91°F
weather icon Rain

Descenso del nivel del Lago Mead es peor de lo previsto

Una megasequía está drenando el Lago Mead más rápido de lo previsto.

La escasez de agua y la demanda en la cuenca del río Colorado requerirá reducciones en el uso del agua de dos millones a cuatro millones de acres-pies en 2023 para preservar los “niveles críticos” en el Lago Mead y el Lago Powell, dijo la comisionada de la Oficina de Reclamación Camille Calimlim Touton al Comité del Senado sobre Energía y Recursos Naturales en un testimonio reciente.

Si las entidades que usan el agua no pueden llegar a un acuerdo en un plazo de 60 días sobre un plan para reducir el consumo, el Departamento de Interior podría ordenar recortes y lo haría, dijo Touton.

El Lago Mead ha descendido a un mínimo histórico del 28 por ciento de su capacidad. El nivel de agua era de 1,044,01 pies a la 1:30 p.m. del miércoles, un descenso de casi seis pies en el último mes. Hace un año el lago estaba a 1,070,5 pies (sobre el nivel del mar). El último pronóstico de 24 meses de la oficina, publicado a principios de este mes, dice que el nivel “más probable” del lago será de 1,014,86 pies en septiembre de 2023, unos nueve pies menos que las proyecciones hechas hace apenas un mes.

Si el Lago Mead cayera por debajo de su nivel de “estanque muerto” de 895 pies, la presa Hoover sería incapaz de liberar agua río abajo hacia California, Arizona y México.

“Estamos a 150 pies de que 25 millones de estadounidenses pierdan el acceso al río Colorado, y el ritmo de descenso se está acelerando”, dijo al comité John Entsminger, director general de la Autoridad del Agua del Sur de Nevada.

Touton dijo que el cambio climático —incluidas las temperaturas más cálidas que conducen a menos nevadas, suelos más secos y otras condiciones— han creado disminuciones en los sistemas de agua nunca antes vistas. Dijo que la nueva realidad se aplica a todas las cuencas fluviales que gestiona la agencia, pero que el río Colorado es el más grande y el más urgente.

El pasado mes de agosto, el gobierno federal declaró por primera vez la escasez del río Colorado, lo que provocó importantes recortes en el suministro de agua a Arizona, Nevada y México. Algunos agricultores de Arizona han dejado algunos campos secos y sin plantar, y han recurrido a un mayor bombeo de agua subterránea.

El sur de California aún no se ha enfrentado a reducciones, pero es probable que eso cambie a medida que las reservas sigan bajando.

El lago es la mayor reserva artificial del país, y a principios de la década de 1980 se estimaba que tenía 28 millones de acres de agua. El agua llegó a la cima de la presa Hoover en la primavera de 1983. En las últimas dos décadas, el lago ha descendido de forma constante, ya que la sequía sostenida, el aumento de la demanda de agua y la sobreasignación de agua han llevado a un futuro en peligro.

“Hay muchas cosas que no tienen precedentes”, dijo Touton, nativo de Nevada, a los legisladores. “Pero ahora la realidad y la normalidad en la que la Oficina de Reclamación debe gestionar nuestro sistema es sin precedentes, ya que nos enfrentamos a un clima más cálido y seco”.

Acelerando el declive del Lago Mead, la Oficina de Reclamación puso en marcha recientemente un plan para retener 480 mil acres-pies de agua en el Lago Powell que normalmente se liberarían río abajo y en el Lago Mead, una medida adoptada para garantizar que la presa de Glen Canyon pueda seguir generando electricidad en medio de lo que, según el gobierno federal, son las condiciones más secas del oeste estadounidense en más de 1,200 años.

A finales de abril y tras años de construcción, la Autoridad del Agua del Sur de Nevada encendió las bombas de una “tercer ducto” de 1.3 millones de dólares y una estación de bombeo para garantizar que el sur de Nevada pueda extraer su parte de agua del lago. El portavoz de la Autoridad del Agua, Bronson Mack, dijo que los ingenieros creen que la estación de bombeo podrá bombear agua hasta que el lago baje a 875 pies, donde se encuentra la bomba. El sur de Nevada depende del lago Mead para el 90 por ciento de su agua.

Según el Pacto del Río Colorado de 1922, por el que se divide el agua, California recibe 4.4 millones de acres-pies de agua al año. La asignación de Arizona es de 2.8 millones de acres-pies, y Nevada recibe normalmente 300 mil acres-pies. El valle de Las Vegas consumió unos 242 mil acres-pies de agua el año pasado, según la autoridad. Eso supone más de 80 mil acres-pies, o unos 27 mil millones de galones, menos de lo que consumió el valle en 2002, cuando había 800 mil residentes menos.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO