87°F
weather icon Clear

Despídete del Tropicana; esto es lo que pasará antes de que se cierren las puertas

Actualizado April 4, 2024 - 10:51 am

El Tropicana cerrará sus puertas el martes, a dos días del 67 aniversario de su apertura.

Los actuales dueños y operadores del resort de 1,467 habitaciones con temática de South Beach planean destinar 9 de los 35 acres de su campus a la construcción de un estadio de béisbol de la Major League Baseball de 33 mil asientos y 1,500 millones de dólares, para los Oakland Athletics.

Los mayores fans del Tropicana están tristes por la pérdida de lo que, en su apogeo, fue tan venerado como hoy lo son Bellagio, Caesars Palace y Wynn Las Vegas. Muchos planean reunirse y celebrar, asistiendo a fiestas privadas y espectáculos de comedia en la propiedad, durante sus últimos días.

“Simplemente es triste”, dijo Billy Andrews, antiguo profesional del campo de golf de Tropicana.

Sí, profesional del golf.

En la década de 1970, el Tropicana era el lugar ideal para jugar al golf en el Strip, con un campo de 18 hoyos donde ahora está el MGM Grand.

“Tiene que pasar. Ahora es un hotel realmente desagradable, pero yo estuve allí durante el apogeo del Tropicana cuando se construyó la primera torre y luego la segunda y todo eso”.

También será un día triste para Scarlett Grable, una antigua corista del Folies Bergere que asistirá el sábado por la noche a una reunión de la productora de espectáculos y se reunirá con otras antiguas bailarinas, una hermandad informal de artistas para echar un último vistazo a la sala de espectáculos y los camerinos.

Ahora, el Tropicana y su legión de antiguos trabajadores y amigos solo pueden contar las horas que faltan para que se cierren las puertas y se levante un muro de demolición de 10 pies alrededor del perímetro, una de las primeras medidas oficiales que se están tomando para transformar la propiedad existente en un estadio.

El final se ha trazado cuidadosamente.

Un cierre ordenado

El lunes será el último día completo de juego para el Trop. La Junta de Control del Juego de Nevada dice que el Tropicana tiene 600 máquinas tragamonedas, 19 juegos de mesa y un juego de cartas en funcionamiento.

Se espera que muchas de esas máquinas tragamonedas sean desmanteladas antes del cierre del piso a las 3 a.m. del martes.

El operador del casino, Bally’s, no ha comunicado si se celebrará algún evento ceremonial, como la última tirada de dados, la última vuelta de la ruleta o el final de una partida de blackjack.

En una entrevista a principios de este mes, Ameet Patel, vicepresidente sénior y director de la región occidental de Bally’s, dijo que espera que las máquinas tragamonedas y los juegos de mesa se redistribuyan entre los otros 15 establecimientos de Bally’s en todo el país.

Los ejecutivos de Tropicana se reunieron con agentes de la Junta de Control del Juego para planificar el cierre y el presidente de la Junta de Control, Kirk Hendrick, quien tiene previsto asistir al cierre del piso de juego, dijo que los agentes de la junta estarán disponibles para ayudar en el cierre según sea necesario.

Hendrick dijo que el cierre de Tropicana se considera un “cierre temporal” porque Bally’s planea eventualmente volver a abrir en alguna capacidad.

“Cualquiera que tenga una licencia en vigor y solicite un cierre temporal tiene que presentar un plan a la Junta de Control del Juego”, dijo Hendrick en una entrevista, “y ese plan incluye cosas como cómo apagar todos los dispositivos, cómo cerrar los juegos, cómo realizar un recuento de efectivo, cómo cerrar la jaula, cómo mover el dinero de forma segura, ¿cómo cerrar la propiedad física en sí?”.

Hendrick dijo que, aunque la ley le prohíbe hablar específicamente sobre el cierre de un casino en particular, la mayoría de los cierres suelen implicar la presencia de funcionarios de auditoría y de cumplimiento de la ley para responder preguntas y ayudar en el proceso.

Dijo que un cierre a las 3 a.m. es un buen momento porque, de todos modos, los casinos suelen realizar sus recuentos diarios después de medianoche.

Los trabajadores asegurarán el dinero y las fichas y realizarán los recuentos finales antes de asegurarse de que todas las máquinas tragamonedas están cerradas.

Cierre de comida y bebida

Robert Irvine Public House ofrecerá su último desayuno el martes por la mañana y Trop Coffee preparará sus últimas raciones.

Entre las 5 a.m. y el mediodía, los últimos huéspedes abandonarán sus habitaciones. Tropicana tuvo una oleada tardía de huéspedes que querían pasar una última noche en el hotel. Los huéspedes pagaron unos 200 dólares, tres o cuatro veces más que el índice promedio de las habitaciones, por el privilegio de alojarse allí a principios de mes. Las tarifas nocturnas ascendieron a casi 500 dólares por noche durante los últimos cinco días.

Los últimos huéspedes abandonarán el hotel a mediodía sin la distracción de las máquinas tragamonedas.

A mediodía, los agentes de seguridad empezarán a desalojar el hotel y se espera que las puertas estén aseguradas a la 1 p.m.

Los amantes del Trop se habrán despedido por última vez.

Los fans se despiden

Aaron Eggers, quien fue a la preparatoria en Las Vegas y, en los años 90, se dirigía con sus amigos a los ascensores de cristal de una de las torres del hotel Tropicana y subía hasta arriba, luego bajaba al nivel de la piscina, donde él y sus amigos eran demasiado jóvenes para disfrutar de la novedad del blackjack swim-up que se ofrecía en la zona de la piscina.

“Siempre era genial culminar el descenso al son de Swim. Up. Black. Jack. Todavía hoy puedo escucharlo vívidamente en mi mente”, dijo.

Al Siciliano, residente en Boston, que se considera un fan incondicional del Tropicana y lo ha visitado docenas de veces a lo largo de los años, aún mantiene la esperanza de que el Tropicana pueda salvarse de algún modo.

El Tropicana le es muy querido porque una vez se alojó allí en la habitación 1839, usó ese número para participar en la Lotería de Massachusetts y ganó ocho mil dólares.

Aunque la mayoría de los planes finales para el Tropicana ya están hechos, todavía quedan algunas incógnitas para el futuro.

Los funcionarios de Bally’s no han explicado qué planeaban hacer con el vitral sobre el área principal del casino.

Futuro incierto

Los directivos del establecimiento dijeron a la Junta de Control del Juego que están trabajando con el Neon Museum y otras entidades para preservar parte de la historia de Tropicana.

Pero cuando se les llamó, los funcionarios del museo no hicieron ningún comentario sobre el vitral.

Los conservadores de arte afirman que salvar el vitral sería una tarea costosa, pero nadie parece querer decir si se rescataría de la bola de demolición ni cómo se haría.

Bally’s se encuentra ya en una difícil situación financiera. La semana pasada, Moody’s Investors Services, una empresa nacional de calificación crediticia, rebajó la calificación de Bally’s y S&P Global Ratings, a principios de mes, le otorgó la categoría de bono basura.

El mayor accionista de Bally, Soo Kim, y su fondo de cobertura Standard General ofrecieron comprar las acciones restantes de la empresa por 15 dólares la acción, aproximadamente la mitad de la cantidad que Kim ofreció en una oferta de adquisición similar en 2022. Un comité independiente está evaluando la oferta.

Lo que finalmente se determine sobre la propiedad de Bally y la relación de la empresa con el propietario Gaming & Leisure Properties Inc. y los Oakland A’s determinará lo que suceda luego con el Tropicana.

Lo que se sabe con certeza es que el hotel cerrará sus puertas definitivamente el martes. Si se construye un nuevo resort, se llamará Bally’s Las Vegas, según los ejecutivos.

LO ÚLTIMO
La UNLV desarrolla prácticas de filosofía con niños en edad preescolar

En el preescolar conjunto de la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV) y Consolidated Students of UNLV (CSUN), los estudiantes universitarios ayudan a los niños a explorar sus mentes a través de la filosofía mientras se divierten.