82°F
weather icon Clear

Putin intenta declarar victoria en Mariupol, pero aún hay resistencia

KYIV, Ucrania.- El presidente ruso Vladimir Putin trató de reclamar la victoria en el estratégico puerto de Mariupol el jueves, incluso cuando ordenó a sus tropas que no asaltaran el último foco de resistencia ucraniana en el emblemático campo de batalla de la actual guerra.

Las tropas rusas han asediado la ciudad del sureste desde los primeros días del conflicto y la han pulverizado en gran medida; los altos mandos han indicado repetidamente que estaba a punto de caer, pero las fuerzas ucranianas se mantuvieron obstinadamente. En las últimas semanas, se atrincheraron en una extensa planta siderúrgica, y las fuerzas rusas golpearon el sitio industrial y lanzaron repetidamente ultimátums ordenando a los defensores que se rindieran.

“La finalización de los trabajos de combate para liberar Mariupol es un éxito”, dijo Putin. “Poner bajo control un centro tan importante en el sur como Mariupol es un éxito”.

Pero el líder ruso dijo que, por ahora, no se arriesgaría a enviar tropas a la madriguera de túneles que hay bajo la gigantesca planta de Azovstal, y que prefería aislar a los resistentes que han cautivado la atención del mundo “para que no pase ni una mosca”. Su ministro de defensa dijo que la planta estaba bloqueada, al tiempo que daba otra predicción de que el sitio podría ser tomado en días.

La orden de Putin puede significar que los funcionarios rusos pretenden esperar a que los defensores se rindan después de haberse quedado sin alimentos o municiones. Los bombardeos de la planta bien podrían continuar.

Aunque Putin calificó de éxito la misión de tomar Mariupol y dijo que la ciudad había sido “liberada”, hasta que no caiga la planta no puede declarar una victoria completa.

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, dijo que unos dos mil soldados ucranianos permanecían en la planta, que cuenta con un laberinto de túneles y búnkeres que se extienden por unos 11 kilómetros cuadrados (cuatro millas cuadradas). El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, dijo que también estaban atrapados allí unos mil civiles.

Los separatistas apoyados por Rusia en la zona parecían antes empeñados en tomar hasta la última pulgada de la ciudad, que ha sido testigo de algunos de los combates más dramáticos de la guerra y cuya captura tiene una importancia tanto estratégica como simbólica.

La magnitud del sufrimiento en la ciudad ubicada en el mar de Azov la ha convertido en un punto de interés mundial, y su caída definitiva privaría a Ucrania de un puerto vital, completaría un puente terrestre entre Rusia y la península de Crimea, de la que Moscú se apoderó en 2014, y liberaría a las tropas rusas para que se desplazaran a otros lugares del Donbás.

Los funcionarios rusos dicen ahora que capturar el Donbás (el corazón industrial del este de Ucrania) es el principal objetivo de la guerra. Esta semana, las fuerzas de Moscú abrieron una nueva fase de la guerra, en una ofensiva mortal a lo largo de un frente que va desde la ciudad nororiental de Kharkiv hasta el mar de Azov. Separar la región del resto de Ucrania daría a Putin una victoria muy necesaria dos meses después de la guerra, tras el intento fallido de asaltar la capital, Kiev, y en medio de las crecientes pérdidas rusas.

El Ministerio de Defensa británico dijo que es probable que Rusia quiera demostrar éxitos significativos antes del Día de la Victoria, el 9 de mayo, el momento de mayor orgullo en el calendario anual que marca su papel decisivo en la victoria de la Segunda Guerra Mundial.

“Esto podría afectar a la rapidez y contundencia con la que intentan operar en el periodo previo a esta fecha”, dijo el ministerio.

El contralmirante británico retirado Chris Parry describió las declaraciones de Putin como un cambio de “enfoque operativo”, ya que Rusia intenta aprender de sus fracasos en el conflicto de ocho semanas, que pasó de las esperanzas iniciales de una invasión relámpago de un vecino a una guerra de desgaste con un número cada vez mayor de muertes y costos.

“Me parece que la agenda rusa ahora no es capturar estos lugares realmente difíciles donde los ucranianos pueden resistir en los centros urbanos, sino intentar capturar territorio y también rodear a las fuerzas ucranianas y declarar una gran victoria”, dijo Parry.

Mientras tanto, las potencias occidentales están redoblando su apoyo a Ucrania, y avanzan en el envío de más material militar, lo que aumenta los intereses geopolíticos.

El jueves, la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, fue la última de una larga fila de líderes occidentales que se aventuraron a ir a Kiev: “Uno de los mensajes más importantes de hoy es que Dinamarca está considerando enviar más armas. Eso es lo que se necesita”.

Varios funcionarios occidentales han prometido algo similar en los últimos días.

Con las tensiones mundiales a flor de piel, Rusia reportó el miércoles el primer lanzamiento de prueba con éxito de un nuevo tipo de misil balístico intercontinental, el Sarmat. Putin se jactó de que puede superar cualquier sistema de defensa antimisiles y hacer que quienes amenacen a Rusia “se lo piensen dos veces”. El jefe de la agencia aeroespacial estatal rusa llamó al lanzamiento desde el norte de Rusia “un regalo para la OTAN”.

El Pentágono describió la prueba como “rutinaria” y dijo que no se consideraba una amenaza.

En el campo de batalla, Ucrania dijo que Moscú seguía montando asaltos en el este, buscando puntos débiles en las filas defensivas ucranianas. Rusia dijo que había lanzado cientos de misiles y ataques aéreos contra objetivos que incluían concentraciones de tropas y vehículos.

El objetivo declarado del Kremlin es la toma del Donbás, la región oriental de mayoría rusófona que alberga minas de carbón, plantas metalúrgicas y fábricas de equipos pesados.

En un discurso en video, Zelenskyy dijo que los rusos no estaban “abandonando sus intentos de anotar al menos alguna victoria lanzando una nueva ofensiva a gran escala”.

El gobernador de Luhansk dijo que las fuerzas rusas controlan el 80 por ciento de su región, que es una de las dos que componen el Donbás. Antes de que Rusia invadiera el 24 de febrero, el gobierno de Kiev controlaba el 60 por ciento de la región de Luhansk.

Los analistas han dicho que la ofensiva en el este podría convertirse en una guerra de desgaste, ya que Rusia se enfrenta a las tropas ucranianas más experimentadas y curtidas en la batalla, que han luchado contra los separatistas pro-Moscú en el Donbás durante ocho años.

Rusia dijo que le presentó a Ucrania un borrador de documento en el que se exponen sus exigencias para poner fin al conflicto, días después de que Putin dijera que las conversaciones estaban en un “callejón sin salida”.

Moscú lleva tiempo exigiendo a Ucrania que abandone cualquier intento de ingresar en la OTAN. Ucrania ha dicho que aceptaría eso a cambio de garantías de seguridad de otros países. Otras fuentes de tensión son el estatus de la península de Crimea, tomada por Moscú en 2014, y el este de Ucrania, donde los separatistas han declarado repúblicas independientes reconocidas por Rusia.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Al menos mil muertos en Afganistán por el terremoto más mortífero en décadas

Un poderoso terremoto sacudió una región escarpada y montañosa del este de Afganistán en la madrugada del miércoles, matando al menos a mil personas e hiriendo a otras 1,500 en el sismo más mortífero del país en dos décadas.

Reino Unido refuerza su apoyo a Ucrania con sistema de misiles de alta tecnología

El gobierno británico declaró el lunes que los sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple que está ofreciendo a Ucrania darán “un impulso significativo en capacidad” a los esfuerzos del país para resistir la invasión de Rusia, que se cernió sobre las conmemoraciones del Día D en el norte de Francia.

Rusia podría quedarse en Ucrania tras 100 días de guerra

Cuando Vladimir Putin envió tropas a Ucrania a finales de febrero, el presidente ruso prometió que sus fuerzas no ocuparían el país vecino. Pero a medida que la invasión llegaba a su centésimo día el viernes, parecía cada vez más improbable que Rusia renunciara al territorio que ha tomado en la guerra.

Reino Unido promete misiles a Ucrania; nuevo embajador de EE.UU. en Kiev

Gran Bretaña se comprometió el jueves a enviar sofisticados sistemas de cohetes de mediano alcance a Ucrania, uniéndose a Estados Unidos y Alemania en el equipamiento de la nación asediada con armas avanzadas para derribar aviones y artillería.

Biden dice que Estados Unidos enviará sistemas de cohetes de medio alcance a Ucrania

El gobierno de Biden dice que enviará a Ucrania un pequeño número de sistemas de cohetes de alta tecnología y medio alcance, un arma crítica que los líderes ucranianos han estado rogando mientras luchan por detener el avance ruso en la región de Donbás.

UE prohíbe la mayoría de las importaciones de petróleo de Rusia

En el esfuerzo más importante realizado hasta ahora para castigar a Rusia por su guerra en Ucrania, la Unión Europea acordó prohibir la inmensa mayoría de las importaciones de petróleo ruso tras unas tensas negociaciones que pusieron de manifiesto las grietas de la unidad europea.

Mientras la guerra de Ucrania empeora, el mundo quiere encontrar una forma de sacar cereales

Rusia presionó el jueves para que Occidente levante las sanciones impuestas a causa de su guerra en Ucrania, alegando sin pruebas que las medidas punitivas están impidiendo que millones de toneladas de grano y otros productos agrícolas salgan de los puertos ucranianos, exacerbando una crisis alimentaria mundial.

El Papa saluda al patriarca ruso en medio de las críticas por su “postura ingenua”

El Papa Francisco envió un saludo protocolario al jefe de la Iglesia Ortodoxa Rusa, asegurándole oraciones en la fiesta de su patrón y destacando el valor de la vida humana y la sabiduría, mientras el Vaticano insiste en mantener relaciones cordiales en medio de la guerra en Ucrania.