99°F
weather icon Clear

El Death Valley bate récords de calor; los turistas llegan de todas formas

Actualizado July 9, 2024 - 6:04 pm

FURNACE CREEK, California - Durante los veranos infernales en el Death Valley National Park, el único respiro contra la fuerza de la naturaleza es un auto con aire acondicionado.

Salir del auto es un deporte olímpico en las horas más calurosas del día. Ni siquiera los guardaparques se atreven a pasar más de 5 minutos seguidos al aire libre, ya que el calor extremo envuelve el cuerpo y puede provocar un golpe de calor incluso a los más en forma.

El lunes no fue un día fuera de lo normal para el Death Valley, ya que se alcanzaron los 126 °F. Sin embargo, el sábado y el domingo se alcanzaron récords diarios, con temperaturas de 128° y 129° grados, respectivamente. Según la mayoría de los meteorólogos, los récords se baten más rápido que nunca, en gran parte debido al cambio climático mundial.

Jennette Jurado, guardaparques del Death Valley desde hace cuatro años, dice que puede sentir cuando la temperatura supera los 120°. Exige atención de un modo que no lo hace el calor habitual del desierto.

“Puedo decir que se ha cruzado ese umbral sin necesidad de un termómetro”, declaró Jurado al Las Vegas Review-Journal el lunes. “Salgo fuera e inmediatamente entrecierro los ojos. Siento un intenso ardor en los ojos”.

Si el verano récord de Las Vegas no es suficiente, la gente puede -y muchos lo hacen- aventurarse al Death Valley para perseguir la sensación que solo se puede sentir en el lugar donde la Organización Meteorológica Mundial ha registrado las temperaturas más cálidas que jamás han azotado la Tierra.

La muerte llama a la puerta del Death Valley

Ese deseo desértico se volvió mortal el sábado para un grupo de seis motociclistas cerca del salar conocido como Badwater Basin.

Según Jurado, uno de los motociclistas falleció en el acto antes de que pudiera ser rescatado, mientras que otro presentaba síntomas tan graves de estrés térmico que fue necesario un vuelo de rescate a Las Vegas.

Fue un buen samaritano quien llevó a los turistas al Centro de Visitantes de Furnace Creek, donde cuatro de ellos fueron tratados por estrés térmico y se les permitió marcharse.

“En estas situaciones, los minutos importan de verdad”, afirmó Jurado.

El calor era tan extremo, sin embargo, que una compañía que asiste regularmente en emergencias médicas en el Death Valley no pudo realizar el vuelo a Las Vegas, dijo Jurado. Un avión militar tuvo que hacer el trabajo.

El calor fue probablemente el culpable de que el motociclista no pudiera ser salvado, creen los guardas forestales.

“Todos los indicios apuntan a un golpe de calor”, dijo Jurado sobre la víctima que murió en el parque, añadiendo que la oficina del forense del Condado Inyo declararía la causa oficial de la muerte.

Según Jurado, el parque registra un promedio de siete muertes al año.

Los turistas disfrutan de un récord cercano

Durante años, el Death Valley ha convertido el calor extremo en una atracción turística.

En el exterior del centro de visitantes hay un enorme termómetro, uno de los lugares más populares para tomarse una selfie. El verdadero récord de temperaturas en el Death Valley es controvertido. Aunque el Servicio Meteorológico Nacional considera que la temperatura de 134° grados en julio de 1913 es el verdadero récord, algunos meteorólogos como William Reid han dedicado su carrera a demostrar lo contrario.

Reid, que lleva décadas estudiando la climatología de la región, sostiene que es probable que un observador meteorológico inflara las cifras con la esperanza de establecer un récord impactante.

“No pude atar cabos hasta que me di cuenta”, dijo Reid, “de que quizá se lo estaba inventando”.

Aun así, este año el Death Valley no ha alcanzado los 130°, que Reid considera un récord más fiable. En cualquier caso, en un destino tan popular, las olas de calor a veces suponen una desafortunada coincidencia para algunos que planifican sus vacaciones con antelación.

Jodie Liddy, que hizo senderismo estando embarazada hace 27 años durante el calor de julio en el Death Valley, dijo que ella y su marido, Jim, se mantuvieron alejados de la actividad física intensa durante su viaje de aniversario. El riesgo no valía la pena.

“Sabíamos que iba a hacer calor”, dijo Liddy, una turista de 56 años de Denver. “Pero no tanto”.

Otro grupo de viajeros era el de Brad Kudlas y Drew Belt, amigos de Georgia y Mississippi que volaron a Las Vegas y condujeron hasta el parque. Tenían previsto ir de excursión al monte Whitney, la montaña más alta de los Estados Unidos contiguos, esta misma semana, así que pensaron que también tenía sentido visitar el punto más bajo.

Enfrentarse al calor valió la pena por la oportunidad de experimentar un lugar que parece de otro planeta, dijo Kudlas. Aún así, a la pareja le sorprendió ver a tantos turistas el lunes.

“Creía que seríamos los únicos idiotas”, comenta Belt riendo entre dientes.

Con los años, el calor puede empeorar

A medida que se baten récords de calor en todo el país, es seguro decir que el Death Valley podría ser el siguiente, quizás superando los récords de 130° y 134°.

John Mejía, profesor de climatología del Instituto de Investigación del Desierto, dijo que los récords extremos pueden ser útiles para determinar las tendencias en todo el mundo. Sin embargo, el hecho de que todos los años se batan récords en ciudades de todo el país plantea interrogantes.

“¿Son cada vez más frecuentes?” pregunta Mejía. “¿Se está sumando el cambio climático a estos récords?”.

Los indicios apuntan a que sí. Pero lo más importante a corto plazo, según Mejía, es educar a la gente sobre cómo mantenerse a salvo del calor.

Más de 146 millones de personas vivían el lunes en ciudades bajo alerta por calor, según el Servicio Meteorológico Nacional. El efecto isla de calor, en el que el pavimento y los edificios absorben calor, es un asesino silencioso que no hará sino empeorar, dijo Mejía.

“El calor es un monstruo que se mueve lentamente”, afirmó.

LO ÚLTIMO