal puesto, dijo Melissa Walker. En el momento de la separación, la pareja consumía drogas.

Después de que se llevaran a los niños, Melissa y Christopher Walker se vieron obligados a vivir en la calle, durmiendo en una tienda de campaña cerca de Centennial Hills.

Melissa Walker, de 35 años, habló de las dificultades de vivir en la calle y lidiar con el abuso de drogas y las ganas de usarlas. Los activistas de padres ayudaron a la pareja a centrarse en el objetivo de mantenerse limpios y recuperar a sus hijos.

Cuando Christopher Walker, de 37 años, se reunió con sus hijos, dijo, sintió como si su familia “nunca hubiera perdido el ritmo”.

“Fue como si la vida volviera a mi cuerpo”, dijo. “Con ellos de vuelta, fue como si mi vida volviera a estar junta. Todo estaba completo”.

La familia fue la primera clienta de la activista Jocelyn Estes. Al principio, los Walker se mostraron aprensivos y eludieron los intentos de Estes de ofrecerles ayuda, pero ella siguió adelante, dijo. En octubre de 2023, los Walker acudieron a Estes, de 42 años, y le dijeron que estaban listos para recibir ayuda.

Estes se unió al programa de activistas porque ya había pasado por el sistema de acogida cuando era niña y porque los Servicios de Protección de Menores le arrebataron a su hija cuando era adulta. El programa de activistas trabaja para proporcionar una mano amiga de alguien que entiende por lo que están pasando los padres. Después de que CPS se llevara a su hija, entiende lo aterrador que puede ser.

“Les digo que no soy su madrina. No soy una consejera. Solo he pasado por eso”, dice. “Creo que eso es lo que ayuda”.

La adicción provocó la separación

Jessica Valladares, de 37 años, estuvo separada de su hijo durante dos años y medio. Dejaba a Francisco, de 5 años, solo con su hija para ir a hacer la compra, y ese es uno de los motivos por los que se lo arrebataron. También era adicta a las drogas en aquel momento, una dependencia que le duró ocho años y medio.

No fue hasta que el CPS se llevó a su hijo menor cuando se dio cuenta de que necesitaba un cambio.

“Tenía que cambiar el rumbo de mi vida, y eso es lo que acabé haciendo”, dijo. “Para poder luchar por ellos”.

Se puso en contacto con East Valley Family Services a través del Tribunal Familiar de Tratamiento y WestCare, un centro de atención ambulatoria. La organización le proporcionó ropa, productos básicos de higiene y la ayudó a amplificar su voz y a ser activista por sus hijos, dijo.

Cuando se reunió con sus hijos, Francisco y Nehemiah, de un año, el 23 de mayo, fue abrumador y emotivo. El CPS siempre le dijeron que nunca recuperaría a sus hijos, y ella les creyó.

“No pensé que llegaría a este punto de tenerlo de vuelta”, dijo. “Fue abrumador, pero abrumador de alegría”.

Extrañaba las alegrías pasadas por alto de la paternidad, como ducharlo y darle de comer o acurrucarse con él.

“Cuando fui al tribunal me dijeron: ‘Te vas a reunir con tus dos hijos’”, dijo. “Ese fue uno de los mayores regalos para mí”.

Francisco, que era el único niño presente con ella, dijo que estaba emocionado por estar de nuevo con su mamá. A Francisco le gustan los videojuegos, pero Valladares ha intentado -sin éxito, añadió- que lea más.

Ahora, ocho meses después de empezar a trabajar con el programa de activistas y casi exactamente un mes después de reunirse con sus hijos, Valladares sigue llamando a diario a los activistas para pedirles ayuda. Siempre han estado ahí para ella, dice. Valladares se reunirá con su hija, de 16 años, en agosto.

LO ÚLTIMO