91°F
weather icon Clear

Llegaron a México cuerpos de migrantes que murieron en tráiler de Texas

SAN MARCOS ATEXQUILAPAN, México.- Después de días de preparación y donaciones para cubrir los costos del funeral, esta comunidad montañesa del este de México lamentó el regreso de tres adolescentes, todos primos, que se hallaban entre los 53 migrantes que murieron dentro de un semirremolque en las afueras de San Antonio, Texas.

Residentes de San Marcos Atexquilapan se ofrecieron para ayudar a la familia Olivares a recibir los cuerpos de los hermanos Jaír y Yovani Valencia Olivares, de 19 y 16 años, así como de su primo, Misael, de 16 años. Olivares.

Las mujeres limpiaban hojas de plátano para hacer tamales, los hombres llevaban sillas de una casa a otra, mientras los amigos de los menores pegaban una pared con fotos de los tres.

Escenas similares de preparación solemne se desarrollaron en todo México cuando los cuerpos de 16 de los fallecidos en la tragedia fueron llevados de regreso en dos vuelos militares el miércoles 13 de julio y luego enviados a sus ciudades de origen y se planeó al menos un vuelo más. La Secretaría de Relaciones Exteriores de México dijo que traería de regreso a 25 de las 26 víctimas de México de acuerdo con los deseos de sus familias.

En el estado sureño de Oaxaca, el cuerpo de Javier Flores López llegó el jueves 14 al pueblo de Cerro Verde, donde su madre, hermanos, esposa e hijos velaron en la pequeña capilla. Flores López había estado viviendo en Ohio, donde trabajaba en la construcción, pero había regresado a México para visitar a su esposa e hijos antes de partir de nuevo hacia Estados Unidos el mes pasado.

Se esperaba que la repatriación de víctimas continuara en los próximos días en Guatemala y Honduras, que también perdieron 21 y seis migrantes, respectivamente.

Diez de las 53 víctimas mortales eran adolescentes, incluidos los Olivares.

LO ÚLTIMO
La violencia empaña el último día de campaña electoral en México

México celebró el último día de campaña antes de las elecciones nacionales del domingo, pero los mítines de cierre se vieron ensombrecidos por los ataques a los candidatos y la persistente alta tasa de homicidios del país.