96°F
weather icon Clear

Inversores víctimas de una estafa Ponzi de 300 mdd demandan a abogado

Los inversores de una presunta estafa Ponzi de 300 millones de dólares presentaron el lunes una demanda colectiva contra un abogado de Las Vegas, que se enfrenta a otros cargos penales federales, acusado de orquestar la operación.

Entre los inversores que presentaron la demanda en el Tribunal de Distrito se encuentran Elizabeth Lewis, que dirige una empresa de mobiliario en Henderson; Paul Maalouf, agente de la ley retirado; Brad Maloff, propietario de un servicio fiscal local, según la demanda.

Los demandantes afirman que invertían en la empresa J&J Consulting, y que se les dijo que las inversiones proporcionaban dinero a personas que habían resuelto demandas judiciales en casos de lesiones personales y que buscaban financiación a corto plazo antes de que se pagaran los acuerdos.

“En resumen, los conspiradores de J&J comercializaron y vendieron intereses en supuestas liquidaciones de daños personales prometiendo rendimientos del 10 al 20 por ciento pagados cada dos meses”, dice la demanda. “En lugar de invertir los fondos como se representaba, los Conspiradores de J&J utilizaron el dinero de una forma clásica de Ponzi, mientras obtenían importantes beneficios”.

La demanda acusa al abogado de Las Vegas Matthew Beasley de controlar los fondos a través de su cuenta de Wells Fargo, y de solicitar inversores con Jeffrey Judd, el presidente de J&J Consulting.

A principios de este mes, Beasley fue abatido por agentes del FBI que acudieron a su casa para interrogarlo sobre el esquema Ponzi, según declararon los fiscales federales. El hombre de 49 años se enfrenta ahora a un cargo de agresión a un agente federal.

Según la demanda, el esquema Ponzi comenzó en 2017 y se extendió para incluir a los vendedores de abajo que fueron “usados para atraer a más inversores”.

Los inversores afirmaron haber perdido decenas de miles de dólares, con Lewis perdiendo más de 480 mil dólares, Maalouf perdiendo casi 90 mil dólares y Maloff perdiendo más de 200 mil dólares, según la demanda.

“J&J Consulting se dirigió a inversores que compartían la misma fe, aficiones y suscripciones a gimnasios”, decía la demanda.

Aunque Judd no figuraba como acusado en la demanda del lunes, el miércoles se presentó otra demanda contra Beasley, Judd y varias empresas relacionadas con ellos.

Mark Murphy, que presentó esa demanda, afirmó que había invertido unos 700 millones de dólares en la empresa desde 2017, y que recibiría pagos por sus inversiones cada tres meses aproximadamente.

Murphy afirmó que tenía conocimiento de más de 16 millones de dólares invertidos en el supuesto esquema Ponzi por más de 163 inversores, según la demanda.

Los inversores que presentaron la demanda del lunes también nombraron a Wells Fargo como acusado, y afirmaron que el banco debió haber sabido que la cuenta bancaria de Beasley, que pertenecía a su bufete de abogados, no se usaba para el fin previsto.

“En pocas palabras, Wells Fargo sabía que J&J y Beasley estaban manejando una inversión falsa y malversando y/o aplicando indebidamente los fondos de los inversores a través de la Cuenta Fiduciaria y las cuentas relacionadas”, decía la demanda.

Wells Fargo no respondió inmediatamente a la solicitud de comentarios. El abogado de Beasley no respondió a la solicitud de comentarios, y los intentos de contactar con Judd el lunes por la noche fueron infructuosos.

Judd le dijo a Murphy que el FBI había inspeccionado su casa y que “sus activos se habían congelado o tomado con base a las acusaciones del FBI sobre un esquema Ponzi”, según la demanda que presentó Murphy.

“Incluso en esta conversación, Judd afirmó que no se trataba de un esquema Ponzi, que las inversiones eran sólidas, que el negocio era legal y que, si se le permitía continuar, las distribuciones de beneficios también lo harían”, dice la demanda.

El 3 de marzo, los agentes federales llegaron a la casa de Beasley en la cuadra 5400 de Ruffian Road, cerca de Ann Road. Beasley se acercó a la puerta con una pistola en la mano y, en un momento dado, se apuntó a la cabeza, según los fiscales.

Cuando los agentes gritaron a Beasley que soltara el arma, este apuntó a los agentes “con un movimiento repentino”, según una denuncia penal. Los agentes dispararon entonces a Beasley en el pecho y el hombro, tras lo cual el abogado se negó a salir de su casa durante casi cuatro horas.

Posteriormente, Beasley “confesó repetidamente” su participación en el esquema Ponzi, según los fiscales.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Nuevas amenidades en el este de Las Vegas

El Ayuntamiento de Las Vegas ha presentado nuevas amenidades en el parque Gary Reese Freedom, ubicado en una zona de alta población hispana. Estas consisten en cuatro nuevas canchas para la práctica del fútbol soccer en espacios reducidos, modalidad que también se conoce como fútbol rápido.

La polémica por el derecho al aborto en Nevada

La inédita filtración de un borrador de documento de la Corte Suprema de Justicia escrito por el juez Samuel Alito, que podría eliminar el derecho al aborto en Estados Unidos, continúa generando todo tipo de reacciones de protesta y de apoyo, y Nevada no es la excepción.

Ucrania trabaja para sacar a los últimos combatientes de Mariupol

Cientos de combatientes ucranianos que defendían el último reducto de Mariupol fueron evacuados a zonas controladas por los separatistas respaldados por Rusia y los funcionarios trabajaron el martes para sacar al resto.

Aprueba FDA la vacuna de refuerzo de COVID para niños sanos de cinco a 11 años

Los organismos reguladores de Estados Unidos autorizaron el martes una dosis de refuerzo contra COVID-19 para los niños sanos de cinco a 11 años, con la esperanza de que una dosis adicional de la vacuna mejore su protección a medida que las infecciones están volviendo a aumentar.

Titus lucha contra demócratas y republicanos tras redistribución del Distrito 1

Los demócratas de Nevada en el recién trazado Distrito 1 del Congreso podrán elegir entre dos candidatas progresistas en la papeleta, la representante Dina Titus, decana de la delegación federal del estado en Washington, y la activista liberal Amy Vilela.