98°F
weather icon Clear

2022 entre los años más secos registrados en el sur de Nevada

ActualizadoJuly 19, 2022 - 11:40 am

El año pasado se produjo el periodo de sequía más intenso en Nevada en los más de 20 años de historia del Monitor de Sequía de Estados Unidos.

En el sur de Nevada, 2022 no ha sido más amable.

Hasta el jueves, el Monitor de Sequía mostró que el 30 por ciento del estado -y más del 99 por ciento del Condado Clark- está en “sequía excepcional”, la clasificación más severa.

Hasta junio, solo se han registrado 0.31 pulgadas de precipitaciones en el condado, empatando el 2022 con 2002 como el segundo año más seco del que se tiene constancia (por detrás de 1953). El promedio del siglo XX hasta junio es de 3.63 pulgadas.

Stephanie McAfee, climatóloga del estado de Nevada, dice que las condiciones en el sur de Nevada son comparables a las de 2021, cuando el 41 por ciento del estado estaba en una sequía excepcional. Todo el Condado Clark ha estado en sequía extrema o excepcional desde la semana del 10 de mayo.

“No estamos diciendo ‘oh, Dios mío, está más seco que Ohio, esto es un problema’. Porque siempre está más seco aquí que en Ohio”, dice McAfee. “Lo que decimos es que en el sur de Nevada está más seco de lo normal”.

La intensa sequía ha sido la piedra angular los últimos años en el condado. Desde el 10 de noviembre de 2020 hasta el 17 de agosto de 2021 -40 semanas- el 100 por ciento del Condado Clark estuvo en sequía extrema o excepcional.

En Nevada, las sequías moderadas -la clasificación menos grave- suponen un mayor peligro de incendios y una reducción del forraje para el ganado.

Sin embargo, las sequías excepcionales pueden tener consecuencias desastrosas para el suministro de agua, como demuestra la caída de los niveles de agua del Lago Mead. También amenazan la vida silvestre y la salud del ecosistema. El año pasado, el Departamento de Vida Silvestre de Nevada transportó agua en helicóptero para ayudar a las poblaciones de borrego cimarrón en el estado.

Se espera que las condiciones de sequía persistan en todo el estado durante al menos los próximos tres meses. Se necesitaría un 300 por ciento de las precipitaciones normales para poner fin a la sequía en el sur de Nevada en ese plazo, y hay menos de un uno por ciento de posibilidades de que eso ocurra. Incluso en los próximos 12 meses, las probabilidades de acabar con la sequía son de un 15 por ciento.

La sequía en el sur de Nevada

Nevada no es nueva en esto de las sequías. Los niveles de precipitación en el estado de un año a otro son de los más variables del país.

En el siglo XX, hubo varios periodos de sequía en el estado, por ejemplo, en los años 30, 50 y 60. Y en todo el oeste de Estados Unidos han existido numerosas “megasequías” de varias décadas en los últimos 1,200 años.

Pero la mayor diferencia entre la sequía actual y las históricas es el calor. Dan McEvoy, profesor investigador asociado de climatología en el Desert Research Institute, explica que las tendencias de las precipitaciones no han cambiado significativamente en el estado en los últimos 128 años, pero las temperaturas sí han aumentado.

“No todos los inviernos recientes han sido los más secos de los que se tiene registro”, explica McEvoy, “pero cada año es un año con temperatura superior al promedio en relación con nuestro pasado”.

Desde 1895, las temperaturas promedio han aumentado 0.2 grados por década en el Condado Clark. Si nos centramos en Las Vegas, la temperatura promedio ha subido 0.7 grados por década desde 1949.

Las tendencias actuales de calentamiento en Nevada también se están reflejando en toda la cuenca del río Colorado, agravando la actual “megasequía” y poniendo en peligro el futuro de más de 40 millones de personas que dependen del río Colorado para obtener su agua.

Se prevé que el calentamiento en la cuenca superior del río Colorado reduzca el caudal del río entre un 14 y un 31 por ciento para el año 2065, con una disminución del caudal de aproximadamente un cinco por ciento por cada grado de calentamiento. Los caudales acumulados en el río Colorado desde el año 2000 están unos 16 billones de galones por debajo del promedio histórico.

“Cuando hace más calor, la sequía es más grave”, dice McAfee. “La lluvia y la nieve no llegan tan lejos”.

Las temperaturas más altas pueden provocar una menor acumulación de nieve en las montañas de la cuenca superior del río Colorado. Menos deshielo significa que menos agua acaba en embalses como el Lago Powell y el Lago Mead.

Más “sedientos”

El calentamiento de las temperaturas también aumenta la demanda de evaporación de la atmósfera, haciendo que esta esté más “sedienta” de agua. Esta sed conduce en última instancia a mayores niveles de evapotranspiración, lo que significa que se pierde más agua del suelo y de la superficie de las plantas hacia la atmósfera.

Con los suelos secos y la vegetación reseca, cuando el deshielo llega en la primavera y a principios del verano, gran parte de su agua se destina primero a empapar los suelos y las plantas secas aguas arriba del Lago Powell. Una cantidad mucho menor llega a los embalses.

Por ejemplo, dice McEvoy, “el manto de nieve en el sistema de la cuenca superior del río Colorado podría ser el 90 por ciento de su cantidad promedio. Eso no suena tan mal, pero en verano, la cantidad de escurrimiento que llega al Lago Powell puede ser menos del 50 por ciento de la cantidad promedio. …No hay una relación directa entre el 90 por ciento de la nieve y el 90 por ciento de la escorrentía”.

Por eso, un año húmedo no será suficiente para acabar con la actual sequía en el sistema del río Colorado.

“Necesitamos una serie de cinco a diez años mayoritariamente húmedos”, dice McEvoy, antes de que las condiciones mejoren y los suelos se vuelvan menos secos, lo que no ha ocurrido desde finales de la década de 1990.

Estudios recientes afirman que las emisiones de carbono procedentes del ser humano son un factor importante de las tendencias de calentamiento en el Oeste.

Un estudio reveló que el impacto de los seres humanos podría explicar el 42 por ciento de la gravedad de la sequía entre 2000 y 2021.

Debido a la contribución humana al calentamiento del Oeste, McEvoy afirma que no es probable que el aumento de la temperatura que está provocando gran parte de la sequía desaparezca pronto. Climatólogos como McAfee y McEvoy han empezado a preguntarse si la actual megasequía es realmente una sequía, o si es un símbolo de un futuro más seco en el oeste de Estados Unidos.

“¿Hasta qué nivel es esto una megasequía?” pregunta McEvoy. “¿Y hasta qué nivel es esto realmente una aridificación?… ¿Es este nuestro nuevo estado climático ahora?”

La aridificación es un proceso a largo plazo en el que una región se vuelve cada vez más seca.

“Las sequías pueden seguir ocurriendo en un clima que se está aridificando. En un clima que se está aridificando pueden seguir produciéndose periodos húmedos”, explica McAfee. “Pero la línea de base se está moviendo”.

Los expertos afirman que los usuarios del río Colorado probablemente tendrán que adaptarse a vivir con menos agua a largo plazo. Las autoridades federales han llamado a recortar radicalmente el uso del agua en todos los estados que dependen del río Colorado en respuesta al descenso de los niveles de agua en el Lago Powell y el Lago Mead.

“La mayoría de las veces observamos los niveles de agua del Lago Powell y del Lago Mead como señales de alarma de lo que está ocurriendo con el suministro de agua”, dice McEvoy. En los últimos años, explica, esas señales de alarma se han hecho fuertes y claras. “Tenemos que empezar a hacer cambios rápidamente”.

Colton Poore es miembro informante de 2022 Mass Media a través de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
El juicio de Kobe Bryant plantea dudas sobre la política de fotos de LVMPD

Las fotos que los agentes de la ley y los bomberos tomaron en la escena del accidente de helicóptero en el que murieron la estrella de la NBA Kobe Bryant y su hija de 13 años nunca se hicieron públicas.

 
Condiciones monzónicas a disminuir en Las Vegas el fin de semana

La lluvia y las tormentas eléctricas bailaron alrededor del valle de Las Vegas el jueves, dejando caer hasta media pulgada de lluvia en algunos lugares. Se reportó granizo y vientos turbulentos en Henderson.

Recibe luz verde proyecto comercial en el Strip de Las Vegas

Los comisionados del Condado Clark aprobaron el miércoles los planes para un nuevo complejo comercial en el Strip de Las Vegas que ocuparía más de 300 mil pies cuadrados.