86°F
weather icon Mostly Cloudy

Ucrania dice que la ofensiva rusa en el este cobra fuerza

IRPIN, Ucrania.- Ucrania dijo el jueves que la ofensiva rusa en el este del país cobró impulso, y que varias ciudades fueron objeto de intensos ataques mientras las fuerzas de Moscú intentaban rodear a las tropas ucranianas.

En un recordatorio del horrible número de víctimas que la guerra se ha cobrado desde que comenzó el 24 de febrero, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, visitó pueblos a las afueras de la capital, Kiev, donde se encontraron pruebas de asesinatos masivos de civiles tras la retirada de Rusia de la zona.

Los combates se intensificaron después de que Rusia cortara repentinamente el gas natural a dos naciones de la OTAN el miércoles, en lo que se consideró un intento de castigar y dividir a Occidente por su apoyo a Ucrania antes de la batalla potencialmente crucial en la región industrial oriental del Donbás.

El Estado Mayor del ejército ucraniano dijo que las fuerzas rusas estaban “ejerciendo un intenso fuego” en varios lugares mientras avanzaban en la segunda fase de su invasión. Las acciones más intensas se produjeron en torno a Donetsk y cerca de Kharkiv, que se encuentra fuera del Donbás pero que se considera clave para el aparente intento de Rusia de rodear a las tropas ucranianas en esa zona.

Tatiana Pirogova habló del intenso miedo de vivir bajo un bombardeo constante.

“No solo da miedo. Tu estómago se contrae de dolor”, dijo la residente de Kharkiv. “Cuando disparan durante el día, todavía está bien, pero cuando llega la noche, no puedo describir lo aterrador que es”.

El Estado Mayor dijo que, en las últimas 24 horas, las fuerzas ucranianas han repelido seis ataques en el Donbás, cuyo control es ahora el principal objetivo de Moscú desde que su ofensiva inicial fracasó y no pudo tomar la capital ucraniana.

El gobernador de Luhansk, Serhiy Haidai, dijo que el ejército ruso bombardeó la zona residencial de su región “29 veces con aviones, lanzamientos múltiples de cohetes, artillería de tubo y morteros”.

Fotos satelitales analizadas por The Associated Press también mostraron pruebas del intenso fuego ruso sobre Mariupol en los últimos días. Las imágenes muestran cómo los ataques concentrados han dañado en gran medida una instalación central de la acería Azovstal, el último reducto de los combatientes ucranianos en la ciudad clave del campo de batalla.

Se calcula que unos mil civiles se refugian junto con unos dos mil combatientes ucranianos en la acería, un enorme complejo de la era soviética con un laberinto de instalaciones subterráneas construidas para resistir los ataques aéreos.

Rusia, por su parte, dijo que una ciudad bajo su control en el sur también fue atacada.

Con la guerra en su tercer mes, Guterres recorrió el jueves ciudades de las afueras de Kiev, como Bucha, que han sufrido algunos de los ataques más terribles de la guerra.

“Los civiles siempre pagan el precio más alto”, dijo al visitar el suburbio bombardeado de Irpin. “Y esto es algo que todo el mundo debería recordar, en cualquier parte del mundo. Dondequiera que haya una guerra, el precio más alto lo pagan los civiles”.

En las ciudades que Guterres visitó el jueves se descubrieron pruebas de atrocidades después de que los rusos se retiraran de la zona ante una resistencia ucraniana más feroz de lo esperado, reforzada por armas occidentales.

En lo que podría ser un nuevo contraataque ucraniano, una serie de explosiones resonaron cerca de una torre de televisión a última hora del miércoles en la ciudad de Kherson, al sur de Ucrania, ocupada por las fuerzas rusas desde principios de la guerra. Las explosiones dejaron fuera del aire, al menos temporalmente, a los canales rusos, según informaron organizaciones de noticias ucranianas y rusas.

Ucrania ha instado a sus aliados a que le envíen aún más equipo militar para poder continuar su lucha.

El jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo el jueves que “hasta la fecha, los aliados de la OTAN han prometido y proporcionado al menos ocho mil millones de dólares estadounidenses en apoyo militar a Ucrania. Y vemos la importancia de seguir aumentando nuestro apoyo a Ucrania”.

Aunque el bombardeo inicial de Rusia se vio frustrado -y sufrió la humillante pérdida de un enorme buque de guerra-, el Ministerio de Defensa británico dijo que la armada rusa sigue teniendo capacidad para atacar objetivos costeros en Ucrania.

En un reporte de inteligencia publicado el jueves por la mañana, el ministerio afirma que unos 20 buques navales rusos, incluidos submarinos, están operando actualmente en la zona del Mar Negro.

Pero el ministerio afirma que Rusia no puede sustituir al crucero de misiles guiados Moskva, que se hundió a principios de este mes en el Mar Negro, porque el estrecho del Bósforo sigue cerrado a todos los buques de guerra que no sean turcos. Rusia también perdió el buque de desembarco Saratov, que fue destruido por explosiones e incendios el 24 de marzo.

Mientras presiona su campaña en el este, Moscú también ha aumentado la presión aprovechando su mayor producto de exportación, la energía, cortando el miércoles el suministro de gas natural a los miembros de la OTAN, Polonia y Bulgaria.

Los líderes europeos denunciaron esta decisión como un “chantaje”, diciendo que la medida y la advertencia del Kremlin de que podría cesar los envíos a otros países es un intento fallido de dividir a Occidente por su apoyo a Ucrania.

La táctica contra los dos países de la UE podría acabar obligando a las naciones objetivo a racionar el gas y asestar otro golpe a las economías que sufren el aumento de los precios. Al mismo tiempo, podría privar a Rusia de unos ingresos muy necesarios para financiar su esfuerzo bélico.

Los cortes de gas no ponen inmediatamente a los dos países en apuros. Polonia, especialmente, lleva muchos años trabajando para alinear a otros proveedores, y el continente se adentra en el verano, lo que hace que el gas sea menos esencial para los hogares.

Gazprom dijo que cortó el suministro a los dos países porque se negaron a pagar en rublos, como el presidente Vladimir Putin ha exigido a las naciones “no amistosas”. El Kremlin dijo que otros países podrían quedarse sin suministro si no aceptan el acuerdo de pago.

Los países europeos rechazan la exigencia rusa de rublos. Desde entonces, Moscú propuso un sistema que, según dice, satisface su demanda, pero que, según los europeos, significa que siguen pagando en euros o en dólares.

“Europa y Alemania harán los pagos en euros y otros podrán pagar en dólares, y no en rublos”, dijo el miércoles el ministro de Economía alemán, Robert Habeck. “La conversión, una vez efectuados los pagos, es una cuestión de Gazprom. Lo hemos discutido con la Unión Europea. Seguiremos por este camino”.

Aun así, el corte y la advertencia del Kremlin de que otros países podrían ser los siguientes, provocaron escalofríos de preocupación en la Unión Europea de 27 países. Alemania es el mayor comprador mundial de energía rusa, e Italia es también un consumidor importante, aunque también han tomado medidas para reducir su dependencia de Moscú.

LO ÚLTIMO
La violencia empaña el último día de campaña electoral en México

México celebró el último día de campaña antes de las elecciones nacionales del domingo, pero los mítines de cierre se vieron ensombrecidos por los ataques a los candidatos y la persistente alta tasa de homicidios del país.