87°F
weather icon Clear

¿Cuándo se involucró la mafia con Las Vegas?

Cuando se habla de las raíces mafiosas de Las Vegas, la mayoría de los historiadores locales se remontan a un momento concreto y a dos personas en particular.

En 1940, Bugsy Siegel, mafioso de Brooklyn, Nueva York, llegó a la ciudad desde Los Ángeles e invirtió dinero en el Northern Club en Fremont Street con la intención de entrar en el mercado de las carreras de caballos. También se dedicó a otras actividades, sin embargo, fue cuando Siegel se involucró en el famoso casino Flamingo en el Strip cuando Las Vegas y la vida de los mafiosos empezaron a ser sinónimos.

Geoff Schumacher, vicepresidente de exposiciones y programas de The Mob Museum en Las Vegas, señaló que ya se habían abierto dos casinos en la entonces Highway 91, entre ellos El Rancho Vegas y el Hotel Last Frontier, pero fue la participación de Siegel en un proyecto lo que acapara toda la atención. Schumacher dijo que el mafioso de Brooklyn se enganchó al hábito del juego de Billy Wilkerson como una forma de entrar en el gran mundo de los casinos.

Wilkerson, que tenía su base en Los Ángeles y era editor de The Hollywood Reporter, compró el terreno donde se levantaría el Flamingo e inició la construcción en 1945, pero pronto se quedó sin dinero debido a su caro vicio.

“Le encantaba apostar, venía a Las Vegas con regularidad y decidió que quería construir su propio resort”, dijo. “Así que Wilkerson compra los terrenos para el Flamingo y empieza a construirlo, pero Wilkerson se topa con problemas financieros muy pronto”.

Entra Siegel, quien vio una oportunidad, dijo Schumacher.

“(Wilkerson) era una especie de jugador degenerado y perdía mucho dinero en las mesas de otros casinos de Las Vegas, así que necesitaba algún respaldo financiero para el Flamingo, por lo que al final recurrió a la mafia de Nueva York, se dirigió a Meyer Lansky y Siegel y Moe Sedway y les pidió dinero para invertir en el Flamingo y así lo hicieron”.

Lanksy era conocido como “El contador de la mafia” y Sedway era socio de Siegel, pero Schumacher dijo que fue Siegel quien mostró más interés en el proyecto desde el principio.

“No solo quería invertir en él, sino dirigirlo y ser su propietario. Pensó que era una forma de ser legal”, dijo Schumacher. “ Ya sabe, esta es mi oportunidad de escapar de esta vida de delincuencia y dirigir una operación legal. En su retorcida forma de pensar, Bugs obligó a Wilkerson a abandonar el proyecto con amenazas físicas, se hizo cargo de él en 1946 y empezó a gastar mucho dinero”.

Siegel recibió préstamos de otros mafiosos y acabó invirtiendo 6 millones de dólares en el Flamingo, pero pronto descubrió que dirigir un casino y un hotel era más difícil de lo que parecía. Cuando el Flamingo abrió el 26 de diciembre de 1946, las habitaciones del hotel aún no estaban terminadas, y se vio obligado a cerrarlo en febrero de 1947, reabriendo al mes siguiente.

Sin embargo, Siegel encontraría una muerte prematura poco después, baleado mientras estaba sentado en un sofá de la casa de Beverly Hills de su novia Virginia Hill el 20 de junio de 1947. El asesinato aún no se ha resuelto, y Michael Green, director y profesor del Departamento de Historia de la UNLV, dijo que parte de la caída de Siegel pudiera atribuirse a su fama y notoriedad.

Green se refirió a la película de 1991 “Bugsy”, en la que Warren Beatty interpreta una versión ficticia de Siegel, por ofrecer lo que podría considerarse una pista.

“Hay una frase que me gusta usar para esto. Hay una escena en la película en la que Lanksy le dice a Siegel: ‘Te estás haciendo famoso, y la fama es buena para Joe DiMaggio, no es buena para ti’. Y la vieja mafia adoptó ese enfoque, el hecho de que Siegel se hiciera famoso era malo para él y era malo para ellos. Mejor volar bajo el radar”.

LO ÚLTIMO