96°F
weather icon Clear

Rusia golpea el este de Ucrania mientras Finlandia avanza hacia la candidatura de la OTAN

KYIV, Ucrania.- Rusia bombardeó el jueves zonas del este de Ucrania, incluida la última zona de resistencia en la asediada Mariupol, mientras la guerra empujaba a Finlandia a poner fin a décadas de neutralidad y a solicitar el ingreso a la OTAN.

El conflicto sobre el campo se prolongó incluso mientras se extendían las repercusiones de la invasión, con el ejército ucraniano recuperando algunas ciudades y pueblos del noreste del país, pero reconociendo que las fuerzas rusas han tenido un “éxito parcial” más al sur, en el corazón industrial oriental del Donbás.

El presidente y el primer ministro de Finlandia declararon el jueves que el país nórdico debe solicitar “sin demora” el ingreso en la alianza occidental, fundada en parte para contrarrestar a la Unión Soviética. El anuncio significa que es casi seguro que Finlandia se unirá a la alianza militar, aunque quedan algunos pasos antes de que pueda comenzar el proceso de solicitud. Se espera que la vecina Suecia decida su ingreso en la OTAN en los próximos días.

Rusia dijo que la medida no ayudaría a la estabilidad y la seguridad en Europa. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que la respuesta de Rusia dependería de los pasos concretos que diera la OTAN para acercar sus infraestructuras a las fronteras rusas. Finlandia y Rusia comparten una frontera terrestre de 1,340 kilómetros (830 millas).

El apoyo de la OTAN a Ucrania -sobre todo mediante el suministro de armas- ha sido fundamental para el sorprendente éxito de Kiev a la hora de frenar la invasión rusa, que comenzó el 24 de febrero. Muchos observadores pensaban que el ejército de Moscú, más grande y mejor armado, sería difícil de detener, pero los ucranianos han empantanado a las tropas rusas y han frustrado su objetivo de invadir la capital.

Aun así, la guerra ha desencadenado una asombrosa destrucción, ha matado a miles de personas y ha obligado a millones a abandonar sus hogares, al tiempo que ha destrozado la sensación de estabilidad de Europa tras la Guerra Fría. Ha impulsado a la OTAN a enviar tropas y armas para fortificar la frontera oriental de la alianza y ha llevado a Suecia y Finlandia a reconsiderar su antigua oposición a unirse a la alianza transatlántica, cuyos miembros están comprometidos con la defensa mutua.

En Mariupol, donde se han producido algunas de las peores destrucciones de la guerra, Ucrania ofreció liberar a los prisioneros de guerra rusos a cambio de la evacuación segura de los combatientes malheridos atrapados en la acería Azovstal, el último reducto de las fuerzas ucranianas en la ciudad en ruinas.

La viceprimera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk, declaró que se estaban llevando a cabo negociaciones para liberar a los heridos. Dijo que había diferentes opciones, pero que “ninguna de ellas es ideal”.

Las fuerzas rusas tomaron el control del resto de la ciudad, que han asediado durante semanas, mientras los residentes se quedaban sin alimentos, agua y medicinas. Muchos miles de personas han huido, diciendo que no queda casi nada de la ciudad portuaria, pero un asesor del alcalde de Mariupol dijo que las fuerzas rusas han bloqueado ya todas las rutas de evacuación.

Petro Andriushchenko dijo que hay pocos edificios de apartamentos aptos para vivir, y que algunos de los residentes que quedan están cooperando con las fuerzas rusas de ocupación a cambio de alimentos, aunque dijo el jueves que las tropas han reanudado el suministro de agua a dos vecindarios como prueba.

“Los ocupantes convirtieron Mariupol en un gueto medieval”, dijo el alcalde Vadym Boychenko en comentarios publicados por el Ayuntamiento, al tiempo que llamaba a la evacuación completa de la ciudad. Las autoridades dijeron en las últimas semanas que unos 100 mil residentes podrían seguir atrapados en Mariupol, que tenía una población anterior a la guerra de más de 400 mil personas.

Las autoridades rusas y ucranianas han acordado periódicamente un alto el fuego para evacuar a los residentes, y se han culpado mutuamente en repetidas ocasiones cuando esos esfuerzos han fracasado.

Tras su fracaso en la toma de Kiev, las fuerzas rusas retrocedieron y se reagruparon, y cambiaron su enfoque hacia el Donbás ucraniano, una región en la que los separatistas respaldados por Moscú han combatido a las tropas ucranianas durante años. Aunque el avance de Rusia allí ha sido lento, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania señaló el jueves que Moscú ha logrado un “éxito parcial”.

Dijo que las fuerzas ucranianas repelieron nueve ataques de las fuerzas rusas y destruyeron varios drones y vehículos militares. La información no pudo ser verificada de forma independiente.

El Ministerio de Defensa británico, por su parte, dijo que la concentración de Rusia en el Donbás había dejado a sus tropas restantes en torno a la ciudad nororiental de Kharkiv vulnerables al contraataque de las fuerzas ucranianas, que habían recapturado varias ciudades y pueblos.

Jarkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, ha sufrido fuertes bombardeos rusos durante la guerra mientras Rusia intentaba rodearla. Pero Reino Unido publicó en redes sociales que “al parecer retiró unidades de la región para reorganizar y reponer sus fuerzas tras las fuertes pérdidas”.

Dijo que esa retirada era “un reconocimiento tácito de la incapacidad de Rusia para capturar ciudades ucranianas clave en las que esperaba una resistencia limitada de la población”.

Los evacuados de las ciudades del asediado este se secaban las lágrimas mientras cargaban con sus hijos y pertenencias en autobuses y furgonetas para huir.

“Ahora es terrible allí. Salimos bajo los misiles”, dijo Tatiana Kravstova, que salió de la ciudad de Siversk con su hijo de ocho años, Artiom, en un autobús que se dirigía a la ciudad central de Dnipro. “No sé a dónde apuntaban, pero apuntaban a los civiles”.

Además de los continuos ataques cerca de Kharkiv, el ejército ucraniano dijo también que las fuerzas rusas habían disparado artillería y lanzagranadas contra las tropas ucranianas en dirección a Zaporizhzhia, que ha sido un refugio para los civiles que huyen de Mariupol, y atacaron en las regiones de Chernihiv y Sumy, al norte.

Los ataques aéreos nocturnos en la región de Chernihiv mataron a tres personas e hirieron a 12, según los medios de comunicación locales que citan a los servicios de emergencia. El gobernador de la región dijo que los ataques contra la ciudad de Novhorod-Siverskyi dañaron un internado, una residencia y un edificio administrativo.

El presidente Vladimir Putin reafirmó la determinación de Rusia de garantizar que el territorio del Donbás en manos de los separatistas respaldados por Moscú nunca vuelva a Ucrania, en un mensaje de felicitación enviado el jueves al jefe de la autoproclamada República Popular de Luhansk.

En vísperas de su invasión, Rusia reconoció la reivindicación de independencia de los separatistas en Luhansk, así como en la otra región del Donbás, Donetsk. Moscú trató de justificar su ofensiva afirmando, sin pruebas, que Ucrania planeaba atacar zonas en poder de los separatistas y que intervino para proteger a la población de esas regiones.

“Estoy seguro de que con nuestros esfuerzos conjuntos defenderemos la independencia, la soberanía y la integridad territorial” de la república de Luhansk, dijo Putin en una declaración difundida por el Kremlin.

Por otra parte, Kiev se preparó para su primer juicio por crímenes de guerra contra un soldado ruso capturado. La principal fiscal de Ucrania dijo que su oficina acusaba al sargento ruso Vadin Shyshimarin, de 21 años, del asesinato de un civil desarmado de 62 años que fue abatido mientras montaba en bicicleta en febrero, a los cuatro días de la guerra.

La oficina de la fiscal general Iryna Venediktova ha dicho que ha investigado más de 10,700 denuncias de crímenes de guerra cometidos por las fuerzas rusas y ha identificado a más de 600 sospechosos.

Volodymyr Yavorskyy, del Centro de Libertades Civiles, dijo que el grupo ucraniano de derechos humanos seguirá de cerca el juicio de Shyshimarin para ver si es justo, señalando la dificultad de observar las normas de tales juicios en tiempos de guerra.

En el frente económico, Ucrania cerró un gasoducto que transporta el gas ruso a través de Ucrania hasta los hogares e industrias de Europa Occidental, interrumpiendo el flujo hacia el oeste de una de las exportaciones más lucrativas de Moscú.

Es probable que el efecto inmediato sea limitado, en parte porque Rusia puede desviar el gas a otro gasoducto y porque Europa depende de diversos proveedores. Sin embargo, el corte subraya el riesgo más amplio que supone la guerra para el suministro de gas.

En la región meridional de Kherson, sitio de la primera gran ciudad ucraniana que cayó en la guerra, un dirigente designado por Moscú dijo que las autoridades de la zona quieren que Putin la anexione. Kirill Stremousov dijo: “La ciudad de Kherson es Rusia”.

Eso fue algo que al menos un residente rebatió. “Todos los habitantes de Jerson esperan que nuestras tropas lleguen lo antes posible”, dijo una profesora que solo dio su nombre de pila, Olga, por miedo a represalias. “Nadie quiere vivir en Rusia ni unirse a ella”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
En Ucrania y a nivel internacional, el escenario se oscurece para Rusia

Europa presionó el lunes para agudizar y ampliar su respuesta a la invasión rusa de Ucrania, con Suecia dispuesta a seguir a Finlandia en la búsqueda de la adhesión a la OTAN y los funcionarios de la Unión Europea trabajando para rescatar las sanciones propuestas que apuntarían a las exportaciones de petróleo ruso que ayudan al Kremlin a financiar su guerra.

Rusia asume pérdidas en fallido cruce de río, según autoridades

Rusia perdió un número significativo de tropas e importantes equipos cuando las fuerzas ucranianas frustraron su intento de cruzar un río en el este, dijeron el viernes funcionarios británicos, otra señal de la lucha de Moscú por conseguir victorias decisivas y salvar una guerra que se les ha desviado.

Socorristas preparan camillas y juguetes para los evacuados de Mariupol

Trabajadores humanitarios prepararon el martes comida caliente, sillas de ruedas y juguetes para los civiles que se dirigen lentamente hacia una relativa seguridad desde los restos pulverizados de una planta siderúrgica en la ciudad de Mariupol, asediada durante meses por las fuerzas rusas.

Ucrania denuncia el ataque a Kiev en medio de un nuevo esfuerzo de rescate de Mariupol

El líder ucraniano acusó a Rusia de intentar humillar a las Naciones Unidas haciendo llover misiles sobre Kiev durante una visita del secretario general António Guterres, un ataque que hizo añicos la tímida vuelta a la normalidad de la capital mientras el foco de la guerra se desplazaba hacia el este.

Ucrania dice que la ofensiva rusa en el este cobra fuerza

Ucrania dijo el jueves que la ofensiva rusa en el este del país cobró impulso, y que varias ciudades fueron objeto de intensos ataques mientras las fuerzas de Moscú intentaban rodear a las tropas ucranianas.

Rusia suspende el suministro de gas a dos países de la UE

Rusia abrió el miércoles un nuevo frente en su guerra en Ucrania, cortando a los miembros de la OTAN, Polonia y Bulgaria, de su gas, una dramática intensificación en el conflicto que se está convirtiendo cada vez más en una batalla más amplia con Occidente.

Rusia golpea el este de Ucrania mientras Occidente promete a Kiev nuevas armas

Rusia golpeó el martes el este de Ucrania mientras el secretario de Defensa de Estados Unidos prometía “seguir moviendo cielo y tierra” para conseguirle a Kiev las armas que necesita para repeler la nueva ofensiva.

EE.UU. promete más ayuda a Ucrania

El Secretario de Estado, Antony Blinken, y el Secretario de Defensa, Lloyd Austin, declararon el lunes tras una visita a Kiev que se mantuvo en secreto, que el presidente ucraniano, Volodomyr Zelenskyy, se comprometió a ganar la lucha de su país contra Rusia y que Estados Unidos le ayudará a conseguir ese objetivo.