101°F
weather icon Clear

El sapo de Nevada podría extinguirse debido a la extracción de oro, según una petición

Hace décadas, un pueblo rural del Condado Nye se unió en torno a una insólita causa medioambiental: el sapo de Amargosa.

El pequeño y viscoso sapo se convirtió en la mascota no oficial de Beatty cuando los ecologistas dieron la voz de alarma por la disminución de la especie. Ganaderos, científicos y vecinos preocupados formaron un grupo de trabajo para encontrar soluciones locales que preservaran las aguas subterráneas y los manantiales de agua dulce de los que depende el sapo.

Pero el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos no estaba de acuerdo con la protección federal. Dos peticiones -una en 1994 y otra en 2008- de inclusión del sapo en la Ley de Especies Amenazadas fracasaron, aunque los esfuerzos locales por monitorear su población y preservar su hábitat han persistido.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza también lo considera “en peligro crítico”.

Después del miércoles, la agencia federal tendrá la oportunidad de reconsiderarlo: El Centro para la Diversidad Biológica ha presentado una petición de emergencia para incluir al sapo de Amargosa en la lista de especies en peligro. De ser así, la agencia usaría fondos y recursos federales para restaurar la población del anfibio y preservar su hábitat.

La petición afirma que unos dos mil sapos de Amargosa permanecen en libertad.

“A pesar de los esfuerzos [liderados por la comunidad], la población del sapo de Amargosa continúa en un estado altamente precario, y hoy se enfrenta a una nueva amenaza existencial, que no existía cuando se estaban evaluando las peticiones anteriores”, afirma la petición.

¿La “amenaza existencial” en la que se basa el más reciente argumento a favor de la protección federal? Siete minas de oro propuestas que, según un hidrólogo independiente, reducirían el nivel de las aguas subterráneas hasta niveles insostenibles.

Una de ellas es la mina North Bullfrog, un enorme proyecto actualmente en fase de revisión medioambiental federal que alteraría más de tres mil acres de terreno en la zona.

“Oasis Valley está a punto de convertirse en el epicentro de un nuevo y vasto distrito minero aurífero, sometiendo a una enorme presión el delicado acuífero que sustenta el río Amargosa y amenazando a especies raras como los sapos de Amargosa, que no viven en ningún otro lugar del mundo”, declaró Krista Kemppinen, científica sénior del centro. “El Servicio de Pesca y Vida Silvestre tiene que actuar ya”.

¿Por qué proteger a un sapo?

La minería de oro forma parte de la historia de Nevada desde hace mucho tiempo. A lo largo del delicado río Amargosa, en pueblos como Beatty, también lo ha sido la biodiversidad de especies que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo.

Jaina Moan, de la sección de Nevada de la organización mundial sin fines de lucro The Nature Conservancy, dijo que su organización ha trabajado con los residentes de Beatty desde los años 90 para vigilar la población. La organización se convirtió en el mayor terrateniente privado de la zona tras la compra de dos ranchos para preservar los recursos hídricos y las especies del valle de Oasis.

Según Moan, las nuevas minas podrían echar por tierra décadas de trabajo de conservación que representan millones de dólares.

“Realmente tememos que puedan suponer una amenaza para el sapo, otras especies en peligro y todo este trabajo de conservación que ha costado mucho trabajo hacer”, dijo Moan.

Queda por ver si el Servicio de Pesca y Vida Silvestre verá argumentos científicos para conceder protecciones.

La minería en general puede afectar no solo a especies como el sapo, sino también a los propietarios de viviendas que usan las aguas subterráneas para uso doméstico, dijo Mason Voehl, director ejecutivo de Amargosa Conservancy, una organización sin fines de lucro que sigue de cerca las amenazas al río Amargosa.

Una inclusión en la lista de especies en peligro sería como una recompensa por muchos años de duro trabajo de los residentes de Beatty, dijo.

“La comunidad merece muchos elogios”, dijo Voehl. “Es, en cierto modo, una celebración de lo que la comunidad ha conseguido para lo que siempre ha sido una especie en peligro”.

LO ÚLTIMO