88°F
weather icon Clear

Tras tres meses, Rusia sigue estancada en la guerra con Ucrania

Cuando Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero, esperaba dominar el país en un bombardeo que durara solo unos días o unas semanas. Muchos analistas occidentales también lo pensaban.

Sin embargo, al cumplirse el martes el tercer mes del conflicto, Moscú parece estar estancado en lo que parece cada vez más una guerra de desgaste, sin final a la vista y con pocos éxitos en el campo de batalla.

No hubo una victoria rápida para las poderosas fuerzas del presidente ruso Vladimir Putin, ni una derrota que permitiera al Kremlin controlar la mayor parte de Ucrania y establecer un gobierno títere.

Por el contrario, las tropas rusas quedaron estancadas en las afueras de Kiev y otras grandes ciudades en medio de las duras defensas ucranianas. Los convoyes de blindados rusos parecían estancados en largos tramos de carretera. Las tropas se quedaron sin suministros y sin gasolina, convirtiéndose en objetivos fáciles desde tierra y aire.

Al cabo de poco más de un mes de la invasión, Rusia reconoció efectivamente el fracaso de su bombardeo y retiró las tropas de las zonas cercanas a Kiev, declarando un cambio de enfoque hacia la región industrial oriental del Donbás, donde los separatistas respaldados por Moscú llevan luchando contra las fuerzas ucranianas desde 2014.

Sin duda, Rusia se ha apoderado de importantes porciones de territorio en torno a la península de Crimea que Moscú se anexionó hace ocho años. También consiguió aislar completamente a Ucrania del Mar de Azov, asegurando finalmente el control total del puerto clave de Mariupol tras un asedio que impidió a algunas de sus tropas combatir en otros lugares mientras luchaban contra las duras fuerzas ucranianas.

Sin embargo, la ofensiva en el este parece haberse estancado también, mientras las armas occidentales fluyen hacia Ucrania para reforzar su ejército superado.

Cada día, la artillería y los aviones de guerra rusos golpean sin descanso las posiciones ucranianas en el Donbás, intentando romper las defensas construidas durante el conflicto separatista.

Solo han conseguido avances graduales, lo que refleja claramente tanto el insuficiente número de tropas rusas como la resistencia ucraniana. En un episodio reciente, los rusos perdieron cientos de efectivos y decenas de vehículos de combate mientras intentaban cruzar un río para construir una cabeza de puente.

“Los rusos siguen estando muy por detrás de donde creemos que querían estar cuando iniciaron este esfuerzo revitalizado en la parte oriental del país”, dijo el viernes el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, quien describió los combates en el Donbás como muy dinámicos, con pequeñas ciudades y pueblos que cambian de manos cada día.

En otros lugares de Ucrania, las fuerzas rusas han atacado metódicamente los envíos de armas occidentales, los depósitos de munición y combustible y las infraestructuras críticas con la esperanza de debilitar la capacidad militar y el potencial económico de Kiev.

Pero en su lucha por ganar terreno, las fuerzas rusas también han bombardeado implacablemente ciudades y han sitiado algunas de ellas. En el más reciente ejemplo de los estragos de la guerra, se encontraron 200 cadáveres en un edificio derrumbado en Mariupol, según informaron el martes las autoridades ucranianas.

El Kremlin parece seguir albergando un objetivo más ambicioso, el de aislar a Ucrania de la costa del Mar Negro hasta la frontera rumana, lo que permitiría también a Moscú construir un corredor terrestre hacia la región separatista moldava de Transnistria, donde están estacionadas las tropas rusas.

Pero Moscú parece saber que este objetivo no es actualmente alcanzable con las limitadas fuerzas de que dispone.

“Creo que se están dando cuenta cada vez más de que no pueden necesariamente hacerlo todo, desde luego no de una sola vez”, dijo Justin Crump, un antiguo comandante de tanques británico que dirige Sibylline, una empresa de asesoramiento estratégico.

Las pérdidas de Moscú le han obligado a depender cada vez más de unidades reunidas apresuradamente en el Donbás, que solo pueden obtener pequeños logros, dijo.

“Se trata de una constante reducción de la marcha hacia objetivos más pequeños que Rusia puede lograr realmente”, dijo Crump. “Y creo que, a mayor escala, han reducido su estrategia para ajustarse mejor a su capacidad sobre el terreno”.

Dos altos funcionarios rusos parecieron reconocer el martes que el avance de Moscú ha sido más lento de lo esperado. El secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolai Patrushev, dijo que el gobierno “no está persiguiendo plazos”, mientras que el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, dijo que el ritmo era deliberado para permitir la huida de los civiles, aunque las fuerzas han atacado repetidamente objetivos civiles.

Muchos en Ucrania y en Occidente pensaban que Putin iba a verter recursos en el Donbás para anotar un triunfo decisivo para el Día de la Victoria, el 9 de mayo, cuando Moscú celebra su derrota de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial. Rusia ha llamado falsamente a la guerra una campaña para “desnazificar” Ucrania, un país con un presidente judío elegido democráticamente que quiere estrechar lazos con Occidente.

Sin embargo, en lugar de una campaña masiva en el este, el Kremlin ha optado por una serie de miniofensivas tácticas allí, destinadas a ganar terreno de forma constante para intentar rodear a las fuerzas ucranianas.

“Los dirigentes rusos instan al mando militar a mostrar al menos algunos avances, y no tienen otra cosa que hacer que seguir enviando más tropas a la carnicería”, dijo Mykola Sunhurovskyi, experto militar del centro de estudios Razumkov, con sede en Kiev.

Muchos en Occidente esperaban que Putin declarara una amplia movilización para llenar las filas rusas. El secretario de defensa británico, Ben Wallace, advirtió que Putin podría hacer un anuncio para el Día de la Victoria.

Pero nunca ocurrió, y Rusia ha seguido contando con una fuerza limitada que era claramente insuficiente contra las defensas ucranianas.

Una movilización masiva probablemente fomentaría un amplio descontento en Rusia, alimentaría el sentimiento antibélico y conllevaría enormes riesgos políticos. Las autoridades optaron por opciones más limitadas, y los legisladores redactaron un proyecto de ley para eliminar el actual límite de edad de 40 años para quienes estén dispuestos a alistarse en el ejército.

La falta de recursos se puso de manifiesto la semana pasada con la brusca retirada rusa de las zonas cercanas a Jarkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, que fue bombardeada desde el inicio de la guerra. Al parecer, algunas de esas fuerzas fueron redistribuidas al Donbás, pero no fue suficiente para inclinar la balanza en el campo de batalla.

“Tuvieron que reducir las tropas que tenían alrededor de Kharkiv, simplemente porque están tratando de mantener una fila demasiado grande con muy pocas tropas”, dijo Phillips O’Brien, profesor de estudios estratégicos de la Universidad de St. Andrews en Escocia.

Los combates en el Donbás se han transformado cada vez más en duelos de artillería, y “podrían prolongarse durante mucho tiempo sin que haya mucho movimiento en las filas”, dijo.

“Así que será una batalla más bien posicional en ese punto, añadió O’Brien, y el éxito recaerá en quien “pueda aguantar los golpes”.

Ucrania, mientras tanto, sigue recibiendo un flujo constante de armas occidentales, como obuses y drones de Estados Unidos, tanques de Polonia y otros equipos pesados que se envían inmediatamente al combate.

“El plan de Ucrania es simple y obvio: desgastar a las fuerzas rusas en los meses más próximos lo máximo posible, ganar tiempo para recibir armas occidentales y capacitación para usarlas, y luego lanzar una contraofensiva en el sureste”, dijo Sunhurovskyi, el experto militar de Kiev.

Dijo que Ucrania espera recibir armas occidentales aún más potentes, como lanzacohetes múltiples HIMARS de Estados Unidos, misiles antibuque y armas de defensa aérea más potentes.

El estancamiento en el este ha enfurecido a los partidarios de la línea dura en Rusia, que advirtieron que Moscú no puede ganar si no lleva a cabo una movilización masiva y concentra todos sus recursos en un ataque decisivo.

Igor Strelkov, un antiguo oficial de seguridad que dirigió a los separatistas en el Donbás en 2014, denunció lo que describió como la indecisión del Kremlin, diciendo que podría abrir el camino de la derrota.

“Para Rusia, el punto muerto estratégico se está profundizando”, dijo.

Las autoridades ucranianas, por su parte, están cada vez más envalentonadas por la lentitud de la ofensiva rusa y el creciente apoyo de Occidente.

Mientras que el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, reafirmó la semana pasada que hacer retroceder a los rusos a sus posiciones anteriores a la invasión representaría una victoria, algunos de sus ayudantes declararon objetivos aún más ambiciosos.

El asesor Mykhailo Podolyak dijo que Ucrania no está interesada en un alto el fuego “hasta que Rusia esté dispuesta a liberar totalmente los territorios ocupados”, una declaración audaz que parece reflejar las esperanzas de recuperar el Donbás y Crimea.

Rusia, por su parte, aparentemente pretende desangrar a Ucrania golpeando metódicamente los suministros de combustible y las infraestructuras, al tiempo que consigue avances militares contundentes en el este. Es posible que el Kremlin también espere que el interés de Occidente en el conflicto acabe por desvanecerse.

“Su esperanza final es que perdamos completamente el interés por el conflicto en Ucrania para el verano”, dijo Crump. “Están calculando que las audiencias occidentales perderán el interés de la misma manera que Afganistán el año pasado. Rusia cree que el tiempo juega a su favor”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Al menos mil muertos en Afganistán por el terremoto más mortífero en décadas

Un poderoso terremoto sacudió una región escarpada y montañosa del este de Afganistán en la madrugada del miércoles, matando al menos a mil personas e hiriendo a otras 1,500 en el sismo más mortífero del país en dos décadas.

Reino Unido refuerza su apoyo a Ucrania con sistema de misiles de alta tecnología

El gobierno británico declaró el lunes que los sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple que está ofreciendo a Ucrania darán “un impulso significativo en capacidad” a los esfuerzos del país para resistir la invasión de Rusia, que se cernió sobre las conmemoraciones del Día D en el norte de Francia.

Rusia podría quedarse en Ucrania tras 100 días de guerra

Cuando Vladimir Putin envió tropas a Ucrania a finales de febrero, el presidente ruso prometió que sus fuerzas no ocuparían el país vecino. Pero a medida que la invasión llegaba a su centésimo día el viernes, parecía cada vez más improbable que Rusia renunciara al territorio que ha tomado en la guerra.

Reino Unido promete misiles a Ucrania; nuevo embajador de EE.UU. en Kiev

Gran Bretaña se comprometió el jueves a enviar sofisticados sistemas de cohetes de mediano alcance a Ucrania, uniéndose a Estados Unidos y Alemania en el equipamiento de la nación asediada con armas avanzadas para derribar aviones y artillería.

Biden dice que Estados Unidos enviará sistemas de cohetes de medio alcance a Ucrania

El gobierno de Biden dice que enviará a Ucrania un pequeño número de sistemas de cohetes de alta tecnología y medio alcance, un arma crítica que los líderes ucranianos han estado rogando mientras luchan por detener el avance ruso en la región de Donbás.

UE prohíbe la mayoría de las importaciones de petróleo de Rusia

En el esfuerzo más importante realizado hasta ahora para castigar a Rusia por su guerra en Ucrania, la Unión Europea acordó prohibir la inmensa mayoría de las importaciones de petróleo ruso tras unas tensas negociaciones que pusieron de manifiesto las grietas de la unidad europea.

Mientras la guerra de Ucrania empeora, el mundo quiere encontrar una forma de sacar cereales

Rusia presionó el jueves para que Occidente levante las sanciones impuestas a causa de su guerra en Ucrania, alegando sin pruebas que las medidas punitivas están impidiendo que millones de toneladas de grano y otros productos agrícolas salgan de los puertos ucranianos, exacerbando una crisis alimentaria mundial.

El Papa saluda al patriarca ruso en medio de las críticas por su “postura ingenua”

El Papa Francisco envió un saludo protocolario al jefe de la Iglesia Ortodoxa Rusa, asegurándole oraciones en la fiesta de su patrón y destacando el valor de la vida humana y la sabiduría, mientras el Vaticano insiste en mantener relaciones cordiales en medio de la guerra en Ucrania.